Portal informativo de análisis político y social

MINUTO 91: ¿QUIÉN DESCENDERÁ, ATLAS O ESTUDIANTES TECOS?

MINUTO 91: ¿QUIÉN DESCENDERÁ, ATLAS O ESTUDIANTES TECOS?

Ene 21, 2012

En medio del morbo, de dudas, de preocupaciones, así arrancó el Torneo Clausura 2012 para Atlas y Estudiantes Tecos en la Primera División. A la espera que no termine (aunque lo más probable es que sí, para uno de ellos) en lamentaciones. Estudiantes Tecos y Atlas, en ese orden, están en el fondo de la porcentual, boca abajo, de cara a la Liga de Ascenso, con un pie fuera, y la lucha (lo saben) será entre ellos, prácticamente, para ver quién de los dos se irá.

 

Atlas se reforzó con siete jugadores para cubrir sus cuatro líneas, en busca de lograr su permanencia en Primera División, a diferencia de Estudiantes que hizo lo contrario, dejando ir a su mejor delantero del torneo pasado, y no traer nada relevante, hasta el momento. Incluso se quedó sin director técnico en la fecha dos, tras la renuncia de José Luis Salgado.

 

Como refuerzos rojinegros para la delantera llegaron el mexicano Sergio Santana y el venezolano Giancarlo Gregorio Maldonado Barrero. En mitad de cancha su rival directo por no descender, Estudiantes Tecos, le cedió al argentino Jorge Damián Zamogilny (hasta hoy no se sabe si para que mejorara el equipo rojinegro, o empeorara), y en la defensiva llegaron dos argentinos Facundo Adrián Erpen y Leandro Damián Cufré, además del mexicano Rogelio Chávez, procedente de Pachuca. Para la portería se trajo a Jorge Villalpando Romo, mexicano procedente del Toluca.

 

LA LÓGICA

Bajo este panorama, la lógica apunta a que tendría que ser el equipo universitario el que tendría que ir tomando ruta hacia la Liga de Ascenso, al que habría que ir preparándole “Las Golondrinas” para que se las cantaran en cada estadio en el que se presente a lo largo del presente torneo. Porque a diferencia de Atlas, los universitarios no mostraron intención alguna que hiciera creer que de verdad quieren permanecer en Primera.

 

Tuvo que venir una sociedad económica encabezada al 50 por ciento por Francisco Ibarra García de Quevedo (ex presidente y socio rojinegro) para diseñar en lo deportivo un equipo que trate realmente de evitar el descenso, aunque por la gravedad del enfermo y los tiempos, parece demasiado tarde, aunque en el futbol suelen darse las sorpresas y las rachas, de pronto Estudiantes podría por ahí aprovechar, ahora sí, su condición de local y ganar los partidos en casa, que lo ayudarían demasiado, porque ya se acostumbró a jugar con la afición en contra, pues en su estadio es muy poca la ayuda del aficionado, y fuera de él, ni se diga.

 

A los rojinegros se les vio intención, habrá que ver si las decisiones tomadas fueron las acertadas, y no producto de la presión que atraviesa el equipo en todos los aspectos, pues su actual situación es resultado de la crisis deportiva, económica y de relación entre sus socios, divididos como han estado los últimos 12 años.

 

EN CONTRA

Estudiantes Tecos está siendo golpeado por una crisis económica, deportiva y la más grave, familiar. No hay acuerdos entre los hermanos Gonzalo y Antonio, vino así la desaparición del periódico diario Ocho Columnas, y en vías de extinción también el equipo de futbol, ese que surgió precisamente a instancias de Antonio Leaño, y que estuvo a punto de emigrar vendido a Acapulco, pero hubo fallas en la negociación y todo quedó en nada para que saliera de Zapopan.

 

Tras la renuncia de su técnico José Luis Salgado, se intentó contratar los servicios del entrenador Sergio Bueno, pero éste puso como condición que el “Cheto” Juan Carlos Leaño (hijo del dueño) no jugara, y se le descartó. Claro, pues a quién se le ocurre que el hijo del dueño no va a jugar, ¡por favor, Bueno! Y en la decisión final para nombrar al nuevo entrenador hay opiniones divididas. Esto en sí marca un problema hacia el interior del plantel, pues descontrola a los jugadores. Habrá que ver si Francisco Ibarra controla esta situación y la maneja finalmente en bien del equipo. Tiene experiencia.

 

En el Atlas, la guerra interna no cesa, el divisionismo provocado por malas decisiones deportivas y económicas, malos manejos del equipo, siguen aflorando y le pegan al plantel. La falta de liquidez económica tarde que temprano afectará, es algo normal, y todo esto aunado a la presión que vive el plantel partido tras partido, podría llevar a una mala racha de resultados que pondría en un filo a los Zorros. Desbocarse tan cerca del desfiladero sería mortal para la institución rojinegra, habrá que ver cómo maneja la directiva esta situación.

 

Viene la fecha cinco que enfrentará a ambos, y ahí podría ponerse más candente aún la situación entre ambos. La lucha está definida y cantada, es a muerte entre Atlas y Estudiantes Tecos, parece no haber más. Quien mantenga la cabeza fría y los pies calientes será, sin duda, el que permanezca. El otro tendrá que sufrir el descenso, y aguantar el tiempo para regresar. Atlas ya ha descendido en tres ocasiones. Tecos sería la primera desde su ascenso a Primera en 1975.

 

PARA RECORDAR

Atlas descendió en tres ocasiones a Segunda División. En la temporada 1953-54, asegurando el último lugar de la tabla al perder 0-1 contra Tampico, ascendió inmediatamente a la siguiente temporada. En los años 60 logró sus últimos títulos en la Primera División ganando la Copa México en 1961-62 y 1967-68 y el Campeón de Campeones en 1961-62.

 

En 1970-71 tuvo la peor temporada de su historia, ganando sólo cinco juegos de 34 e hilvanando 17 juegos sin ganar, aún así su descenso no se concretó sino hasta su derrota en la liguilla por la permanencia ante Pachuca. Sólo duró un año en Segunda, ascendió de la mano de Alfredo “Pistache” Torres y se convirtió en el primer equipo recién ascendido que entró a la liguilla en 1972-73, en la cual cayó en semifinales ante Cruz Azul.

 

Descendió nuevamente en 1977-78 perdiendo la liguilla por el no descenso ante Unión de Curtidores, ascendió en un año otra vez de la mano del “Pistache” Torres. En esa época vivió los peores años de su historia implantando marcas negativas para el fútbol mexicano, como las nueve derrotas consecutivas en 1980-81, los 11 partidos (1075 minutos) sin anotar gol también en 1980-81 y los 11 años sin calificar a una liguilla (1973-74 a 1983-84). Jugó y ganó dos liguillas seguidas por el no descenso a Unión de Curtidores y Tampico en 1981 y 1982.

 

Los Estudiantes, junto con el desaparecido Oaxtepec son hasta ahora los únicos clubes de la liga mexicana que ha logrado ascender desde la Tercera División, coronándose en ésta en el año de 1973, y logrando el campeonato de Segunda División, que le otorgó el ascenso al máximo circuito del balompié azteca, en 1975.

 

E-mail: patabola@hotmail.com