Portal informativo de análisis político y social

MIOPÍA SOCIAL Y POLÍTICA

MIOPÍA SOCIAL Y POLÍTICA

Jul 16, 2011

Se avizoran “elecciones de ignominia para el 2012”, así calificó el luchador social, Javier Sicilia, el riesgo de que las cuestiones políticas se mantengan idénticas a los últimos procesos y los funcionarios públicos “chapulines”, aprovechando los recursos públicos de sus actuales cargos, se dediquen a hacer campañas disfrazadas para sus aspiraciones futuras. El poeta también tocó un punto muy delicado que debe movernos a reflexionar: hay zonas controladas por el crimen organizado, donde si levantan una casilla, será con la anuencia de la delincuencia, así que tendríamos que preguntarnos “¿Por quiénes estamos votando, por Partidos políticos o por cárteles?”, advirtió.

Mucho se ha hablado de los peligros que corre el país si se cuelan narco-candidatos, sin embargo, “el monstruo de mil cabezas” puede tener distintas facetas y más cuando se da a conocer que en sus actividades criminales ya están usando estrategias electorales al controlar comunidades y de ahí pueden crecer a distritos quizás. Pero no se necesita tener habilidades predictivas para percatarse del posible escenario futuro. En estos días, cuando informativamente cubría el desbordamiento del canal en La Martinica de Zapopan, también palpé lo que sucederá en el proceso electoral, nada diferente a lo que se vivió en las elecciones del Estado de México y Nayarit (entre otros)… me refiero claro, al abstencionismo.

“Estamos muy lastimados, ya no creemos en nada, administraciones van y vienen, estamos peor”, le decía uno de los damnificados a los elementos de Bomberos y Protección Civil, que les ofrecían su apoyo para sanear la vivienda que había quedado bajo la suciedad de las aguas negras. Ellos, los afectados, se negaron: “déjenos lo poquito que nos quedó –mientras miraban una mochila–, ya no queremos nada, ustedes sólo lo hacen porque viene el alcalde, dejen que vea cómo está. Cuando vengan los de Sedesol para que vean todo lo que perdimos, no tenemos nada”.

Ese desánimo, esa apatía, esa desconfianza en los políticos es lo que se verá reflejado en las urnas seguramente. Otros afectados ya advertían: “Se las vamos a cobrar al Gobierno, esto nos pasa año tras año, dicen que es nuestra culpa por vivir aquí, pero ¿a dónde quieren que nos vayamos?”.

Lo cierto es que seguimos en un círculo vicioso: los gobernantes aperciben a quienes viven en zonas de riesgo, los habitantes no se van, argumentando pobreza. Y al llegar la desgracia, los políticos van a esas casas y prometen ayuda, quieren quedar bien, pues significan votos. Finalmente, terminan sacando dinero del erario para menguar los daños y la gente sigue viviendo ahí. Para el siguiente año en el temporal de lluvias, es lo mismo.

¡Ah!, y por cierto, nadie tiene la culpa: ni los que hacen obras malhechas, ni los que se asientan en lugares de riesgo, ni quienes lo permiten. Todos tienen sus propios argumentos y diferentes intereses. El iniciar el temporal fue Tlajomulco, después La Martinica, mañana será El Briseño, luego Mesa Colorada, le seguirá El Deán o cualquier zona de Tlaquepaque o Tonalá. Nada cambia en realidad, sólo se sigue sobreviviendo. No hay soluciones de fondo, es simple maquillaje, sólo se trata de las próximas elecciones. Esa es la miopía de nuestro sistema político y de los ciudadanos, su visión es corta.

Sin embargo, su caminar desesperado es el que intenta alcanzar sus anhelos de largo plazo. Digamos que son ayudantes del achichincle y ya tienen planeado su camino hasta llegar a Los Pinos. ¿Quién dijo que la película “La Ley de Herodes” era ficción? Si la ley se hizo para violarse, el que tiene más saliva come más pinole. Hay que ver quién da discursos más largos, quién sale en la foto. Si le reglamentan la precampaña, pues inicia la pre-precampaña, “porque vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

¿Qué pasará en el próximo proceso electoral? Lo mismo: apatía del electorado, políticos que se avivan para ganar el pastel que queda, y las comunidades sobreviven con sus riesgos. Nuestra miopía cada vez más se vuelve ceguera que nos impide concientizarnos de que ese precisamente, es el riesgo.

 

* Es periodista multimedia

Twitter @adrianalunacruz

analisis@notiemp.com