Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Rodolfo Ocampo y la justicia selectiva

LUCHAS SOCIALES | Rodolfo Ocampo y la justicia selectiva

Oct 8, 2016

La reciente salida del penal de Puente Grande de Rodolfo Ocampo, debe analizarse de manera más consciente por la sociedad y la clase política, recordemos que por más de tres años, acusado por delitos como peculado y desvío de recursos con referencia al Siapa, este exfuncionario público y panista fue procesado penalmente cumpliendo con la sentencia establecida, lo que nunca ocurrirá en este asunto, son los diversos escenarios que se planteaban de forma futurista, en los cuales aquellos panistas también señalados en su momento de los mismos historiales y posibles actividades, andan libres.

Hoy asumimos que Rodolfo Ocampo marcará, sin duda, un interesante precedente sobre justicia al tener que rendir cuentas y pagar por agravios cometidos presumiblemente a esta sociedad, sin embargo parece que será el único o en su momento pudo ser el más vulnerable a las acusaciones de desvío y mal uso de recursos públicos, así como al manejo de presupuestos estatales en la administración gubernamental de Emilio González Márquez; donde existió una lista considerable de circunstancias y situaciones, pero sobre todo de nombres como: Eduardo Rosales, Herbert Taylor, Carlos Andrade Garín, César Coll y el mismo exgobernador panista, pero el brazo de la justicia sólo palmeó a uno, hoy libre y con esta realidad finiquitada de manera legal, por lo tanto podríamos llamar al concepto de justicia como selectiva, aplicada en discreción de los señalamientos políticos que se dieron a esa administración.

Habrá que analizar a fondo la percepción ciudadana y política con respecto al caso Rodolfo Ocampo, único político que pisó la cárcel por tres años y se dijo siempre inocente, en todo momento; sin embargo nunca se vio acompañado en su condena de quienes se presumía tenían las mismas actividades y fueron señalados en repetidas ocasiones, sobre el mal uso de recursos, por lo tanto no existe certeza en la atenta aplicación de la justicia.

La sociedad fue conocedora de las múltiples y variadas acusaciones de corrupción y desvío de recursos de la última administración panista en el Gobierno del Estado, sobre la que recae la culpa de la caída del Partido Acción Nacional a nivel estatal, tanto al interior como al exterior, durante estos tres años la recuperación ha sido lenta y concentrada en las fuerzas juveniles con nuevos cuadros, este acontecimiento tendrá por obvias y lógicas razones que remontar al Partido Acción Nacional a su pasado y a sus costos políticos.

Es la lección para la clase política, pero sobre todo para el ciudadano y el entorno social que en plena evaluación de gobiernos municipales y encuestas tentadoras de percepción ciudadana, nos deje como consecuencia de la actividad democrática participativa, por lo menos la sensación de que uno de 10 o más importantes señalados por atraco a nuestro estado, mediante el Poder Ejecutivo en el tiempo de Emilio González Márquez, respondió ante las instancias jurisdiccionales competentes.

Las secuelas políticas y sociales del caso de Rodolfo Ocampo deben estar presentes y en la memoria de cada político que obtenga la confianza del ciudadano y el acceso al poder público gubernamental, como el «basta ya» de los abusos del poder, asumiendo las consecuencias legales que debe tener todo aquel que bajo la presunción de delito deba rendir cuentas y dar la cara a la sociedad.

monicaortizg@hotmail.com