Portal informativo de análisis político y social

MINUTO 91: Atlas, con 2 bicampeones de goleo, ¿será espectacular?

MINUTO 91: Atlas, con 2 bicampeones de goleo, ¿será espectacular?

Jun 23, 2012

Por Luis Fermín Anaya Medina *

Ya lo mencionamos en estas páginas: en teoría, Atlas parece que se reforzó de manera idónea no sólo para enfrentar el problema del descenso que le amenaza, sino también para aspirar a la liguilla por el título y hacer soñar a sus seguidores, pero además, para recuperar su futbol espectacular, alegre, ese que le ha sumado seguidores a lo largo de su historia, y que ha justificado en cierta forma la ausencia de títulos ante el consabido juego bonito.

En el torneo pasado Atlas perdió, borró de su sistema de juego el futbol espectacular en la búsqueda de salvarse, y que le dio finalmente resultado, gracias también a que Tecos fue un pésimo equipo que se diseñó para descender, como finalmente sucedió, de lo contrario, otra historia se habría escrito, sin duda.

¿Venderán de nuevo la directiva y su técnico el problema del descenso para justificar si Atlas no juega bonito, aun teniendo a dos bicampeones de goleo en el futbol mexicano? Sería el colmo. Atlas está, en teoría, para más. Conserva una defensa sólida, que fue la mejor del torneo anterior, y ahora ha reforzado su delantera con jugadores que tienen gol. Pero…

¿RECUERDOS O REFUERZOS?

Vicente Matías Vuoso y Héctor Mancilla son los dos últimos bicampeones de goleo en el futbol mexicano. Vuoso logró el bicampeonato de goleo en los torneos Clausura 2005 y en el Apertura 2006, mientras que Mancilla lo hizo en los torneos Apertura 2008 y Clausura 2009.

Pero… el pero que nunca falta. Tanto Vuoso como Mancilla, tras sus bicampeonatos de goleo y salir de sus respectivos equipos en donde los consiguieron, Santos Laguna y Toluca, en ese orden, pareció que se le terminó la producción goleadora.

De ahí que la crítica comenzó ya a jugar con una frase: “¿Serán refuerzos o recuerdos?”. Porque además ya no son unos jovencitos, Vuoso tiene 30 años de edad, en tanto que Mancilla suma ya 31, y después de los 30, para el futbol actual que se desarrolla con base en la velocidad, las piernas comienzan a pesar, los reflejos ya no son tan felinos, el tiempo de reacción es menos también. Y esto cualquier futbolista, profesional o no, lo sabe, lo avala, lo ha vivido.

Sin duda, Vuoso ya no jugará como lo hacía cuando logró los bicampeonatos de goleo, en que se abría por derecha o por izquierda, igual llegaba por el centro, con velocidad, con reacción, a tiempo, acompañando a cualquier ritmo la jugada al frente, con la contundencia deseada dentro del área motivada por reflejos o fuerza física.

Aunque también es cierto lo que reza el dicho: “Quien tuvo, retuvo”, y la experiencia de un jugador como Vuoso, si sabe ser explotada con base en sus propias capacidades, será de mucha utilidad. Al igual con Mancilla. Y esto deberá ser puesto sobre la mesa, el pizarrón, en común acuerdo con su técnico Juan Carlos Chávez, para que rinda frutos en la estrategia, se refleje dentro de la cancha y en resultados finalmente, que es el objetivo final.

¿Y LA FIESTA?

Otro aspecto que traen como sombra los dos bicampeones de goleo, es la indisciplina, que les gusta vivir de noche, que son unos hijos de la madrugada, que no se cuidan como auténticos profesionales. Este antecedente los obliga a comportarse de la mejor manera, porque sin duda estarán vigilados, no sólo por su directiva, sino también por los medios de comunicación.

Aunque de entrada, ya recibieron la complicidad de su presidente Carlos Martín del Campo, quien dijo que si son campeones, ojalá y se trasnochen diario. ¿Así cómo pues, Gaviotita? Por su parte, Mancilla dice que eso no le preocupa, que él va a demostrar en la cancha a qué vino al Atlas, a ser campeón, y que además su esposa no se le despega para nada, ¿será?

Aunque de que los hay, los hay. Recuerdo una ocasión en Atlas, cuando jugaba ahí el argentino “Chaplin” Ceballos, un delantero espectacular, pero indisciplinado a más no poder. El técnico era el “Pistache” Alfredo Torres, y después de cuatro días sin saber del “Chaplin” porque andaba de fiesta, y los dos últimos días en el hospital con suero, ya para salir a la cancha la camiseta de Ceballos la traía puesta Alberto Mariscal, y llegó el argentino, quien se escapó del hospital, se la quitó, entró al campo y anotó dos goles para colaborar en el triunfo rojinegro.

Otro caso el del uruguayo “Polilla” da Silva en Tecos. Una noche de fiesta con amigos, bien acompañado, al otro día en el entrenamiento dijo que no podía trabajar porque traía un “tironcito” en el muslo izquierdo (y cómo no). Al siguiente día entró al campo y marcó dos goles para el triunfo de Tecos. Así de fácil, pero no siempre se van a dar las cosas de tal manera, claro que no.

Y haciendo historia, el último goleador que tuvo Atlas fue en torneos largos, en la temporada 1972-73, y fue el “Astroboy” Ricardo Chavarín, quien en ese torneo marcó 23 goles, y de esto van a hacer ya casi 39 años. Hoy, Atlas sigue a la espera de tener un campeón de goleo. Ya trajo a dos que han sido bicampeones en este departamento, y además campeones con sus respectivos equipos. Habrá que ver cómo responden.

Se espera mucho de Vuoso y de Mancilla. Y pueden jugar juntos, sin duda. La gran tarea queda ahora para su técnico Juan Carlos Chávez, y no sólo de que rindan lo que de ellos todos esperamos, sino además de volver a hacer un Atlas al estilo de Ricardo LaVolpe, en lugar de un Atlas al estilo de Luis Garisto. Atlas tiene todo, en teoría, para salvarse e ir más allá, de poder llegar a la fiesta final y pensar, soñar con un título. Habrá que ver si el sueño se hace realidad.

 

EL PEZ POR SU BOCA MUERE

Héctor Mancilla, a su llegada al Atlas: “Estoy acostumbrado a pelear cosas importantes”. “Vengo para ser campeón”. “Si estamos arriba en los primeros lugares, lo del descenso se olvida solo”. “A veces se hace una imagen negativa, pero siempre he hecho caso omiso, tengo la coraza dura, las balas que llegan rebotan”.

Vicente Matías Vuoso: “Uno viene con muchas ilusiones. Uno sueña con ser campeón. Me comprometo a matarme dentro de la cancha”. “Soy centro delantero y sé que me van a exigir goles, pero tampoco me voy a poner una presión de hacer tantos goles. No sirve de nada salir campeón de goleo, si el equipo no funciona como debe”. “Lo importante es que el equipo salga de la porcentual y estando bien y clasificando, estaremos lejos del descenso”. “La idolatría no se la gana uno de un día para otro, pero quiero hacer historia con este equipo. El que llegue aquí a decir que no quiere ser ídolo, es un hipócrita”.

Juan Carlos Chávez, director técnico del Atlas: “Yo no traje al Papa Juan Pablo II al equipo, yo traje jugadores que viven, que sienten y que también pueden cometer errores pero esperemos que sean profesionales”. (Restó importancia a la indisciplina que puedan cometer sus nuevos refuerzos). “Yo pienso en un equipo que esté calificado, y esa calificación automáticamente nos va a dar la salvación, esperemos que así sea, que seamos un equipo protagonista en el torneo, será muy complicado, pero no es imposible, el equipo te da como para soñar y para pensar en buenas cosas”.