Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Es una mentada

Opinión: Es una mentada

Ago 19, 2017

Por Héctor Romero Fierro //

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el Proyecto de financiamiento para Partidos Políticos y candidatos independientes de $6,788´900,016 seis mil setecientos ochenta y ocho millones novecientos mil dieciséis pesos para las elecciones federales del 2018, muchos dicen que es una cifra record, otros que es el mayor financiamiento de la historia. Yo opino que en las condiciones actuales del país, esa cifra es una mentada de madre a nuestra inteligencia.

Este presupuesto deberá enviarse aún al Ejecutivo para que éste, a su vez, lo integre al Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2018 y que deberá ser, en su caso aprobado, por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión antes de que termine este año, al ser esa aprobación una facultad exclusiva de esa Cámara de acuerdo a la fracción IV del artículo 74 de nuestra Constitución.

A esta cifra además hay que adicionarle lo que las 32 entidades federativas gastarán en la organización de sus elecciones estatales, que según estimaciones será del orden de otros 6 mil millones de pesos más, lo que nos da la cantidad de 13,000 mil millones de pesos, que es lo que nos costará, a los contribuyentes las elecciones del próximo año, donde los mexicanos deberemos elegir desde el presidente de la república, senadores, diputados federales, varios gobernadores, diputados locales y autoridades municipales, entre otros.

Cada seis años, se pone sobre la mesa la importancia de que en nuestro país el proceso electoral sea pagado con recursos públicos, con lo que dicen, los que dicen saber, que con ello se propician condiciones de equidad y autonomía de la política frente a intereses privados o eventualmente ilegales.

Por otro lado está la postura, de muchos de nosotros que pedimos a gritos, no que se cancele el financiamiento público a los partidos políticos, pero sí que se haga más racional ese gasto, además de disminuirlo radicalmente. La excusa que siempre nos dan, principalmente es que con ello se elimina el riesgo de dinero del narco en las campañas políticas, situación falsa como hemos podido apreciar en los casos de Iguala, Guerrero o recientemente el vínculo entre el Jefe Delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado y el narcomenudista Felipe de Jesús Pérez Luna (a) “El ojos”, aunado al control de ilegales moto-taxis del mismo grupo criminal, todos estos personajes muy cercanos al partido Morena. Ese escándalo pareciera que no es exclusivo de esa Delegación, sino que hay varias delegaciones más gobernadas por Morena involucradas. Esperemos se investigué ya.

Pero además los obesos partidos políticos se han negado a reducir el exagerado número de diputados y senadores plurinominales, que en su momento fueron necesarios para la democracia mexicana, pero que actualmente salen sobrando, recordemos que solo en el Congreso de la Unión contamos con doscientos diputados federales plurinominales y 32 senadores que se eligen, no obstante que pierden la elección por ser la primera minoría y 32 senadores plurinominales, también llamados de representación proporcional, esto es 64 Senadores que no son electos por los votantes. A esto adicionemos costos como las ratificaciones de mandato y el altísimo costo de los Tribunales electorales tanto federal como de sus espejos estatales.

Imagine usted, amigo lector, el costo que representa para nuestro país la democracia, primero exagerado costo de los procesos electorales y luego el costo de sueldos y gastos para mantener a todos esos diputados y senadores plurinominales y de primera minoría que México, ya no los requiere, ¿O no presumimos de ya ser una democracia madura? Entonces no regalemos huesos, que quien gane la elección gobierne, máxime que en algunos puestos ya existe la reelección. Preguntemos a los partidos políticos, a todos sin distinción, ¿por qué se niegan a eliminarlos? Yo creo que bastan y sobran por el momento 300 diputados federales y 32 Senadores, y que se eliminen también los plurinominales de las legislaturas de los Estados.

Aprovechemos también para analizar la conveniencia voluntaria u obligada de una reforma a la Ley del Impuesto sobre la Renta en nuestro país, sería sano bajar la tasa del Impuesto, cosa que tendrá que hacer nuestro país si Trump lo hace, e implementar ahora sí un IVA generalizado que le de recursos suficientes al gobierno para cubrir la cobertura médica y social universal y otras inversiones de infraestructura necesarias.

Tanto la reforma electoral y la fiscal se pueden lograr con voluntad de los partidos políticos, de lo contrario, pronto lo exigirá la sociedad.

%d bloggers like this: