Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Protesta obsoleta

LUCHAS SOCIALES | Protesta obsoleta

Mar 12, 2016

Nuestro transporte encierra una problemática grave, que impide que los ciudadanos encontremos servicio, calidad y comodidad. Lo único que tenemos garantizado son las molestias y la insatisfacción, tal vez porque usar el camión, el tren, el taxi o los Uber y demás compañías similares son parte de nuestro día a día en cualquier situación ya sea profesional, laboral o personal.

No tenemos a quién irle, estamos entrando en una etapa de hartazgo ciudadano, tenemos en la lista un menú que consta de: asaltos al transporte público, accidentes fatales, abusos a los usuarios, tarifas y regulación sin orden y ley; mientras las autoridades correspondientes no encuentran la solución y lo que no existe en realidad es la voluntad política y gubernamental que pueda con los vicios del transporte público (pulpo camionero) o con la guerra entre Taxis y Uber, nadie da con bola.

Hablando de los carros a los que les pagamos una tarifa por un servicio determinado, tenemos lo que nos dejó la protesta de taxistas amarillos el pasado martes, nada para ellos, nada para nosotros, fue completamente infértil su esfuerzo porque su objetivo no es válido, no pueden ser los únicos que brinden el servicio de transporte, ni pueden resistirse a la modernidad, tampoco funciona ya la obsoleta idea del amague, a pesar de que iban con toda la certeza y ánimo de generar en el Congreso del Estado de Jalisco, el Gobierno Estatal y la sociedad una viable querella, en forma de expresión masiva llamada «paro», que la ley en el país nos permite al manifestarnos en la vía pública.

La verdad probable en el tema del taxi amarillo es que durante décadas alimentaron mafias sindicales, crearon cotos de poder y un innegable mercado negro de permisos y concesiones, abusaron del usuario en los costos del servicio, apoyados en las políticas partidistas del mejor postor, su argumento del pasado martes fue que sus sindicatos buscaron cobrar una factura, que Quién sabe sí se la deba el PRI.

Lo cierto es que hoy no pueden mover estructuras gubernamentales, ni hacer acuerdos que los cobijen. Se quejan de que el Gobierno Estatal les da la espalda, cuando es bien conocido por todos que los gremios de taxista también dieron portazo en las elecciones pasadas al PRI y circulaban con calcas de propaganda de otros partidos, pero hoy se dicen hijos traicionados y desamparados, habría que avisarles que las viejas usanzas políticas partidistas también van en deterioro, así como su servicio ya no es del agrado de gran cantidad de ciudadanos.

Existe una simple y sencilla razón que va más allá de ejercer presión al Legislativo y al Ejecutivo: los avances tecnológicos, que incluyen las comunicaciones y la información es la misma consecuencia que los tiene en terapia intensiva, luchando contra plataformas que terminaron por desbancar sus premisas obsoletas.

Cada vez es más difícil complacer a la sociedad y en los temas del transporte y seguridad nunca serán suficientes las excusas, no queremos esquemas viejos, políticas viciadas y pretextos de supuestos desprotegidos, buscamos y exigimos calidad, servicio y seguridad.

Los taxis amarillos están desaprobados igual que el pulpo camionero, mientas la ley de oferta y demanda nos haga inclinarnos por mejores opciones no tienen más que renovarse o morir y, claro, aceptar la competencia sin lloriqueos.

monicaortizg@hotmail.com