Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Sociedad simuladora, políticos ingenuos

Luchas Sociales: Sociedad simuladora, políticos ingenuos

Ago 5, 2017

Por Mónica Ortiz //

En Jalisco la alternancia de los partidos que gobiernan, no ha sido complicada incluso antes que nuestra federación diera inicio a un calmoso proceso democratizador en el 2000 con la llegada del Partido Acción Nacional a la presidencia de la república, la vida política y electoral fue cambiando para dar paso a estos 17 años de lenta transformación democrática basada en las instituciones políticas y gubernamentales, así como en la fuerza de las oposiciones como contrapeso político, social y gubernamental.

Para Jalisco que inició en la alternancia partidista en 1995 con Alberto Cárdenas Jiménez como primer gobernador del Partido Acción Nacional, desde entonces nunca fue complejo durante estas dos décadas de modernización democrática, globalización política y social, ser congruentes y oportunos con el sistema de sucesión en el poder de gobierno, somos ciudadanos imprevisibles cuando de confianza para otorgar vía voto se trata, pero también somos flexibles a los cambios que en el país y la sociedad, han marcado este paso de valorización y dignificación del voto ciudadano, las instituciones políticas y la pluralidad de doctrinas.

En este contexto, podemos afirmar que la historia siempre nos ha dado la razón, cuando dejamos a nuestros electos gobernantes un mensaje que a la letra dice “Al tiempo”. Sí, el tiempo no nos convence como sociedad, la satisfacción de las necesidades y el ambiente de nuestro Jalisco no se percibe de forma armoniosa, se produce en el electorado a manera de conducta social aprendida, el cambio, la pérdida de confianza o el castigo, en eso somos fríos, no hay forma de percibir cuando esta sociedad sumamente participativa de su política dará un giro en el sentido de su voto; como una de las muestras más recientes es la elección del 2015 en la que tremenda sorpresa se llevó el Partido Revolucionario Institucional al perder ante Movimiento Ciudadano la mayoría de la Alcaldías del Estado.

En la actualidad el termómetro político en el Estado, está marcando por el supuesto descrédito de las instituciones políticas, siendo un mecanismo natural de las oposiciones al poder en tránsito político, el minimizar la fuerza de instituciones que albergan importancia trascendental en la vida democrática, no obstante deberemos siempre defender su pluralidad y diversidad para evitar que sean un monopolio de poder o la herramienta perfecta para simular acciones que resulten para el beneficio de estructuras políticas; Instituciones autónomas como la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC), El Instituto de Transparencia e Información Pública de Jalisco (ITEI), llevan papeles importantes dentro de la vía política y gubernamental de nuestra sociedad, son y deben ser pilares de la democracia, la participación ciudadana y el ejercicio de nuestros derechos políticos y civiles, precisan ser ejes de credibilidad que soporten la interacción de las relaciones sociales con la clase política en ejercicio el poder.

En este sentido habrá que ser observadores implacables de que dichas Instituciones sean capaces de practicar democracia, garantizando sus misiones y manteniendo sus visiones de forma globalizada en nuestro Estado, tenemos en puerta la siguiente elección, en la que la participación de la sociedad civil organizada juega un papel significativo y marca el contrapeso entre este tipo de instituciones y la voz alta de nuestra estridente sociedad jalisciense.

Al instante en Jalisco se vive un extremoso ruido político que le pertenece a la lucha que anuncia, la pelea por el poder público en el Estado, mientras los partidos inician un constante careo en tribunas y medios, nosotros los ciudadanos nos acomodamos para ver el espectáculo, al final no serán ellos ni sus estrategias políticamente complicadas las que les den el gané, como siempre seremos nosotros los que votamos en silencio, somos más simuladores en tiempo electoral y más inocentes todos ellos.

El panorama político para el Estado, será motivo de esa marcada intolerancia social que nos caracteriza al invadirnos la apatía por algún partido que nos dejó molestos, una clara evidencia son los participantes, Acción Nacional que no tendrá mucha participación y en su lugar podría aparecer Morena como nueva fuerza política, el Partido Revolucionario Institucional y Movimiento Ciudadano; sin embargo no pueden equivocarse ni minimizar las Instituciones políticas que otorgan certeza y credibilidad a todo proceso y gobierno, nada de que un consejo de participación ciudadana es mi instituto y me pongo y me quito, ni mucho menos asegurar que las acciones de gobierno son transparentes desde el discurso público, en Jalisco lo que menos tenemos son excesos de credibilidad.