Portal informativo de análisis político y social

MINUTO 91: TIGRES, LA ROCA DEL WHISKY Y EL COGNAC

MINUTO 91: TIGRES, LA ROCA DEL WHISKY Y EL COGNAC

Dic 17, 2011

Cuestionado a lo largo del torneo regular Apertura 2011, incluso en la liguilla misma, a Tigres le valió y su técnico prestó oídos sordos a gritos de necios. Las críticas por su futbol seco, frío, no importaron, el fin justificaba los medios, y así fue. Tigres se coronó al final para terminar con un ayuno de casi 30 años sin ser campeón en el futbol mexicano.

 

Un futbol poco vistoso, que no llena el ojo y desagrada a la mayoría de aficionados, ha sido la característica de los equipos que ha dirigido el brasileño Ricardo “Tuca” Ferreti. Así ha sido con Chivas, Toluca, Pumas y Tigres. “Tuca” apuesta por un futbol de seguridad, de posesión y control de la pelota, más que de vistosidad o espectacularidad, ya cuando las circunstancias lo exigen, es cuando deja al equipo suelto, sabedor de que tiene jugadores que le pueden, y le resuelven dentro de la cancha.

 

Así pasó con aquellas Chivas de 1997 comandadas por Ramón Ramírez, en la misma finalísima en que golearon al Toros Neza por 6-2, y no fue que se soltó el equipo sino hasta que se estaba complicando dentro de la cancha el ansiado título del Chiverío. Sucedió con los Pumas antes de Tigres, y “Tuca” nunca va a cambiar, es su estilo, está casado con él, le ha dado resultado, aunque poco en comparación con las veces que ha llegado a liguillas, pero él puede justificarlo, ha sido, y hoy es el campeón.

 

Estos Tigres de hoy, son como el whisky o el cognac en las rocas, frío pero delicioso. No olvidemos que hasta antes del empate ante Santos Laguna en el Estadio Universitario, la afición felina ya comenzaba a presionar y reclamaba unos Tigres más agresivos y contundentes. En esos momentos miles de seguidores regiomontanos, con seguridad, estaba recordándole la mamá al “Tuca”, pero con la obtención del título todo pasó al olvido, hoy para ellos es San “Tuca”, el mejor entrenador sin duda, pues les regresó la felicidad anhelada de ser campeones.

 

COMPETIR PARA GANAR

Para Ferreti están claras las reglas del juego, en el futbol se compite para ganar, no sólo por competir. Hay inversiones millonarias en dólares que justificar, y eso se logra sólo con el título, con resultados como en esta ocasión. Jugar bonito, alegre, abierto, ofensivo, espectacular, como guste llamarle, eso sólo pasa en el barrio, en el llano, porque a nivel profesional, sólo el Barcelona que tiene auténticas figuras puede hacerlo, o el Real Madrid y el Manchester United de Inglaterra, o el Ajax o el Eindhoven de Holanda, y dependiendo del rival.

 

Nadie puede contradecir al “Tuca” ni a su futbol. En el camino se quedaron equipos que intentaron jugar más abiertos como el Morelia, Jaguares y el propio Santos Laguna. Lo que le reclaman a Ferreti es que teniendo un equipo con gran capacidad y calidad, superiores al resto de los competidores, “amarrara” tanto a los jugadores. Pero hoy, ¿qué se le puede reclamar al campeón? El objetivo se cumplió.

 

Hay felicidad en Monterrey, tanta, que hasta propuso alguien ponerle el nombre de Ricardo Ferreti a una calle. El estado de euforia que vive en este momento la afición felina no tiene ni límite ni comparación. Por supuesto que están felices también los patrocinadores de este equipo, y claro, Televisa ganó también buen dinero por sus anunciantes.

 

Cuando llegó “Tuca” a Tigres, de regreso, el equipo tenía problemas de descenso, lo sacó adelante y lo calificó, ahora, después de traer más jugadores y de calidad, el resultado está ahí, en las vitrinas de esta institución con su título de Liga número tres. Ese futbol que a pocos nos gusta, me incluyo, hoy dio resultado, ganó puntos para seguir vigente y sumando adeptos, no lo dude, porque el campeón siempre termina por imponer moda, ejemplo.

 

Hoy por hoy, aunque frío y somnoliento por momentos, el futbol de Tigres es la roca (los hielos); y el título es el whisky, el cognac que se paladea y disfruta gracias a ese hielo que suele poner sobre la cancha el “Tuca”. Hoy disfrutan aficionados, directivos, jugadores y por supuesto el propio “Tuca”. Paladean ese campeonato conquistado después de armar un buen equipo a golpe de chequera, pero con objetivos bien definidos.

 

Y VAN POR MÁS 

Pero Tigres no se duerme en sus laureles ni se conforma con esto. Quiere más. Su presidente, Alejandro Rodríguez, recién declaró que van por ¡ocho refuerzos! Cualquiera diría que al campeón no le duele ni le hace falta nada. Tigres buscará su participación en la Copa Libertadores de América en un repechaje, debido a que fue tercer lugar general en el torneo normal de Apertura 2011, y la idea es ganar ahí el boleto para sumarse a Chivas y Cruz Azul en esta justa continental.

 

Tigres quiere el bicampeonato y además ganar la Libertadores, aprovechando esta inercia de resultados, de ánimo, de hacer bien las cosas, y créalo usted, está en el camino de seguir como equipo ganador y desde ya es favorito para repetir en el próximo torneo de Liga en el Clausura 2012. Su directiva y entrenador están en la misma sintonía, saben lo que quieren y que, para lograrlo, también saben lo que necesitan.

 

No se conforman como otros equipos, Chivas por ejemplo, que gana un título y pasan años para que vuelva a ser campeón. No, Tigres sabe que está en su momento, el que ya insinuaba desde el torneo anterior a pesar de haber sido eliminado en liguilla por el Guadalajara. Tiene proyecto firme, analiza sus necesidades y les va dando respuesta en la medida de sus posibilidades. Obviamente esto tiene su recompensa, como ya lo saborea.

 

En futbol, un gran equipo no se hace de la noche a la mañana. Y para que perdure por un buen tiempo, también debe mantenerse la cabeza fría para tomar decisiones, como lo está haciendo hoy Tigres. Ojalá alguien aprenda la lección, pero que no tome como ejemplo ese futbol del “Tuca”, por favor, aunque si le da resultado por igual, bueno, pues dirá finalmente que el fin justifica los medios, y ser campeón no es lo único, lo es todo.

 

PRIMER TÍTULO

Tigres ganó su primer título de liga, yendo de lo ridículo a lo sublime en la temporada 1977-78, Tigres fue de lo ridículo a lo sublime, al obtener el campeonato de Liga 77-78, bajo la dirección técnica del uruguayo Carlos “Tanque” Miloc  y con gran actuación de  Tomás Boy y Gerónimo Barbadillo. Durante la temporada 77-78, los Tigres llegaron a tener una desventaja de ocho puntos en la jornada 21 con respecto a los Rayados del Monterrey, sus acérrimos rivales (segundo lugar de grupo), por lo que se les daba por muertos para pasar a la liguilla por el título en el llamado “Grupo de la Muerte”.

 

Los Rayados llegaban como claros favoritos para el segundo clásico de la temporada contra Tigres, ya que llevaban 12 partidos sin perder. Contrario a los pronósticos, los felinos se impusieron 4-2 y desde entonces no sólo lograron reducir la ventaja que les llevaba el Monterrey, sino que al final Tigres clasificó como segundo lugar del grupo, al sacarle cuatro puntos de ventaja a los Rayados.

 

Ya en la finalísima, los Tigres dieron un gran paso hacia la corona al batir 2-0 con goles del uruguayo Walter Daniel Mantegazza a los Pumas de la UNAM como locales. En el juego de vuelta el 27 de mayo de 1978 en el estadio México ‘68, al empatar 1-1 con los Pumas con gol de Mantegazza, Tigres se tituló.

 

SEGUNDO TÍTULO 

Tigres volvería a alcanzar la cúspide en la temporada 1981-82, al alzarse con el título de campeón de Liga. Sin embargo no fue fácil. El equipo dirigido por el uruguayo Carlos Miloc sufrió para alcanzar la tan anhelada meta, aferrándose al triunfo en una final que se definió desde los 12 pasos, en la agonía que resultan ser los tiros de penal frente a los Potros del Atlante.

 

De nueva cuenta fueron piezas fundamentales para lograr el título el mexicano Tomás Boy (hoy entrenador del Morelia) y el peruano Gerónimo Barbadillo, ídolos y figuras de Tigres.

 

TERCER TÍTULO 

Es la historia reciente en medio de una euforia que no termina. Tigres no perdió en toda la liguilla, ganó todos sus juegos, a excepción de un empate a cero ante Querétaro, como visitante, sumó nueve goles a favor por uno en contra, para una diferencia de más ocho. Es decir, sumó 16 de 18 puntos posibles.

 

Su primer rival fue el Pachuca al que derrotó por 0-1 y 3-0 para un global de 4-0, le siguió el Querétaro con el que empató a cero de visita y venció 1-0 de local. Y en la gran final ante Santos Laguna, al que venció 0-1 de visita y por 3-1 de vuelta para un global de 4-1.

 

Además, estos felinos regiomontanos tienen dos títulos de Copa, uno conquistado en la temporada 1975-76, derrotando al América, lo que significó en ese momento el primer título oficial en Primera División ganado por un equipo de Monterrey, y Tigres tenía como su goleador al “Alacrán” Alfredo Jiménez. El segundo título de Copa se lo ganó al Atlas, venciendo a los Zorros en el mismísimo Estadio Jalisco por 0-1 para un global de 2-1 en su favor. Irónicamente, siendo campeón de Copa Tigres descendió en ese torneo 1995-96.

 

E-mail: patabola@hotmail.com