Portal informativo de análisis político y social

Opinión: ¿Herencias malditas?

Opinión: ¿Herencias malditas?

Ago 12, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

Por Héctor Romero Fierro //

El pasado 8 de agosto el diputado federal Jorge Álvarez Máynez, del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano (MC), presentó nuevamente una iniciativa para reformar la Ley del Impuesto sobre la Renta (la cual ya la habían presentado en 2016) con el propósito de gravar con impuestos las Herencias en nuestro país, y no obstante su corte eminentemente populista que al parecer será moda los próximos años, esperamos sea mandada a la congeladora de la Cámara de Diputados por improcedente.

Independientemente de que las consideraciones de su propuesta sean o no válidas, debo señalar que dicha iniciativa parte de una premisa equivocada ya que con el Impuesto sobre la Renta (ISR), se pretende desposeer a aquellos que tienen la fortuna de heredar y quedarse como en la misma iniciativa lo señala, en el mismo estrato social en que se encontraba, a juicio del diputado, sin haber trabajado, mientras que aquellos que no tienen las misma suerte, permanecen en el infortunio de la pobreza, situación a todas luces equivoca, ya que si consideramos a la familia como núcleo fiscal precisamente el autor de la herencia fue el que trabajó y ya pagó su Impuesto sobre la Renta y precisamente el modelo mexicano ha considerado a la familia como un núcleo global y por ello siempre ha considerado la exención de los donativos o herencias entre ascendientes o descendientes en línea recta, sin limitación de grado, exentos del Impuesto sobre la Renta. Inclusive el impuesto por premios, loterías y encontrar tesoros, sería menor que por heredar.

El propio legislador ha considerado que cuando un donativo se realiza a un tercero fuera del núcleo familiar debe sin lugar a dudas pagar impuesto, ya que no es un simple cambio del titular de los bienes dentro del mismo núcleo, sino que un tercero es quien se beneficia sin lugar a dudas al modificarse sin razón aparente en forma positiva su patrimonio.

En el caso de la iniciativa que comento, además de populista la misma carece de una adecuada técnica legislativa e ignora los principios fundamentales de la materia fiscal ya que en forma simplista elimina la exención actual del ISR por obtener ingresos por herencias o legados y también elimina la exención a los Donativos dentro del núcleo familiar, con una base exenta de diez millones de pesos, sin embargo en forma errónea los lleva a la tasa mas alta para personas físicas de acuerdo a la legislación mexicana que es del 35%, ya que aunque se establece una complicada forma de pago provisional al obtener la herencia en diferentes niveles, ya que si el ingreso por herencia se sitúa entre diez y cincuenta millones efectuaría un pago provisional (nótese provisional) del 10%; si se encuentra entre cincuenta y cien millones del 20% y más de $100 millones del 30% a pagar dentro de los 15 días siguientes a la obtención del ingreso. Solo que este pago es, como lo señala la propia iniciativa, un “pago provisional” que, al llevarlo, insisto, a la Declaración Anual del Impuesto se traducirá en todos los casos en una aplicación de la tarifa tope del 35%, por lo que al morir usted, el Estado, en forma por demás populista se apropiará en forma inmediata del treinta y cinco por ciento de su patrimonio a pesar de que usted ya pagó impuesto por el dinero con el que compró esos bienes, además el impuesto propuesto en esta iniciativa no toma en cuenta que la herencia tenga pasivos a su cargo que haya que pagar con el producto de los bienes heredados. ¿Esa es la refundación del Estado que nos promete Movimiento Ciudadano?

Uno pensaría, sí gravan la herencia pues se los dono a mis hijos en vida, pero el señor legislador previó eso también y ahora pretende que también los donativos que usted realice arriba del límite fijado como exento de diez millones de pesos, el excedente tenga la misma suerte, por lo que inmediatamente los sabios planeadores de impuestos le dirán a usted que si quiere heredar un patrimonio considerable a sus hijos mejor lo done en forma paulatina en partidas hasta de diez millones anuales a cada uno, y dependiendo su capital tendrá que tardar en morirse.

Otro de los graves problemas que presenta el impuesto es la determinación de la base del impuesto ya que simplemente señala que se causa por los ingresos que se obtengan por herencias o legados, sin embargo, este tipo de impuesto presenta serios problemas en su valoración, solo como ejemplo, como voy a valuar el ajuar domestico entendiendo dentro de ese concepto desde ropa, joyas, pieles, vehículos embarcaciones y aeronaves; y a las obras de arte y antigüedades. Simplemente las acciones de empresas que cotizan en bolsa cambian de valor constantemente y pueden ser parte de la masa hereditaria o qué pasa si desde este momento ya adquiero los bienes en usufructo por el futuro autor de la herencia y en nuda propiedad por el cónyuge, pariente o heredero.

Por todas las complicaciones que tienen los impuestos a las herencias muchos países no los gravan y otros han optado por gravar en vida el patrimonio del contribuyente, como ejemplo el Impuesto al Patrimonio Neto en España. Bajo el argumento de que el Impuesto a las herencias es un Impuesto sobre la Renta diferido a pagar al momento de la muerte, tornándose este en muchos casos en una tasa del 70% (treinta y cinco al obtener el ingreso con el que se compraron los bienes y otro treinta y cinco al heredarlo).

Nefasta la propuesta, o ¿usted que opina, amigo lector?


Compartir en redes sociales:
  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares
468 ad