Portal informativo de análisis político y social

Metástasis: Después de la ratificación

Metástasis: Después de la ratificación

Ago 26, 2017

Por Flavio Mendoza //

El proceso de Ratificación de Mandato, suficientemente discutido, pero que además para este momento ya pasó, con diversas opiniones a favor o en contra, incluso con muchas dudas, errores de procedimiento y hasta contradicciones legales, tendrá consecuencias.

El Consejo Ciudadano Estatal del Partido Movimiento Ciudadano (PMC), que se regula por los estatutos de dicho partido, pidió a los demás partidos abstenerse de intervenir en cualquier forma en el proceso de Ratificación de Mandato y en presencia de su dirigente estatal de PMC se comprometieron no meter las manos como partido. Sin embargo, poco duró la congruencia de este pronunciamiento, porque fue el propio PMC quien presentó en redes sociales, de manera institucional y a través de sus representantes en diversos órdenes de gobierno, una campaña para promover la participación ciudadana a partir de este ejercicio.

Más allá de los resultados, que quizá sin necesidad de encuestas, fueron más predecibles que los de cualquier elección, lo que se viene es, primeramente, la campaña mediática triunfalista a través de medios oficiales, redes sociales y en diversos medios impresos, también después será una herramienta para que los gobernantes asuman una “calidad moral” que puede rebasar los límites de la soberbia para las decisiones en las políticas públicas y la gobernanza, pero además seguramente vendrá una campaña electoral a partir de la manipulación social con este ejercicio, lo venderán como la panacea de la política en Jalisco, eso es lo que se espera, se vendrá una campaña partidista de los naranja donde presentarán los resultados, que ellos mismos contaron, donde seguro nos dirán que esta ratificación es el mandato ciudadano para competir por el gobierno de Jalisco.

Lo que se verá después serán diversas solicitudes de licencia, desde los que se sometieron a la ratificación, hasta los integrantes de sus cabildos y los congresos, pues estarán en próximos meses registrados como precandidatos algún puesto de elección popular, es decir, que todos los hoy ratificados dejarán el puesto para el que se sometieron a votación y después a ratificación, ambos con costos al presupuesto público.

Por ello este ejercicio de simulación de revocación de mandato, es estéril y carente de elementos jurídicos, mismo que como otras figuras de “participación ciudadana” poco a poco se van desdibujando del escenario político, por inviabilidad o conveniencia, pero dejan de ser la solución que dicen tener para cambiar la política y la percepción de los políticos desde la sociedad. Recordemos la participación para la elección del ejercicio presupuestal a partir de los ingresos tributarios municipales, más allá de que sí se invierta en lo que la mayoría dijo, la realidad es que, primero, es una elección entre melón o sandía, es decir algo que está predeterminado y para el gobernante da lo mismo respecto algún rubro u obra a realizar, pero además no hay un seguimiento o rendición de resultados, no de transparencia, sino de los beneficios a partir de una decisión colectiva.

Debemos entender que nuestra República es democrática y representativa, ese es el espíritu de un proceso de elección, lo que verdaderamente debe preocuparnos en estos momentos es reeducar a una sociedad para que participe democráticamente en el cumplimiento de sus responsabilidades y la exigencia a quienes ejercen el poder, a formar a los nuevos gobernantes que queremos y defender los principios constitucionales de las ambiciones de poder a partir del populismo radical y el oficialismo corrupto, del que podemos arrepentirnos durante próximas décadas.

Twitter: @FlavioMendozaNA

%d bloggers like this: