Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Mis datos, tus obligaciones

Luchas Sociales: Mis datos, tus obligaciones

Oct 21, 2017

Por Mónica Ortiz //

En Jalisco se procurará más allá de sólo garantizar la protección de los datos personales bajo los conceptos de la propia ley, generar la concientización y la socialización en el manejo de los datos personales, con la firma de la Alianza para la Protección de Datos Personales entre el ITEI y dependencias como la Secretaría de Salud, Secretaría de Movilidad, Fiscalía del Estado, Secretaría de Educación, Secretaría de Desarrollo e Integración Social, Hospital Civil y Gobierno del Estado, se busca homologar una estrategia conjunta, basada en una serie de principios y líneas de acción, que permitirán a los servidores públicos, dependencias y ciudadanos, mantener en resguardo obligatorio e informado los datos personales a los que por razones gubernamentales tiene acceso una dependencia.

En este sentido, tomando en cuenta la realidad del país sobre el tema de la corrupción y la impunidad, el transparente y estricto manejo de los datos personales de los ciudadanos, es sin duda alguna un asunto de alto riesgo; el incorrecto y descuidado uso de los datos personales, permite la vulnerabilidad constante y expuesta en la que hemos vivido en este país y desconocer las limitaciones o el sentido privado del concepto de los datos personales, es una falta, pues son derechos fundamentales y humanos, con obligaciones implícitas del acceso a la información pública, estructurada de manera segura e informada, por consecuencia participativa y democrática.

Desde hace una década, la información pública tiene acceso y la privada sus lógicas restricciones; los datos personales de cada ciudadano, cuando este acude, solicita, se beneficia o ejerce gestiones dentro de las dependencias gubernamentales, puede dejar la posibilidad del mal uso o de la divulgación de los datos que le distinguen, identifica o sitúan dentro de cierto sector social, por consecuencia es un asunto considerado y necesario comprometerse con la sociedad, en acciones que puedan más que sólo el respeto por el lineamiento básico de la ley, promover las buenas prácticas de los gobiernos y sus dependencias respecto al trato constante y claro de los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición).

En este sentido, poder generar la confianza en el uso de nuestros datos personales, también depende de la sociedad, más allá del compromiso de un gobierno y del órgano garante del Estado, formar una alianza para dar paso a una generación de políticas, gobiernos y sociedades, con la cultura en el acceso a la información, manifestando la responsabilidad de quienes son representantes, gobernantes y servidores públicos, nos debe estimular conocer lo que implica y conceptualiza un dato personal, para ser capaces de resguardar los propios y comprender la restricción al acceso de otros ciudadanos.

Dentro de las acciones que busca establecer la alianza, se encuentran como principios básicos de este acuerdo para el uso de datos personales, que el compromiso del manejo sea de propósitos lícitos, con una finalidad y consentimiento, proporcionalidad, calidad y lealtad, garantizando el uso limitado y la conservación, la confidencialidad y la seguridad, así como el ejercicio de los derechos ARCO, promoviendo la inclusión, capacitación y difusión; en consecuencia es una forma de marcar un estándar alto de calidad y apego a las normas en el uso gubernamental de los datos personales, con una estrategia basada en campañas de difusión, capacitación a servidores públicos, buenas prácticas, acciones incluyentes.

Es tiempo de responsabilidad compartida, para marcar las pautas necesarias que nos darán como resultado, la calidad de nuestros gobiernos y la certeza de que nuestros datos personales, son utilizados sólo y exclusivamente para los propósitos y fines legales requeridos; es importante que los ciudadanos conozcamos los alcances de nuestros derechos, las limitaciones de los gobiernos y de otros particulares, saber del uso de los acuerdos de privacidad y de las características de los derechos ARCO, es sin duda una obligación compartida y un compromiso gubernamental ineludible.