Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Cantar y gobernar

Opinión: Cantar y gobernar

Nov 20, 2017

Por Ramiro Escoto //

Es cierto que la constitución no establece restricciones de profesión para ser candidato, pero no es posible que se advierta que en lo que se buscan en el 2018 es sacar a México del atolladero. Esta semana se confirmó la intención de Sergio Goyri y de Vicente Fernandez Jr de querer contender por un puesto de elección popular el 1 de julio, el primero quiere ser alcalde de Tlajomulco y el segundo gobernar Jalisco.

Seamos Serios, de verdad…la experiencia de artistas representando a la sociedad no ha sido buena, no ha dado o generado bien común, y ejemplos bastan y sobran: Silvia Pinal, La Tigresa, Julio Alemán y la más reciente: Carmen Salinas.

El caso de Cuauhtémoc Blanco no ha sido suficiente para entender que no es lo mismo dominar un balón o un escenario que entender y solucionar problemas de la comuna. ¿Quiénes serían los que gobernarían junto a Fernández Jr o Goyri? ¿Cómo solucionarían los problemas que aquejan a quienes quieren gobernar? No, no creo que seamos capaces de creer que en ellos está la solución a lo que tanto hemos buscado, no es una telenovela (ya suficiente tenemos con Angélica Rivera representado al gremio actoral en Los Pinos), ni tampoco es un acto donde el canto alivia las penas.

¿Se acuerdan de hace 3 años el caso de Lagrimita?, los costos de su candidatura, los que usted y yo pagamos extra en la reimpresión de las boletas por su aceptación en la contienda tras un fallo judicial y en qué terminó, en eso, en una experiencia de la que hay que aprender y no repetir, porque simplemente no le hace bien a la democracia.

Hay quien esté postulando a estos profesionales de los escenarios bajo el argumento de que tienen muchos seguidores, pero eso no significa que lleguen siquiera a lograr colarse como secretarios o regidores, el caso reciente lo tenemos también en los que buscan desesperadamente la firma para alcanzar ser “independientes” y le batallan, aun y cuando presumen números de seguidores en redes sociales que no son otra cosa que mediciones virtuales y nada más.

La política requiere de cierta manera de una experiencia, y no hablo de pertenecer a un partido político, requiere de diplomacia y de un equipo que entienda y resuelva lo que es urgente con el presupuesto que tienen, el manejo del tiempo, las capacidades de su equipo y el respaldo de quienes votaron y no votaron por ellos. Se requiere además de experiencia en el trato con la oposición, porque aunque no sean “políticos” tendrán a sus enemigos en la propia casa y hay que hacer uso de la “política para salir adelante”.

¿Estos personajes que buscan, que quieren estar en la boleta tienen algún nexo con quien pudiera quedar como diputado o senador como para poder tener un interlocutor para atraer recursos o programas específicos?, insisto, seamos serios, que uno tome su guitarra y su mariachi y el otro su guión para actuar.

No busco en esta columna convencer a nadie, pero sí busco generar conciencia que no es lo mismo querer a conocer, hoy en día, he entrevistado a decenas de alcaldes y la respuesta de todos coincide en que no fue lo mismo la campaña que la realidad cuando se gobierna. Hoy tenemos el rezago de decenas de años y no alcanzan mil días para cumplir lo que se prometió a la población, no gobiernan solos, y no hay quien tenga el equipo perfecto, por eso no veo en ellos el respaldo que necesitamos hoy en Jalisco y en Tlajomulco.

Tampoco debemos permitir que Vicente Fernandez Jr. y Sergio Goyri se conviertan en “cortina de humo” porque no harán otra cosa que hacer que la contienda sea cara y mala, porque en ambos habrá muchas “selfies” y pocos votos, eventos caros que no fomentan la política y sí la distracción de algo que hoy nos debe ocupar y preocupar: un México que ya no necesita boleto para más espectáculo.