Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Regaños y transparencia, con jactancias de Alfaro

Luchas Sociales: Regaños y transparencia, con jactancias de Alfaro

Ene 7, 2018

Por Mónica Ortiz //

Observar las aptitudes y las actitudes de los políticos que son aspirantes activos, es responsabilidad de la ciudadanía en sus distintos sectores sociales, empresariales, productivos, las oposiciones políticas y hasta los medios de comunicación e información. Las representaciones sociales, políticas y la administración pública, deben mezclar el compromiso y la calidad de todos aquellos que buscan ser candidatos a cargos públicos, mediante la aprobación y el voto ciudadano.

En este contexto y en mi opinión, el caso del precandidato a gobernador del Estado por el Partido Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, quién durante una entrevista de medios de comunicación, con fecha de transmisión 3 de enero de 2018, hizo un fuerte llamado de atención a los entrevistadores con respecto a los comentarios que han realizado durante dos años, de los actos y hechos relacionados con el político así como sus acciones, deja al descubierto una situación grave sobre las prioridades que tiene un candidato a gobernador. Sin embargo esta peculiar manera que utilizó para no hablar de sus intenciones para Jalisco, entendidas según la entrevista dejan ver que para él todo es un ataque sin sentido a su cargo y persona.

En su primera entrevista de precampaña, utilizó una estación de radio para marcar sus próximas vistas a los siguientes medios, donde deberá por respeto y lógica a la sociedad hablar sobre sus propuestas para la entidad, centrarse en las necesidades, prioridades y proyectos que lo pueden llevar a obtener el triunfo electoral y no buscar la forma desatinada mediante la confrontación injustificada, en el reclamo de las opiniones personales de los comunicadores, contrastando con supuestas acusaciones de corrupción, es un atentado a la libre expresión y a los medios, debe ser considerable para los sectores todos, pues una vez que acabe su campaña también podría argumentar “los observé durante casi siete meses y les tengo una carpetota”.

Entre los errores que Enrique Alfaro tuvo de apreciación durante su ardua defensa en dicha entrevista, posiblemente encaminada a mostrar en su campaña lo implacable que será para defenderse, se encuentra la falta de conocimiento intencional para objetar las supuestas acusaciones, bajo la advertencia de que el municipio ha ganado los primeros lugares en transparencia por el Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (CIMTRA), afirma que el municipio que gobernó y administra no se le alcanza a acusar de corrupción, por sus calificaciones de evaluación en los ranking’s en materia de transparencia gubernamental.

En este sentido CIMTRA, como muchas otras casas evaluadoras u organizaciones civiles en pro de la transparencia y la rendición de cuentas, no evalúan y miden nada que nos sea cumplir con las obligaciones y responsabilidades que marca ley en la materia, como principio básico de la información que se publica en los sitios web de estos sujetos obligados, según la ley en los portales, con ciertas características dentro de parámetros específicos, la información debe encontrarse a la vista, legible y de fácil acceso en sus páginas oficiales.

Así que dentro de este parámetro y en mi opinión, la transparencia y el acceso a la información pública, durante las presentes precampañas y campañas e incluso durante las administraciones y mandatos, no deberán aprovechar este tipo de evaluaciones, como gancho publicitario de candidatos, ni pretexto o argumento para confundir a los ciudadanos ni a nadie, la ausencia de corrupción, no se grita ni se manotea con sólo tener correctamente publicada la información fundamental en el portal de todo sujeto obligado, pues son deberes en la materia fundamentadas en la ley de transparencia, su ausencia se llama opacidad, no corrupción.

Sólo los hechos y la congruencia puede dar paso a mantener posturas y perfiles, sin manotazos y carpetazos absurdos de políticos y candidatos, ahora resulta que no solo eso, sino que se sientan en la mesa de frente, para advertir que todo lo ven y lo saben, su voto en la urna. ¿De qué sabor lo quieren?