Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Lo rescatable de un terremoto

Opinión: Lo rescatable de un terremoto

Sep 30, 2017

Por Ramiro Escoto //

Hace 32 años, México comenzó a vibrar con un Himno: Solidaridad, en aquel entonces la sociedad civil y las empresas sacaron adelante a la capital de la república que había quedado devastada tras el sismo; el mismo 19 de septiembre, pero de 2017 cuando por coincidencia CDMX , Puebla, Oaxaca, Morelos y Guerrero sufrieron la misma historia.

Ya hemos leído mucho al respecto, y a casi 2 semanas de la tragedia, estamos tratando de conciliar algunas acciones que no deben de dejarse de tomar en cuenta tras la tragedia: En primer lugar, advierto que a diferencia de 1985, la recién creada Dirección de Protección Civil, dotaba en aquél entonces a las cabinas de radio y televisión nacionales, una especie de “Botiquín” que contenía una cinta de carrete abierto, y un casette, así mismo en televisión un videocasete que con información de qué hacer mientras hay un sismo y los procedimientos de evacuación, el material, acompañado por un manual, indicaba que en el momento de un movimiento telúrico, todas las estaciones transmitirían esos mensajes de información, suspendiendo la programación habitual.

Al paso del tiempo, estos kits de emergencia desaparecieron, simplemente fueron retirados y hoy a diferencia de esa cultura de prevención, las televisoras y radiodifusoras no interrumpen más que para dar la noticia de lo que sucedió e iniciar una cobertura informativa.

El 9/11 hizo que Estados Unidos instalara redes de emergencia en las señales de radio y televisión, una especie de “tono” similar al que emitían las máquinas de Fax o la conexión de los antiguos módems, y que son acompañados de una pantalla fija que indica que existe una emergencia en la zona, e incluso la alarma se activa desde el centro local 911 y no de la propia emisora.

El 19 de septiembre en México, las empresas: AT&T, Telmex, Telcel, IZZI, Movistar, por ejemplo, abrieron sus sistemas, permitiendo llamadas, datos e internet que fueran consumidos libremente para reportar y comunicar la tragedia, desde la tragedia. Google y Facebook activaron sus sistemas y entonces la comunidad digital comenzó a rescatar desde las redes.

Los medios tradicionales ( La Radio y la Televisión ) volvieron a tener audiencia, la atención se centraba en esas pantallas y frecuencias que se habían convertido en alternas durante meses y que ahora, eran la referencia obligada para atender una emergencia derivada de un sismo que estaba afectando a miles. Transmisiones ininterrumpidas, sin cortes comerciales de día y de noche. En Cable, por ejemplo TVC Noticias tuvo su centro de transmisiones en Guadalajara, debido a que el edificio en Calzada del Hueso sufrió daños, y ello llevó a que la emisión se diera de manera remota, pero con la noticia desde el mismo epicentro.

La prontitud de la emisión de la información digital hizo que en cuestión de minutos, una veintena de naciones se volcara con rescatistas, ayuda alimentaria y tecnología que en cuestión de horas ya estaban salvando vidas, no importa si eran niños, adultos o mascotas. Los perros que acompañados de sus entrenadores generaron Héroes destacando en titulares, notas y entrevistas, haciendo ahora que en cada estado existan esta clase de Binomios que estén listos para responder en caso de un colapso.

Sí, no todo es partidos políticos, ni equivocaciones presidenciales, no todo es dinero público ni desvíos de recursos o despensas, ahora es un fideicomiso en transparencia, millones de ojos observando y auditando, pero sobre todas las cosas un México creyendo en México. Un rescatista Japonés dijo a uno Mexicano: ustedes tienen todo para ser una potencia… creo ahora firmemente que tras las ruinas emergerá como en la Roma, un nuevo impero, un nuevo México. Lo creo porque así fue y comenzó un 19/9.