Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Amnistía esperada

Opinión: Amnistía esperada

Feb 26, 2018

Por Héctor Romero Fierro //

Hace algunos días el eterno candidato Manuel Andrés Lopez Obrador MALO, anuncio su interés en promover una nueva Constitución en nuestro país, lo anterior adquiere relevancia porque México no necesita una nueva Constitución, pero si así fuera, tendría en todo caso que ser elaborada tal y como se modificó la de 1857 por un Congreso Constituyente, mas no como otra de las ocurrencias de MALO, por una amplia asamblea de “ancianos venerables de las comunidades indígenas, maestros y maestras, padres, madres de familia, jóvenes, filósofos, antropólogos, psicólogos, especialistas (sic), escritores, poetas, activistas, indígenas, y líderes de diferentes religiones. Será un diálogo ecuménico, interreligioso, entre religiosos y no creyentes, para moralizar a México”, señaló.  

Esta ocurrencia ahora la mencionó durante la toma de protesta como candidato del Partido Encuentro Social, donde tratando de quedar bien con los integrantes de ese partido, continuamente efectuó referencias religiosas de Jesús, de Aristóteles, para con ello regresar a su línea de convencimiento de su República Amorosa, concluyendo que ”se señala que Jesús manifestó con sus palabras y sus obras su preferencia por los pobres y los niños, y para muchos, Cristo es Amor”. 

Adoptar en base a esta nueva ocurrencia una nueva Constitución implicaría violar el Artículo 24 Constitucional que establece: “Artículo 24: Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política. El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohiban religión alguna. Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.” 

Esta nueva ocurrencia se suma a sus tantas declaraciones de que desea “regresar” nuestra Constitución al texto original de 1917. Lo que no entiende MALO es que precisamente uno de los pilares de la democracia es la libertad de que cada Individuo pueda gozar de valores diversos, siempre y cuando lo hagamos dentro de la ley. Además de que nuestra constitución es producto de grandes aportaciones a lo largo de los años y que es un referente a nivel mundial. 

Nuestra constitución establece claramente el principio de laicidad y equilibrio de poderes, tratar de estar sobre las facultades del Congreso de la Unión y de las Legislaturas de las entidades federativas, esto es, nuestro Constituyente Permanente, es una locura.

Es una señal preocupante que todos debemos evaluar, ya que es un verdadero riesgo para nuestra estabilidad política y un claro atentado a nuestra vida institucional. 

Recordemos que hace algunos años Hugo Chávez en Venezuela, inició hablando de moralizar el país, después alteraron la constitución venezolana para lograr la reelección, cambios que han dejado ese país en la ruina y sin libertades, con una economía totalmente destrozada.   

Esto se suma al intento de llevar al Senado de la República a Napoleón Gómez Urrutia, quien tiene una investigación pendiente por haber desaparecido 55 millones de dólares del fondo de los trabajadores mineros, por lo que, según los mineros huyó de país, y no como lo quieren hacer aparecer como un perseguido político. 

Otro escándalo similar es el intento de imponer como candidato también al Senado a Nestora Salgado quien tiene órdenes de aprehensión por arresto y secuestro de personas en sus pueblos ya que se le acusa de haber participado al menos en 48 secuestros y logró salir de la prisión, no porque hubiera demostrado su inocencia, sino por un simple error procesal al violarle sus Derechos Humanos al momento de su detención.

Cuando El señor López anunció que daría amnistía a los delincuentes, jamás imaginé qué tan pronto los llevaría al Senado por la vía plurinominal. Definitivamente el mejor enemigo de López Obrador es precisamente López Obrador.

%d bloggers like this: