Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: La refundación de Alfaro

Luchas Sociales: La refundación de Alfaro

Sep 16, 2017

Por Mónica Ortiz //

¡Alfaro es… demagogo, falso!”. Así fue la referencia que dio Andrés Manuel López Obrador dirigente de Morena, al momento de hablar de la política en Jalisco a menos de 48 horas de que Enrique Alfaro, luciera su informe municipal a los líderes de la nueva alianza o frente amplio democrático; parece tal vez, el primer acto de una secuencia teatral del género de la tragicomedia social.

Ni cómo negarnos, estamos atravesando lo peor de la política, un mal chiste contado por quien no tiene gracia para el oficio, en realidad la primera una Izquierda simulada y victimizada como es al momento Morena diciéndole a otra izquierda emecista, también refugiada en la supuesta fuerza de los hartos del sistema: ¿Una frente a la otra? Suena tan desagradable pensar que no sabemos distinguir, el ring está puesto y los que lucharán, ninguno va por la sociedad sino por lo que deja el pago de espectáculos político y lo mediático.

En este contexto, habrá que evaluar como sociedad en tiempos silenciosamente electorales, de los que somos un vil estudio estadístico de mercado, referente de clientes potenciales para dar trabajo dentro del siguiente sexenio o trienio, según el caso a un grupo compacto que adquirirá el poder de representación en nombre de la democracia y la participación ciudadana.

Es un mal sueño o estamos tocando fondo social, como aquellos que para recuperarse necesitan caer en lo increíble, en lo vergonzoso; no se necesita mucho para deducir que la política en tiempos electorales, es todavía más sucia que de costumbre y que mantener el puntero o creerse ser, puede dar margen para rebasar en la línea de lo absurdo y de la egolatría política; pero en una sociedad siempre ansiosa del desengaño, debería pensarse dos veces, subestimar el criterio del elector, con una estrategia arriesgada en materia política, sobre todo si, hablamos de Jalisco.

En este contexto, habrá que mencionar por ser merecedor de tratarlo, el exceso con el que Enrique Alfaro se refirió a la situación de Jalisco, en un claro y notorio lapsus de comparecencia virreinal, habló fuerte cuando dijo: “Voy a iniciar una ruta y una lucha, para refundar el estado de Jalisco, sus instituciones, y sus leyes, para refundar la vida pública de este estado, porque ya no aguanta más maquillaje, ya no aguanta más cambios cosméticos, debemos cambiar las instituciones públicas”.

En este sentido, nunca está demás evaluar todo un contexto general; observamos un informe municipal de Guadalajara en magnitudes desmedidas hablando de tiempo, modo y lugar, con invitados como Ricardo Anaya (PAN), Alejandra Barrales (PRD), y Dante Delgado (MC) personajes políticos evidentemente necesarios y obligados, después del anuncio del extraño caso del frente amplio democrático, lo interesante se encuentra en el discurso del alcalde Enrique Alfaro y su afanoso tono de autoridad, con el que dijo sin titubear que “Jalisco ya no aguanta más”, necesita una extrema modificación de circunstancias y condiciones que él sin mucho rollo ofrece, desde donde esté, acción que eligió llamar “Refundar”.

Ni siquiera históricamente tenemos en el proceso del país, un personaje para catalogarse como sinceramente desinteresado, bienhechor de Jalisco ni de ningún Estado, dónde cambiar las circunstancias y generar mejores condiciones, tengan un peso real más allá de los discursos, desde la conquista, la colonización, la independencia y la revolución, todo ha girado en torno a la aspiración y la ambición al poder ¡por favor, bueno hasta por Dios y España! Don Agustín de Iturbide intentó proclamarse rey, ni siquiera virrey en el desentendido del rey José Bonaparte (francés), resultó como 20 minutos.

Entonces, nosotros ciudadanos ingenuos y necesitados de un nuevo Estado, con legislación e Instituciones fundamentadas en la verdad sincerada del Alcalde Enrique Alfaro Ramírez ¿podremos, por fin después de cientos de años, iniciar lo que nunca hemos adquirido? Pues entonces tendremos que verlo para constatar, por lo menos ahora ya no se fusila a nadie y se ahorcan solos.