Portal informativo de análisis político y social

Opinión: El civismo, la historia y una elección

Opinión: El civismo, la historia y una elección

Ene 14, 2018

Por Ramiro Escoto Ratkovich //

¿Puede decirme qué cambia en esta elección del 1 de Julio?: Personajes, guerra sucia, chapulinazos, señalamientos, encuestas… el ambiente que enoja más a los ciudadanos al entrar a una etapa de 2 meses de llamadas “pre candidaturas” donde los actores por partido es uno y de ahí en adelante la farsa de construir en los comités políticos la llamada unidad. Actos donde enfrentamientos han sido la nota, personajes que ofrecen cambiar el panorama sin tomar encuentra que no depende de ellos sino de un sistema perfecto (que no ha sido así) para normar y hacer leyes, y otras que las apliquen. Personajes que hay que enviar a la escuela para que repitan la secundaria y la materia de Civismo.

Tenemos señalamientos de que los independientes, presumiblemente compraron padrones de credenciales y las sumaron a sus “listas”, tenemos señalamientos a precandidatos sobre historia de corrupción y asociación delictuosa y la invitación a debates a transparentar su situación y simplemente no van, no dan la cara, no debaten.

Hay amenazas en todos lados y escucho con cierta preocupación al ciudadano común que en estos tiempos se angustia por el alza en precios, por la creciente ola de delincuencia y por la falta de gobernabilidad, incertidumbre en los hombres que buscan un puesto, y su capacidad para cambiar la realidad, para transformar el Distrito, el municipio, el estado o la nación.

Hay quienes invaden nuestro whatsapp con propaganda, con mensajes cuyos contenidos son redactados con argumentos que pretenden desacreditar a un personaje que busca estar en la boleta, así en el anonimato, influyendo en decisiones y mantener al rival más débil o más fuerte según convenga, así, a merced de quien lo recibe y lo replica; verdaderos maestros de la redacción y producción audiovisual.

Vendrán, dice el INE, una serie de debates para “conocer las propuestas” de quienes aspiran a un cargo público, todos esperamos un show mediático que despierte el morbo de tal o cual ataque entre los personajes que hoy acaparan los tiempos en radio, televisión y prensa. Somos parte de esa costumbre que se ha hecho historia, y es la historia que no cambia, que no se transforma.

Hay quienes ya dan por vencedor a un personaje y hay quienes no ven en los contendientes una salida, y están “analizando” en donde colocar su voto para no darlo a la ideología que no es congruente con lo que se busca. Los Jóvenes están apáticos, es una elección de mujeres, y la equidad es sólo un “modismo”, un verbo pero no sustantivo.

Personajes de la farándula que siguen buscando curules, pensando que es un “escenario” y no lo que representa, sin civismo o compromiso. (Dígame qué artista que ha sido diputado ha generado cambio desde su posición) independientes que no son independientes y ahora navegan en barcas que desconocen sus mares de origen.

La elección comenzó desde conocer justo por quien imponen los mismos grupos, los mismos nombres, los mismos intereses. ¿Adónde vamos? ¿Adónde mismo?… porque hay que ver que no llevamos un rumbo recto ni hacia arriba, curioso, la caída nos despeina.

El menos “peor” dice mi abuelita es el que nos diga los “cómos”, y de nosotros tocará participar, votar, confiar, denunciar y colaborar, no será fácil, pero esto ya no depende ni del Presidente entrante, ni de la cárcel al corrupto. El renacer está en la oportunidad de sumarnos a un proyecto y ser factor de cambio. Paciencia.