Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Salario mínimo, desatado

LUCHAS SOCIALES | Salario mínimo, desatado

Nov 21, 2015

Una de las reformas estructurales propuestas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto fue la Laboral del 2012. Mucho se dijo y analizó sobre el ataque que produjo a los derechos de los trabajadores en beneficio de los empleadores y empresarios con la incursión de la subcontratación de personal (práctica conocida como «outsourcing») y nuevas modalidades de contratación como los periodos de prueba, los contratos de capacitación inicial y el trabajo de temporada, favoreciendo al sector privado.

Pero llegó un contrapeso entre la clase obrera y la empleadora en materia legislativa para México, la liberación del salario mínimo.

Hoy tenemos en la puerta la nueva reforma que aprobaron los diputados federales avalando la desindexación del

El salario mínimo ya no será usado para moderar precios del mercado, como unidad de referencia, ni será factor inflacionario o referente de ordenamientos locales y federales, de sanciones, tarifas y multas administrativas.

¿De qué servía aumentar el salario mínimo?, ¿Si su aumento no traería rendimiento ni desahogo a las familias mexicanas?, por cada aumento anual crecerían los conceptos de pago en que se basaban los salarios mínimos, era completamente incongruente elevar el salario, cuando tenía amarres de referente calculador de situaciones cotidianas del ciudadano.

Lo cierto es que es un paso firme en materia laboral y social, pero no es la completa y mágica solución al poder adquisitivo tan deplorable del mexicano de clase trabajadora, habrá que poner en la mesa todo lo que rodea este deslinde de medida de valoración, consecuencias, pros y contras.

La reforma no es precisamente el completo desahogo de la economía básica del mexicano, que durante décadas fue explotado con el tope del salario mínimo, faltaban pues las leyes reglamentarias en todo lo que involucra el salario que constitucionalmente se encuentra plasmado en el artículo 123 fracción VI que a la letra dice: Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural y para promover a la educación obligatoria de los hijos. Los salarios mínimos profesionales se fijarán considerando, además, las condiciones de las distintas actividades económicas.

En México el salario es establecido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, en el 2015 es aproximadamente de $71.00 pesos, se estima que con esta reforma pueda incrementarse hasta $85.00, como primer paso en la dignificación del poder adquisitivo del mexicano, sin que cause impacto o menoscabo al mismo sector social.

La liberación del salario promedio del mexicano significa combatir la desigualdad social y laboral, recuperar el valor productivo del trabajador, realzando a dicha clase social, pues es un derecho humano la remuneración a cambio de una labor, ¿diga usted cuál partido o fracción votaría en contra de quién los tiene en el poder?

Sin embargo, todos los partidos políticos buscaron en tribuna colgarse la medalla, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados Federal; pero más allá de la política y la obligada voluntad con la que sacaron la reforma, es un movimiento significativo y merecedor no de ovaciones partidistas, sino de decencia y congruencia política general, sin colores ni partidos, era urgente, justo y necesario desatar el salario mínimo, para bienestar de la clase trabajadora del país, no se lo debemos a nadie, era obligación de su cargo representativo ponerse a legislar a favor del pueblo con fines sociales.

monicaortizg@hotmail.com