Portal informativo de análisis político y social

Metástasis: De la ley a la compleja aplicación

Metástasis: De la ley a la compleja aplicación

May 13, 2017

 

Por Flavio Mendoza //

Aprovecho para reconocer y felicitar a los miles de maestras y maestros de los diferentes niveles de educación quienes todos los días tocan a las fibras más sensibles de la patria formando identidad y conciencia nacional que permita un mejor futuro.

Terminó el ciclo de la primera administración del Consejo del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que presidía la Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, una gestión con claro oscuros, pero no por la capacidad o incapacidad de la ex presidenta o los miembros del consejo, sino por la dificultad de llevar a cabo lo que establece la ley y los objetivos concretos en los lineamientos de evaluación en las diferentes dimensiones y aspecto desde el diseño hasta los procesos de evaluación.

No se puede desacreditar la actuación de Schmelkes del Valle, respecto a su desempeño en el diseño de los procesos de evaluación, ni se puede responsabilizar al Consejo del INEE de no cumplir con lo que la ley y los lineamientos dice, pues no depende solamente del trabajo académico y las buenas voluntades, se requiere de una inversión considerable para la operación de los diferentes procesos de evaluación, lo que sí se les puede criticar es que a un año de haberse creado como órgano autónomo y parte fundamental de la ley, el INEE autorizó un incremento en la nómina tanto en el número de burócratas como el los montos que incluyeron a los consejeros, esto en tiempos en donde a INEE le hacen falta recursos para los procesos que lleva.

Para el 2018 se fijó una meta de evaluación al desempeño docente del 100%, esa que en la ley se establece como de permanencia, pero a mediados de 2017 no se lleva ni el 20% de los docentes, directivos y supervisores evaluados, el INEE conoció primero la dificultad que representa la organización de la aplicación de los procesos de evaluación y no sólo llevan a cabo el de permanencia, están los de ingreso y promoción, operar en 32 entidades y sus condiciones geográficas, culturales, contextuales, de equipamiento e infraestructura física, así como la conectividad para el desarrollo de los procesos entre muchas otras complejidades que enfrentan en cada proceso de evaluación, que según la propia Schmelkes del Valle al ritmo que vamos se terminará en 10 años o más.

El INEE está entrampado en reevaluar a quienes ya evaluó en el ingreso y las promociones, que son miles y cuyos procesos de inducción con el acompañamiento y cursos han sido otro fracaso de la Autoridad Educativa, pero además los procesos propios de la evaluación del Desempeño y de los periodos de inducción tienen grandes y graves fallas que no permiten identificar con certeza la eficacia y pertinencia de la práctica docente y directiva, incluso va en contra del nuevo y el aún vigente modelo educativo, pues le piden a los docentes memorizar o bien hasta pueden inventar datos para la elaboración de la Planeación y la Ruta de Mejora Argumentada cuya etapa es al final del proceso de evaluación frente a una computadora y por si fuera poco, los evaluadores a nivel nacional no están certificados como tal, salvo un número menor de ellos, la mayoría son contratados y capacitados para revisar a través de rubricas, muchos de ellos quizá sin saber de pedagogía.

En otras publicaciones de este mismo semanario lo redacté, el verdadero riesgo de la Reforma Educativa no son la oposición a ella, sino la deficiencia en la aplicación por parte de la Autoridad Educativa y la falta de recursos que no se quiere invertir en ella.

@FlavioMendozaNA