Portal informativo de análisis político y social

METÁSTASIS | Condena ridícula

METÁSTASIS | Condena ridícula

Oct 8, 2016

A propósito de haber celebrado en días pasados la aprobación del Sistema Estatal Anticorrupción, así como de observar que hay casería de altos funcionarios a nivel federal, esta semana nos dieron un ejemplo de la justicia selectiva luego de conocerse que sale libre del Penal de Puente Grande Jalisco el exdirector del SIAPA, Rodolfo Ocampo Velázquez, quien después de más de tres años ahora dicen que cumplió la condena, el delito imputado fue por desvío millonario de recursos, aunque existe otro proceso penal aún en desarrollo, es para la sociedad ridículo que en 3 años salga libre.

La detención de Ocampo a mediados del 2013 fue luego de comprobarse irregularidades y desvío de recursos del Banco Interamericano de Desarrollo derivado de diversas auditorías al organismo operador del agua, así como de las diversas investigaciones y señalamientos que se hicieron, entonces quiero pensar que fallaron las auditorías, que las imputaciones fueron ocurrencias de golpeteo político y que jamás se desvió el recurso del SIAPA, que el dinero debe estar en sus cuentas oficiales, porque de otra manera resulta extremadamente barato robar cientos de millones de pesos, pues cualquiera lo podría hacer, pagar una condena de tres años y salir a disfrutar de la fortuna que tiene.

En el caso de no haberse comprobado que fue Rodolfo Ocampo quien disfrutó directamente de ese recurso, aún en esa circunstancia él tiene responsabilidad por ser el titular de la dependencia de donde se desviaron los recursos, por tanto debió de señalar directamente el destino de dicho recurso, así como de quien fuera la orden, porque jamás se conoció durante el tiempo que compurgó la pena el extitular del SIAPA la complicidad de alguien más en este ilícito ni el destino final del móvil del delito.

Para un delincuente de cuello blanco puede resultar muy cómodo purgar una pena de 3 años de prisión para salir a disfrutar del delito cometido, es decir, que el responsable de un delito queda en libertad y podría gozar el recurso robado del erario público dándose una vida de lujos y excesos, esto sin duda es el ejemplo de la justicia selectiva que además permite y hasta motiva a que sigan los políticos corruptos su objetivo de enriquecer su patrimonio a costa del robo a las arcas del dinero público.

Rodolfo Ocampo fue designado director del SIAPA por el entonces gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, el exmandatario estatal que se distinguió por sus escándalos entre el alcohol y el uso indebido de los recursos públicos, a quien muchos jaliscienses esperan ver enjuiciado por el Sistema Nacional o Estatal Anticorrupción, pues incluso hay videos que prueban no solo su mal estado personal, sino la simpleza con la que destinaba recursos del erario para obras de iniciativa privada o sectores eclesiásticos.

Aunque Ocampo Velázquez solo fuera el chivo expiatorio entregado por el mismo gobierno saliente, debería ser el móvil que deslinde responsabilidades para apresar a los verdaderos delincuentes. El caso es increíble y es un referente de lo que no tendrá que hacer el Sistema Anticorrupción, la sociedad está cansada de ver como los políticos gozan de total impunidad en la comisión de delitos penales de orden federal, si tan solo en este caso por cada millón de pesos le dieran un año de prisión al responsable de este delito, fuera Rodolfo Ocampo u otro funcionario, la condena justa sería de 280 años de cárcel, esto sería ejemplar para los políticos corruptos.

@FlavioMendozaNA