Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | vuelta a la FIL

LUCHAS SOCIALES | vuelta a la FIL

Nov 28, 2015

“Ser poderoso es como ser mujer. Si le tienes que decir a la gente que lo eres, entonces no lo eres”
Margaret Thatcher, exprimera ministra de Reino Unido.

Comienza la FIL en Guadalajara. La ciudad será anfitriona del Reino Unido y saldrá al encuentro de la sociedad con un tono de cultura, academia e intelectualidad. Es la Feria Internacional del Libro un espacio invariablemente anhelado por diversas esferas sociales, en donde el hábito de la lectura es el principal eslogan y aunque siempre estamos orgullosos de este magno evento, con los años también se ha convertido en el perfecto escenario para la política nacional y local, donde los actores políticos encuentran el momento oportuno de hacerse notar en el mundo de las letras y los letrados, vistiéndose de fina cultura.

Pero en este país de las simulaciones y las oportunidades en materia política, la Feria Internacional del Libro no logra hacer obligatoria la participación de la clase política mexicana, tal vez porque por naturaleza no pertenece a este estrato social. Son pocos y contados los actores políticos que podríamos catalogar como intelectuales y capaces de promover cultura o educación, pues las circunstancias del tejido social de donde emanan nuestros políticos, no se debe al perfil académico y la amplia capacidad formativa, sino a abolengo de familia de colores de partido o a la circunstancia nacida del oscuro interés del poder.

¡Qué nación maravillosa tendrías! si murieran los apegos que como sociedad nos impiden marcar un estándar adecuado en nuestra clase política.

Habría qué reconocer que ambas clases, la social y la política en México, provienen del mismo padre. La genética es marcada por un país de poca preparación académica y de mucho interés individual.

Si en estos casi 30 años de la Feria Internacional del Libro hubiera generado objetivos específicos en fomento a la lectura y la cultura, hoy no sería sólo un foro comercial de amplia oportunidad para los políticos, que ven el reflector que los reviste de seriedad con sólo asistir, presentar un libro, participar de un foro o un debate y llenarse la boca de “hoy estaré en la FIL”.

Habría, pues, qué comparar conscientemente si la cantidad de políticos que se anunciaran en cartelera de la feria, en sus actos y en su desarrollo de carrera política son congruentes con lo que durante estos días pretenden posicionar como mercancía de imageno es sólo el perfecto pretexto para foto académico-cultural.

Si en México en vez de grandes ferias existieran enormes académicos, impresionantes universidades alejadas del círculo político y la cultura un hábito adquirido en el hogar, nuestra capacidad de elegir y participar de la política en tiempo de elecciones se basaría en una simple decisión participativa y obligada de los derechos cívicos y no en un tiempo electoral en donde las campañas parecen venta nocturna de oportunidades sociales con excelentes vendedores, sonrisa amplia y color determinado.

En fin, que lo único que tenemos es un foro en la Feria internacional del libro que instaura el intercambio cultural muy al estilo México, entre simulaciones y apariencias, entre clases y jerarquías, entre lo que realmente somos y lo que quisiéramos ser, un país con vasta y demandante educación que nos permita competir sin clasicismos y etiqueta, una sociedad tan preparada que fuera tan obligatorio asistir a la FIL como asistir a la urna a emitir un voto.

monicaortizg@hotmail.com