Portal informativo de análisis político y social

OPINIÓN INVITADA: El robo de los Panamericanos

OPINIÓN INVITADA: El robo de los Panamericanos

Mar 9, 2014

Por Alberto Tejeda —-

Si hay un tema que afectó de forma violenta al erario público durante la pasada administración es el de los Juegos Panamericanos, con sus desfalcos, la triangulación de negocio en la compra venta de terrenos, licitaciones amañadas, obras mal hechas y demás, pero quiero enfocarme en el caso específico de las Villas Panamericanas.
El punto crítico se dio con la compra de terrenos, luego del intento fallido de que ésta se construyera en la zona del Parque Morelos en el Centro Histórico de Guadalajara, como lo planteó el entonces alcalde de la ciudad, Alfonso Petersen, quien realizó los movimientos pertinentes para comprar a los habitantes de dicha zona los terrenos y casas para dicho proyecto, que por cierto se realizó a sobreprecio (casi el doble del costo real) pagando por dichas casas y terrenos poco más de 300 millones de pesos.
Sin embargo, el gasto en la compra de terrenos y fincas sería inútil, ya que nunca se utilizarían para dicho fin, porque simple y llanamente no convenía a los intereses de Mario Vázquez Raña, convirtiendo la zona del Parque Morelos en ruinosa y sórdida, como se mofó en su momento allá por el 2009. 
Así aparecería Herbert Taylor Arthur, entonces coordinador General de Innovación y desarrollo del Ejecutivo estatal (mismo que solicitó un amparo para no ser requerido por estos hechos y otros hechos) quien se adelantó a comprar un terreno denominado El Disparate, en la zona de la barranca, a lo que se pretendía cambiar el uso de suelo, a lo que se negó el Ayuntamiento de Guadalajara, a diferencia de lo que sucedería con el terreno de El Bajío en Zapopan, donde el alcalde Juan Sánchez Aldana cedió a las presiones del entonces gobernador Emilio González Márquez y cambió el uso de suelo para que allí se edificara la villa. 
Por El Disparate, el Gobierno del Estado pagó 100 millones de pesos. De los cuales 85 millones se realizaron como pago directo, 15 millones restantes quedaban a disposición del CODE Jalisco y su titular Carlos Andrade Garín para estudios de mecánica de suelos y análisis, manejados a través de un fideicomiso. (Recordemos el fideicomiso que administró Óscar García Manzano destinado a la zona de las 9 Esquinas y cómo terminó), comento esto porque es un mecanismo similar de “administración-destino de recursos”. 
Una tercera opción para la construcción de las Villas Panamericanas se contempló otro predio en el autódromo, gastándose por igual decenas de millones de pesos con movimiento de tierra y otros pretextos, que tampoco permitía su uso de suelo edificar un edificio de estas características y siguió el peregrinar y justificación para seguir haciendo negocio por parte de estos burócratas insaciables. 
Finalmente aterrizan en la zona de El Bajío, que tampoco eran zona ideal para una construcción como las villas por el alto impacto que causarían en la zona además del daño ecológico al ser considerada una zona de alta vulnerabilidad ecológica, ya que funciona como zona de recarga de agua, según los especialistas, ya que dicha zona se recarga el 30 por ciento de agua de la Zona Metropolitana de Guadalajara, de ahí su importancia a nivel ecológico y el por qué no contaba con el uso de suelo destinado para vivienda.
Se llegó a un acuerdo con el propietario de dicho terreno ubicado en la falda de La Primavera, Francisco Cornejo, para que se diera el engranaje, la red de corruptelas y negocios con dinero público entre funcionarios de primer nivel del Gobierno estatal y empresarios inmobiliarios. 
La construcción de las Villas Panamericanas se inició entre el año 2010 y 2011, muy cercano a la justa panamericana y tuvo un costo cercano a los mil 200 millones de pesos, de los cuales (y aquí viene lo delicado) 927 millones fueron sustraídos del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco Ipejal, de Iprovipe, y del gasto corriente del Gobierno del Estado de Jalisco, mismos que “prestaron” ese dinero a la empresa Corey para que fuera la que se encargara de la construcción de las villas, que no sólo se encargaría de la construcción sino también de proveer materiales para su construcción, principalmente el acero, esto a través de otra de sus empresas denominada “Aceros Corey S.A. De C.V.” 
Del porqué se opto por este esquema de financiamiento con dinero de los trabajadores y del gasto corriente del Gobierno de Jalisco se debió a que un banco negó el crédito para la realización de la obra a la empresa Corey por “inviabilidad” financiera”, conforme lo justificó en su momento Emilio González Márquez.
Existen una serie de delitos donde se involucran funcionarios de diversos niveles con daño al erario público y al medio ambiente, por lo que se debería enjuiciar a personajes como Emilio González, Herbert Taylor, Juan Sánchez Aldana, Carlos Andrade Garín, Francisco Cornejo Reynoso, Jorge Sánchez (titular de Iprovipe en aquel tiempo) y a los consejeros del Instituto de Pensiones, quienes gozan de libertad y de impunidad, disfrutando seguramente de lo que se robaron. 
Es justo y necesario enjuiciarlos, existen elementos. Obligarlos a regresar el dinero y si existe algún delito, hacer valer la justicia y darles cárcel a todos los que fueron parte del gran “Robo Panamericano”.

4 comments

  1. Anatema /

    Lo que no dice el ínclito opinador es que los opositodo PRI-Grupo UdeG boicotearon los juegos Panamericanos, boicotearon la instalación de las Villas en la Zona del Parque Morelos, boicotearon el Estadio de Atletismo en la zona de la barranca (los opositodo lo bautizaron con el terreno “El Disparate”), boicotearon el estadio de Atletismo en la zona del autódromo, boicotearon que el SIAPA pusiera agua y drenaje a la Villa en el Bajío, boicotearon con el TAE que se vendieran los departamentos de las Villas en el Bajío gracias a una demanda de un “vecino” de Rancho Contento que vive a 5 kilómetros de la Villa.

  2. Estudiante /

    Un daño ambiental tremendo!!

  3. Anatema /

    no han medido el “daño ambiental”

  4. Mesias10 /

    Esta Columna, mas que informativa o de propuesta parece sacada de alguna vecindad, no hay propuesta, carece de sentido gramatical, no tiene fuentes, si se va a criticar algo con seriedad y profesionalismo hagamoslo, de lo contrario solo quedara en dimes y diretes que ya la gente común y corriente conocemos…