Portal informativo de análisis político y social

Opinión: FOJAL y su futuro

Opinión: FOJAL y su futuro

Oct 15, 2017

Por Héctor Romero Fierro //

En Jalisco hay dos impuestos estatales que afectan gravemente la productividad del Estado, me refiero precisamente a los “Impuestos sobre Nóminas” y al nefasto “Impuesto sobre Negocios Jurídicos e Instrumentos Notariales”.

El primero se causa al aplicar la tasa del 2% a: “los pagos que en efectivo o en especie, realicen personas físicas o jurídicas en el Estado de Jalisco, por concepto de remuneración al trabajo personal prestado bajo la subordinación de las mismas con carácter de patrón……..” Esto es lo que llamamos personal asalariado o de nóminas.

El segundo se causa a la tasa general del 1% prácticamente sobre cualquier contrato celebrado en el Estado de Jalisco, veamos su objeto: “I. La celebración, realización o expedición de cualquier contrato, convenio y acto jurídico en general, excepto aquellos relativos a la transmisión de la propiedad inmobiliaria, atendiendo a que la transmisión patrimonial es materia tributaria reservada exclusivamente a los Municipios….” y “II. La protocolización, asiento en el libro de registro, realización, expedición o autorización de convenios, contratos, actos jurídicos, documentos, actas y pólizas ante fedatario público, excepto aquellos relativos a la transmisión de la propiedad inmobiliaria, atendiendo a que la transmisión patrimonial es materia tributaria reservada exclusivamente a los Municipios….”, y “III. En los demás contratos, actos o instrumentos notariales de índole no contractual o sin valor pecuniario”.

Como se puede observar, este segundo impuesto se causa prácticamente casi por pensar en celebrar cualquier tipo de contrato o convenio, tenga o no valor la operación. Por ello, tanto los Corredores Públicos como los Notarios del Estado hemos insistido que dicho impuesto debe desaparecer, simplemente porque desalienta las operaciones comerciales en el Estado, al grado que muchísimas operaciones comerciales que se celebrarían aquí se mudan a entidades vecinas, simplemente para no pagar el citado impuesto, descuidando nuestras autoridades que esa operación dejaría en el largo plazo muchos más ingresos que lo captado por el regresivo impuesto.

Este momento es el adecuado para que el Gobernador del Estado y los señores diputados evalúen dos propuestas de la sociedad, la primera la derogación del “Impuesto sobre Negocios Jurídicos e Instrumentos Notariales”, y segundo cumplirle a la Iniciativa Privada del Estado la promesa de que parte del Impuesto sobre Nóminas se devolvería vía incentivos a dicho sector productivo tal y como teóricamente ocurre en el Impuesto sobre Hospedaje.

Ahora surge una propuesta conveniente tanto para el Sector Privado como para el Ejecutivo estatal y el Congreso del Estado, devolver vía capitalización del Sistema Estatal de Financiamiento FOJAL parte importante del Impuesto sobre Nóminas y convertir dicho fondo de apoyo empresarial en dicho sistema y como consecuencia de ello, en un Banco Estatal de Fomento Empresarial, que tanta falta hace en el Estado.

Puedo señalar que Aristóteles Sandoval recibió el FOJAL como un ente totalmente aislado, individual, excluyente, ineficiente y con procesos manuales anacrónicos y después de casi seis años el Fideicomiso está totalmente integrado a los Ecosistemas de Emprendimiento de los pequeños empresarios del Estado, es incluyente, vinculado al sistema, eficiente y sus procesos casi en su totalidad digitales como debe ser un sistema del siglo XXI.

Solo para darnos una idea del crecimiento de este importante fondo de fomento en lo que lleva del sexenio en 2010 colocó créditos por 443.3 millones de pesos, ahora estima cerrar el año con más de 784.3 millones que es lo que actualmente tiene colocado y operar créditos a los emprendedores de más de mil millones de pesos para 2018. Su patrimonio neto solo era de 457.4 millones de pesos en 2009 y actualmente de 918.3 millones de pesos casi al cierre de 2017 pero lo más importante, una entidad financiera no es sana operativamente si no recupera lo prestado para poder volver a prestarlo, pues bajo su índice de cartera vencida del 9.79% en 2010 al 4.34% en 2017. ¿Pero como se logró todo esto? Muy sencillo, con voluntad de hacer las cosas bien, y entregando la operación a un financiero especializado con muchos años de experiencia en Banca de Desarrollo, me refiero al amigo Xicoténcatl Méndez Pizano, quien solo vino a aplicar sus conocimientos financieros y hacer de FOJAL un ejemplo nacional, envidia de los sistemas de financiamiento de muchos Estados de la República, incluso del mismo INADEM del Gobierno Federal.

Si eres emprendedor acércate a FOJAL e inicia por tomar los cursos de su Academia de Emprendedores. Imagine amigo lector, si esto se ha logrado solo con recursos propios, que se podrá hacer con asignarle una parte de los ingresos del Impuesto de Nóminas para su capitalización.