Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | La sociedad manda

LUCHAS SOCIALES | La sociedad manda

Jun 11, 2016

El domingo 5 de junio fueron 12 entidades federativas las que participaron ejerciendo el derecho al voto y la obligación cívica ciudadana de optar por sus nuevos gobiernos y representantes, otra elección en la que el partidismo fue expuesto a la voluntad de la sociedad, aunque en términos políticos y en el idioma de las ideologías partidistas se maneja la idea de que algunos colores ganaron y otros perdieron, la realidad del contexto que marcó estos comicios podría radicar en un tema más democrático y de empoderamiento ciudadano, no de los argumentos de posibles logros ni fracasos partidistas.

En este tono mediático político, para los partidos que lograron reposicionarse, como es el caso del Partido Acción Nacional, con el discurso soberbio, altanero y desafiante de su líder nacional Ricardo Anaya, con respecto a su mayor opositor el Partido Revolucionario Institucional, deja claro que en el mundo de los partidos políticos no les ha quedado suficientemente claro, que la alternancia en el poder es ya el capricho consciente de la voluntad de la sociedad, olvidando que todos tienen gobiernos y representantes que les generaron un pasado de consecuencias políticas, pues el presente y el futuro político de un partido hace tiempo dejó de ser un asunto interno de acuerdos y posiciones.

En este momento es una realidad de ciudadanos votantes con el poder quitar y poner a placer, las sociedades están cambiando, el hartazgo y la necesidad de exigir mejores o menos peores gobiernos, creando en el votante confianza para elegir en secreto, siendo este quizás el actual fenómeno, detrás de la última década de comicios electorales en el país.

Así como las percepciones de política sobre las figuras de los independientes dieron pie en las elecciones del 2015 para fundar teorías y análisis extensos de que podrían ser un salvavidas que la sociedad podría usar para tratar de contrarrestar la impunidad, la corrupción y cultura partidista. De hecho, con esta elección del 5 de junio, un cambio y una baja considerable en la preferencia de la sociedad con respecto a los independientes, demuestra la inexistencia de la fuerza arrolladora que se espera en el panorama político; así, de la misma manera, el pulso de la sociedad va demostrando los «cómo, dónde y cuándo» siendo capaces de elegir y decidir con el voto, para cambiar panoramas basados en supuestos e inexistentes, comportamientos predecibles de los ciudadanos.

El fenómeno que acabamos de experimentar en esta elección 2016 indica que ya no hay pronósticos, ni expectativas sólidas que avalen victorias ni fracasos, los cuales muy probablemente vayan muriendo de a poco en la sociedad, el desinterés por la política y por la idolatría pasiva a los partidos políticos y sus ideologías.

Posible es que ahora se busque, en lo particular, el bienestar social, con la premisa siguiente respecto a los partidos «lo deshecho, lo vuelvo a ocupar, lo requiere cuantas veces sea necesario».

Y de ser así, luego entonces, no ganó el PAN ni pisoteó al PRI, ni Morena se posicionó, tampoco los independientes se acabaron sus cinco minutos de fama político-electoral, realmente existe algo mejor aun, la sociedad se está empoderando, está descubriendo que el voto es útil, es el medio para conseguir gobiernos y representantes con el objetivo de servir y generar a la sociedad una sensación de gobernabilidad, para quienes en el trayecto tengan claras sus obligaciones hacia la ciudadanía, sin olvidar que la moneda está en el aire, lo único seguro es que se paga ya el precio de sus errores.

La corresponsabilidad incomprensible, que implica ser gobierno y elegir uno, en donde siempre nos faltaba un elemento esencial, una de las partes, la sociedad participativa creadora de alternancia, evidenciando la democracia, ausente en un país inmerso en la corrupción, la opacidad y la impunidad, parece que esa etapa ha llegado, haciendo presencia en los últimos procesos electorales.

monicaortizg@hotmail.com