Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Manipulación ciudadana

LUCHAS SOCIALES | Manipulación ciudadana

Sep 24, 2016

Cuántas veces se tendrá qué mencionar que la participación ciudadana y su concepto natural sobre las democracias participativas y la política de ciudadanos interesados, en las estructuras de gobierno y en la transparencia del ejercicio gubernamental, debe ser perfectamente comprobable, dotada de auténtica sinceridad, tanto del lado del ciudadano como del gobierno obligado, no teniendo tintes de inclinación mediática ni política, mucho menos relacionarse con asuntos onerosos, ya que indudablemente se perdería la credibilidad de los actos de buena fe y desistiremos de llamarla participación ciudadana, para renombrarla como política social.

En este sentido el Gobierno Municipal de Guadalajara anunció los resultados de la auditoría ciudadana externa, comunicada por el Consejo de Participación Ciudadana, en el tema del proyecto del Nuevo Mercado Corona en tiempos del expresidente municipal Ramiro Hernández. Cabe aclarar que para darle el correcto enfoque a un análisis de dicho acto de revisión al gobierno municipal anterior, la auditoría externa en cuestión tuvo un costo de 335 mil pesos; como punto cardinal cambia el sentido objetivo de cualquier tema relacionado con la fiscalización de actos, con argumentos políticos evidentemente opuestos, en este tenor deja de ser desinteresado para el gobierno actual, algo así como «Al cliente lo que pida» suena razonable.

En este sentido tenemos el cuestionamiento válido que atiende a ¿quiénes son los que presentan los resultados? Aquí es donde regularmente tenemos una contradicción habitual, en los temas de participación ciudadana y su tan codiciada estructura de socialité distinguida, pero en algunos casos comprometida con los colores del gobierno en ejercicio, disfrazada de buena voluntad y alto grado de compromiso con la sociedad, pero que al final terminan decretando esa sensación de consecuencia a modo, motivo suficiente para descartar que exista una marcada devoción ciudadana y social, menos aun si se tiene para dramatizar el asunto, la siguiente ejecución. «Se irá al fondo porque es un compromiso con la ciudadanía».

De las cuestiones más importantes, de esta complaciente participación ciudadana, está el hecho de los resultados obtenidos, aquellos que fueron anunciados de la manera más cantinflesca, exponiendo el supuesto hallazgo, versando en la siguiente premisa: «expectativas pasadas y datos indispensables que sin existencia física, son fundamentales si existieran, pero no están porque posiblemente estaban y no se encontraron y pudieron ser esos que parecen pero faltan», así de interesante y caro el estudio realizado a la construcción del Nuevo Mercado Corona.

Lo peor en este escenario mediático radica en que se use la participación ciudadana, un consejo y un reglamento municipal para generar golpeteo que distraiga políticamente de los evidentes problemas de percepción ciudadana que enfrenta actualmente el presidente municipal Enrique Alfaro. Habría que distinguir como sociedad un punto trascendente en este tema, no es lo mismo la percepción política de Enrique Alfaro que la que se crea al interior de la sociedad, son puntos incomparables quizás complementarios, pero con consecuencias electorales que cambian panoramas; políticamente Enrique Alfaro pudiera estar en buena posición, la otra parte se trabaja, con la coherencia de los actos y de los hechos.

Lo cuestionable es que teniendo un Consejo de Participación Ciudadana y un reglamento de la misma materia, con interesantes objetivos por atacar, que no son políticos, sino en realidades y necesidades sociales del municipio de Guadalajara, donde el ciudadano podría presentar propuestas interesantes y hasta llevar a la mesa el asunto de los comerciantes ambulantes mediante dicho reglamento y distinguido consejo, se use para desvalorizar la real y sincera participación ciudadana y satanizar la palabra «ciudadano», en nombre de la política.

monicaortizg@hotmail.com