Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Doble nacionalidad

Opinión: Doble nacionalidad

Jun 10, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Héctor Romero Fierro //

Una burla del partido político Morena la candidatura al Senado de la República de dos personajes que son famosos, pero no precisamente por ser grandes ciudadanos que tengan mucho que aportar a “La Republica”. Me refiero a las candidaturas de Nestora Salgado García y de Napoleón Gómez Urrutia, ambos señalados como presuntos delincuentes por diversos hechos graves cometidos en el país según narran diversos medios de comunicación, y por ello, para evadir la justicia, no radican en el país. Además los dos tienen doble nacionalidad como estrategia para protegerse de cualquier detención ordenada por México.

Nuestra Constitución Política es muy clara, en su articulo 32 claramente señala: “El ejercicio de los cargos y funciones para los cuales, por disposición de la presente Constitución, se requiera ser mexicano por nacimiento, se reserva a quienes tengan esa calidad y no adquieran otra nacionalidad. Esta reserva también será aplicable a los casos que así lo señalen otras leyes del Congreso de la Unión.” Por ello, cualquier mexicano que haya adquirido otra nacionalidad no es elegible, ni puede desempeñar un cargo publico que la propia carta magna reserva exclusivamente como es la senaduría, ya que para dicho cargo se establece, como requisito, entre otros: “- Ser ciudadano mexicano, por nacimiento…”

Sin embargo, el Instituto Nacional Electoral INE, ignoró esta disposición constitucional y permitió que Morena registrara la candidatura de estos dos “ciudadanos ejemplares”, por lo que el PRI impugnó ante el Tribunal Electoral por un lado, que en este caso analizó, la elegibilidad del ex líder minero Napoleón Gómez Urrutia, resuelta bajo expediente SUP-RAP-89/2018 de la Sala superior, y ahora este órgano electoral resolvió, en forma por demás errónea, dicha impugnación validando el registro, aduciendo argumentos ilógicos como paso a señalar.

Desde febrero un conocido blog de apasionados del derecho, “Abogados sin corbata”, habian señalado la inelegibilidad del ex líder minero al Senado de la República, expresando algunos conceptos con lo que coincido plenamente.

Señala el Tribunal Electoral: “…La Ley de Nacionalidad en los artículos 16 y 17 establecen que los mexicanos por nacimiento a los que otro Estado considere como sus nacionales, deberán presentar el certificado de nacionalidad mexicana cuando pretendan acceder al ejercicio de algún cargo o función para el que se requiera ser mexicano por nacimiento y que no adquieren otra nacionalidad.

Para la emisión de dicho certificado, los solicitantes deben formular renuncia expresa a la nacionalidad que les sea atribuida, a toda sumisión, obediencia y fidelidad a cualquier país extranjero, especialmente de aquél que le atribuya la otra nacionalidad, a toda protección extraña a las leyes y autoridades mexicanas, y a todo derecho que los tratados o convenciones internacionales conceden a los extranjeros. Asimismo, deberán protestar adhesión, obediencia y sumisión a las leyes y autoridades mexicanas y se abstendrán de realizar cualquier conducta que implique sumisión a un Estado extranjero…. De este modo, para el sistema jurídico mexicano, sólo basta el aludido certificado, para que algún ciudadano o ciudadana que cuente con doble nacionalidad acceda a un cargo público para el que se requiera ser mexicano por nacimiento; esto es, la normativa mexicana no exige algún otro documento para acreditar la renuncia a otra nacionalidad…”

Es cierto que nuestra Constitución no señala el requisito lógico por cierto, que si debió tomar en cuenta el Tribunal de que no basta simplemente llenar al solicitar el Certificado de nacionalidad mexicana en donde supuestamente señala Napoleón que renuncia a la nacionalidad canadiense, sin que en la práctica se de ese hecho, ya que es necesario que esa renuncia se perfeccione de acuerdo a las normas del derecho canadiense, de lo contrario es un claro fraude a la ley, ya que el ex líder sindical en ningún momento ha presentado ante el Gobierno de Canadá la citada renuncia, que ahora solo consta en un formato archivado por el gobierno mexicano y luego entonces a la fecha, contrario a la Constitución, por una obtusa óptica del Tribunal Electoral, es elegible para el Senado a pesar de seguir teniendo sin lugar a dudas, insisto la ciudadanía canadiense y por ende tiene la protección y sumisión a ese Estado, tan es así, que aun radica en Canadá, y tiene el descaro de señalar que vendrá al país hasta pasar las elecciones, claro ya con fuero.

Yo no se que tantos votos le represente a Manuel Andrés Lopez Obrador (MALO) incorporar a sus filas a estas y otras personas, pero es claro que prefiere pactar con presuntos delincuentes, que se escudan en una doble nacionalidad para evadir a la justicia pero que le causarán un grave daño al país, ya que avalado por el Tribunal Electoral, tendremos en el Senado, órgano que entre otras cosas es el encargado de la política exterior, a personas sumisas a sus Estados distintos al mexicano. El propio Tribunal Electoral en sentencia diversa había señalado: “Una persona con dos nacionalidades tiene una situación ambivalente al tener deberes jurídicos y morales con más de un Estado”, luego entonces pareciera que el Tribunal Electoral ahora solo quiere quedar bien con “ya sabes quien”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad