Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Ser humano mujer

Luchas Sociales: Ser humano mujer

Mar 12, 2018

Por Mónica Ortiz //

En el marco conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, celebrado en varios países el 8 de marzo, evento que nos pone de manifiesto cada año desde hace más de cuatro décadas como un día recordatorio. En el mundo desde hace aproximadamente 100 años han surgido en diferentes épocas históricas luchas protagonizadas por las mujeres, desde la exigencia y posicionamiento por las condiciones laborales y el salario digno, seguida por el derecho al voto, las principales premisas de esta auténtica y constante pugna de nosotras las mujeres en contra la propia sociedad, se basan en los derechos sociales, civiles y económicos que da forma generacional a una plataforma de equidad de género.

En este sentido y sin perder el espíritu conmemorativo, habrá que hacer una amplia reflexión sobre el papel social, cultural e histórico que actualmente enmarca a la mujer en el país.

Las mujeres durante décadas hemos vivido en una constante lucha por la igualdad de género y de oportunidades de todo tipo, los ámbitos con mayor abuso y discriminación son hasta la fecha el laboral, educativo, profesional, académico, artístico y político, somos y seguimos siendo el blanco fácil de la discriminación general y de nuestro propio género donde es común encontrar un obstáculo de corte cultural, pues entre nosotras nos marcamos el rechazo y la incredulidad a las capacidades de nuestro propio género, somos en resumen individualistas e indiferentes, a nuestra propia problemática.

Las luchas solo unen a nuestro género femenino, en el surgimiento de las injusticias y de las situaciones emergentes o en el límite del hartazgo, sin embargo son razonables y humanamente ineludibles, pero el día a día de las mujeres se pueden puntualizar un sinfín de obstáculos, solo para transitar 24 horas de cotidianidad social, civil y política, entre salir a la escuela, a trabajar o ambas cosas, trasladarse de un lugar a otro en vehículo o transporte público, publicar en redes opiniones o sentimientos, desarrollar cada una de las actividades propias mujeres, nos sumerge en una jungla llena conflicto e inseguridad general.

En este sentido la importancia del día internacional de la mujer conlleva y engloba, no solo las luchas y la exigencia del alto a la violencia, la falta de oportunidades o de respeto e igualdad por el género, sino la existencia de ser un humano mujer, aunque no es precisamente un día de festejo, si es memorable y de absoluta reflexión social, generacional e histórica, las mujeres en el mundo no buscamos reconocimiento, empoderamiento y confrontación, las mujeres deberíamos pugnar por respeto e igualdad, pero no solo como derecho y exigencia social sino como una forma de vida, no hemos educado generacionalmente para terminar con este desequilibro social, seguimos cultivando educación en ambos sentidos de los peores de los males culturales, el feminismo infundado y el machismo absurdo, como resultado nos vuelve a colocar en los mismos escenarios.

Continuamos por ejemplo detrás de la puerta, cuando de política se trata, permitimos que las mujeres que nos representan e incursionen en la política, no comprendan del valor del género femenino y nos venden con asuntos político-mediáticos, su inclusión a este menester históricamente de hombres, pero en realidad manejan simulación e intereses personales y nos demuestran cínicamente que no tienen capacidades políticas en pro de la sociedad, ni tienen idea de lo que es realmente la equidad de género, la politizan y la comercian por posiciones, lo percibimos y lo permitimos, las verdaderas luchadoras de los movimientos por el respeto a las mujeres, están en un trinchera más humilde pero digna, la sociedad civil y dan todo por la defensa de sus ideales.

Por lo que valerse del género femenino, para fundar sólo en una cuota de género, porcentaje o una estadística de posición reflejante de la equidad de género, no debería ser considerado un abono ni inclusión a la problemática de las mujeres en sus entornos cotidianos, porque entender el género y participar de su ideología cotidiana y personal, se hace desde conciencia, el conocimiento y la empatía general al día a día, con el respeto por el espacio, la libertad e igualdad de cada ser humano.

No necesitamos ser más seguras en nuestro andar, sino estar seguras al recorrerlo no porque somos mujeres, sino por nuestra naturaleza de seres humanos.

%d bloggers like this: