Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Presupuestos participativos

LUCHAS SOCIALES | Presupuestos participativos

Abr 9, 2016

Las verdaderas columnas de la sociedad son la verdad y la libertad
Henrik Johan Ibsen

Entre la clase política, constantemente escuchamos, hasta el abuso, el término de participación ciudadana para convencernos que siempre hacen o dejan de hacer lo que la sociedad les reclama.

Es un concepto utilizado para crear la sensación de gobernanza conjunta con la sociedad, tal vez porque el hartazgo de décadas de gobiernos y políticos les dejan como reflexión que sabemos alternar en elecciones, cuando creemos que no nos escuchan y no trabajan por las necesidades de las personas.

Así, hoy tenemos dos tipos de participación ciudadana para analizar las acciones y objetivos que pudieran conseguir en el Estado de Jalisco.

En enero del 2016, los alcaldes metropolitanos de Tlajomulco, Guadalajara, Tlaquepaque y Zapopan anunciaron la implementación de un ejercicio de presupuesto participativo, aplicación que funciona cuando el ciudadano acude a pagar su impuesto predial, contesta un cuestionario o encuesta y elige una obra pública de una lista predeterminada.

Sin embargo, darle participación a los ciudadanos en la toma de las decisiones de los gobiernos en turno debe ser un tema y una acción mucho más seria que el derecho de votar al acudir a pagar un impuesto, como si fuera un premio de ciudadanos bien portados; la obligación de los municipios es satisfacer en la administración pública que dirigen con responsabilidad y no podemos llamarle participación ciudadana a este tipo de encuestas con los que se pretende hacerle sentir al ciudadano que participa de decisiones que en realidad tomó el mismo ayuntamiento, que sólo realizará en orden de prioridad que elijan los ciudadanos al acudir al pago del predial.

En materia de planeación y desarrollo, de acuerdo a la ley en la materia, tenemos dos instancias: El Coplade, encargada de la coordinación gubernamental y concertación social, y los Coplademun, organismos auxiliares de los municipios, aprobados por los ayuntamientos.

Las dos instancias están dedicadas a la planeación y desarrollo del Estado y sus Municipios, cada una con cierta y concreta representación de la sociedad, vía la participación ciudadana o democrática, por lo que eso de darle voz al pueblo se está convirtiendo en una moda de la política para sustentar esta democracia partidista, evadiendo cargas, generando un sensación de ser parte de nuestros gobiernos, pero cuando los resultados son señalados, la respuesta es que la sociedad lo pidió.

En este contexto, el gobernador Aristóteles Sandoval anunció el ejercicio de Presupuesto Participativo, en convenio con el IEPC y la estrategia de Vamos Juntos donde se incluyan las secretarías cuya función así lo permita.

Tendremos en la práctica otro tipo de presupuesto participativo, en el que existen claras diferencias entre el modelo de los municipios del Partido Movimiento Ciudadano y las que instauró Miguel Castro Reynoso como titular de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (SEDIS) en dos colonias de Tonalá, iniciando este nuevo modelo estatal de presupuesto participativo, no sólo optando por las obras públicas o servicios, sino creando sus propias prioridades con respecto a la planeación del desarrollo de sus colonias, de tal manera que en dos episodios votarán, por urna electrónica, por las obras que desean, creadas por la misma población en donde se aplicará la obra y el presupuesto.

Después de estos dos tipos de ejercicio habrá qué analizar cuál es más sólido y en dónde se dan resultados efectivos mediante la participación ciudadana y no la simulación débil que se anuncia y argumenta como el hit del momento en materia de democracia y participación.

monicaortizg@hotmail.com