Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Razones de pesos

LUCHAS SOCIALES |  Razones de pesos

Oct 10, 2015

«La absolución del culpable es la condena del juez».
Publio Siro

Un pleito judicial entre empresarios como Jorge Vergara y Angélica Fuentes llegó para ventilar lo que sabíamos en lo privado y hoy es del dominio público: en Jalisco nuestro sistema de impartición de justicia deja mucho qué desear y es un fraude.

A la sociedad en general nos tiene sin cuidado sus problemas judiciales, independientemente de que el asunto se trate de los dueños de Chivas, pero esta vez sirvieron para destapar una de las interminables cloacas de impunidad y corrupción, dejando al descubierto lo que siempre ha sido un secreto a voces: el modus operandi que impera entre jueces y magistrados del Poder Judicial del Estado.

Así tenemos sobre la mesa a un juez de nombre José Efraín López Ramírez, que ha tenido una rotación constante por supuestas irregularidades cometidas en distintos asuntos de orden penal, según el Consejo de la Judicatura en voz de su presidente, Luis Carlos Vega Pámanes.

La pregunta obligada al Poder Judicial del Estado de Jalisco es ¿cuántos más?, como el juez José Efraín López Ramírez pueden existir en el estado, que en teoría se dedican a impartir y procurar justicia, pero que cualquier situación mediática los deja expuestos a la opinión pública, poniendo en riesgo la honorabilidad probada de la que deben gozar los jueces y en su totalidad el Poder Judicial del Estado, logrando lo que no consigue un ciudadano común en manos de jueces corruptos, cuando levantan la voz o la denuncia.

Aquí lo penoso no es el caso Vergara contra Fuentes, sino la sacudida que este asunto le dio al sistema de justicia en el estado, sacando a la luz que en otros municipios es en donde se guarda a los jueces que por pura y clara corrupción terminan en el rincón, donde la razón del Poder Judicial y un amparo que dicten pasarían desapercibidos y causarían menos daño.

Lo grave radica en que la autoridad con potestad para juzgar y sentenciar tenía bastante cola por pisar y al parecer su fama lo llevó al asunto en cuestión.

Y de no ser así, como dice el dicho: «qué suerte tienen los que nos se bañan» porque antes había sido removido de Guadalajara a Chapala y de Chapala a Ciudad Guzmán, por evidentes irregularidades en su actuar al impartir justicia.

Aun así, el Poder Judicial se justifica de manera tibia, con la excusa de que los amparos promovidos por el polémico juez han impedido que salga definitivamente del Poder Judicial, lo que sólo indica una calmosa y perceptible justificación a lo que sabía el Poder Judicial se vendría con este asunto del Juez y sus aventuras por Jalisco.

Con tanta irregularidad acumulada y por acreditar en su contra en el peso de la impartición de justicia, ojalá y también a los ciudadanos de otros municipios les toque el amparo divino de no tener adscrito al juez José Efraín López Ramírez, ni a ningún otro con esas características, que nada tienen que ver con vivir honestamente, ni dañar a los demás y dar a cada quien lo que les corresponde, pues la libertad de los ciudadanos y la justicia son derechos y razones de peso, no de pesos.

monicaortizg@hotmail.com