Portal informativo de análisis político y social

Opinión: El poder de los wifieros

Opinión: El poder de los wifieros

Oct 8, 2017

Por Héctor Romero Fierro //

Dicen que en política la forma es fondo, y algunos partidos políticos siguen subestimando el efecto de las redes sociales en la política, así vemos cómo partidos políticos que no tienen oferta real y que sus promesas de campaña no tienen el más mínimo sustento incrementan el número de seguidores de forma exponencial, y también vemos con preocupación que el Presidente de la República no sabe explicar ante los votantes sus logros y sus notas son fácilmente desplazadas de las redes, muchas veces con noticias falsas, pero de fácil circulación en este nuevo medio de comunicación.

Lo anterior lo comprobamos en varios eventos durante los días posteriores al temblor del 19 de septiembre, donde en muchas ocasiones las redes sociales inundaban de noticas falsas opacando cualquier noticia positiva de la actuación del Gobierno Federal o del de la Ciudad de México, enemigos mentales de Pejeova y de los seguidores de Morena Co.

Yo considero criminal el que se hayan difundido una serie de noticias falsas y rumores con el único propósito de denostar al opositor político y hacerlo quedar como incapaz e irresponsable ante la comunidad y con mayor énfasis ante la comunidad internacional ansiosa de noticias de lo que ocurría en su tierra.

Lamentablemente esas mismas redes sociales cada día informan menos y sus integrantes simplemente retransmiten la misma basura que recibieron, sin entenderla y mucho menos sin comprobar su veracidad.

Morena se ha vuelto especialista en el uso de redes sociales y muchos de sus “distinguidos” seguidores en propalar noticias falsas, con un manejo tan perverso que el mismo Hitler lo hubiera envidiado, siguiendo el principio que se atribuye a Goebbels, Ministro del Reich para la propaganda nazi y que se resume en la frase “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, y es así como esos que un comunicador define como “la legión de imbéciles” que simplemente reenvían y reenvían sin analizar nada en realidad llenan las redes de mentiras muy bien planeadas en cuanto sus efectos.

Destacan los millennials, considerando en este grupo a aquellos jóvenes que llegaron a la etapa adulta después del año 2000; tienen un gran afecto por la tecnología y se adaptan rápido a los cambios, son altamente dependientes de la conexión electrónica por WiFi y en el argot común se les denomina como wifieros. The Competitive Intelligence Unit define a los wifieros como los usuarios de equipos móviles (smartphones y/o tabletas) que se conectan a internet a través de accesos públicos basados en redes fijas, también conocidos como hotspots. Estos puntos representan casi siempre una alternativa gratuita al acceso la web vía datos móviles. Los accesos públicos más comunes se localizan en plazas públicas, centros comerciales, parques, cafeterías, centros educativos, entre otros.

Esa unidad de investigación revela en su último informe que durante el segundo trimestre de 2017 el número de líneas móviles en el país alcanzó 112.8 millones. De éstas, 95.9 millones estaban asociadas a un teléfono inteligente (smartphone) con capacidad de conectividad a redes WiFi. A éstos se agregan 1.1 millones de usuarios que contaban con tableta como único medio de acceso a internet, llevando así la contabilidad total de wifieros a 97.0 millones, por lo que se torna sumamente atractivo como blanco de las campañas políticas, ya que muchos de ellos jamás leen un periódico y cada día ven menos televisión abierta.

El estudio agrupa a los wifieros de acuerdo a sus hábitos de consumo. En primer lugar, señala a los intensivos, quienes cuentan con un acceso muy limitado a servicios de Banda Ancha Móvil. Estos usuarios totalizan 20.6 millones, 21.2% del total. Ahí se encuentran los usuarios móviles bajo la modalidad de prepago. En segundo lugar, ubicamos a los mixtos que representan 41.2% del total (39.9 millones), cuyo gasto mensual en telefonía móvil ($70.4 pesos en promedio) les permite tener acceso constante a algunos recursos de internet como redes sociales y mensajería instantánea. Este segmento logró un crecimiento de 48.0% durante el año.

En tercer lugar están los wifieros con una conectividad total (“Always-On”), quienes basan su acceso a internet principalmente en datos móviles y alcanzan 36.5 millones, equivalente a 37.6% de los wifieros. Aquí se encuentran los clientes de postpago o los de prepago.

Esto explica la importancia de esta nueva forma de comunicación que inclusive en la elección presidencial anterior no fue relevante.

¿Sera cierto que en política todo se vale? ¿No habrá límites éticos a la actuación en las redes sociales? ¿Es necesario legislar en la materia? ¿las propias redes tienen capacidad de auto regularse? Son preguntas que debemos de contestarnos antes de que iniciemos las campañas políticas del 2018. De lo que no tengo duda es que el PRI tiene que interesarse en las redes sociales a fondo y aprenden a comunicarse con los “millennials”.