Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Nueva universidad en Jalisco

Opinión: Nueva universidad en Jalisco

May 7, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

Por Héctor Romero Fierro //

En días pasados el candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI, Miguel Castro Reynoso, propuso la creación en Jalisco de una nueva Universidad, situación que generó los mas diversos comentarios a favor y en contra, la gran mayoría sin analizar la verdadera importancia de esa brillante propuesta, que debemos evaluar los jaliscienses sin filias ni fobias.

Antes que nada, debemos reconocer la gran importancia social que representa la existencia de la Universidad de Guadalajara y la oportunidad que nos ha brindado a muchísimos estudiantes de cursar no solo la educación media sino la superior e inclusive posgrados, que lamentablemente no todos hubiéramos podido pagar, incluso con la ayuda de nuestros padres en una Universidad privada.

Pero insisto, la propuesta para muchos equivocadamente, fue un simple posicionamiento político en contra del llamado “Grupo Universidad” que muchos aborrecen pero que al final de cuentas ha logrado situar en un excelente nivel a nuestra Alma Mater, solo porque su llamado “líder moral” aceptó incorporarse a la campaña de MC, situación imperdonable para muchos, no obstante que es una prerrogativa de cualquier ciudadano apoyar al partido político que desee. Yo tengo ya 25 años impartiendo dos materias en Posgrado y una en licenciatura de la UdG y la verdad me siento muy orgulloso de mi universidad y de sus alumnos y lo hago no por el raquítico sueldo que pagan sino por regresarle un poco a la universidad por la oportunidad que me brindó al permitirme cursar en sus aulas dos licenciaturas y una maestría, parte importante de mi formación profesional.

Sin embargo, la UdG tiene limitaciones y se ha encargado de desarrollar exitosamente la mayoría de carreras tradicionales, tales como Contaduría, Derecho, Medicina, Arquitectura y un sinnúmero más, sin embargo la evolución de nuestro Estado requiere de nuevas carreras y nuevas oportunidades para todo aquel que en verdad desea estudiar. Y ese es el centro de la propuesta de Castro Reynoso que hay que tomar con beneplácito. Este propone la creación de un organismo publico descentralizado especializado en carreras relacionadas con la ciencia y la tecnología, que permitiría a los egresados obtener empleos muy bien remunerados.

Eso no implica, como sueñan algunos, con enfrentar este proyecto con la UdG ya que ambos son complementarios y benefician directamente a nuestros jóvenes, he implica un cambio en la orientación vocacional de muchos aspirantes. Existen carreras como Derecho o Contaduría que están totalmente saturadas, al grado de que sus egresados ya no encuentran fácilmente trabajo y acaban de vendedores de productos mágicos de esos que solo dañan la salud de quien los consumen. Las carreras técnicas no solo se requieren, son la oportunidad que el estado requiere para consolidar las vocaciones naturales que Jalisco posee como ningún otro.

El actual número de rechazados por la UdG es impresionante, aunque similar a la media nacional, ya que solo se admiten el 38.02% en los seis centros de estudios de la zona metropolitana, más uno de estudios virtuales, que generan una gran oferta académica. Analicemos pues bien la propuesta de Miguel castro ya que es un referente para nuestro estado.

Pero en la UdG no todo es gloria, gran indignación casó en días pasados a los estudiantes de la División de Estudios Jurídicos del CUCSH, la noticia en relación a la inseguridad que se vive en el campus, ya que, nuevamente, una estudiante fue víctima de robo en los propios pasillos del Centro a manos de un delincuente que la amagó con un arma blanca. Los estudiantes exigen contar con controles de acceso en cada una de las entradas del campus. Pero no sólo es la falta de seguridad lo que día con día viven los estudiantes, es también el escaso mobiliario con el que están equipadas las aulas y de los que se cuentan están rotos o inservibles y tienen la necesidad de llevar butacas de un aula a otra para poder tomar sus clases; no tienen acceso a un número suficiente de video proyectores, nulo acceso a préstamo de laptops, a diferencia de otros centros; no cuentan con un estacionamiento para los estudiantes y como ya muchas notas periodísticas lo han expuesto, tienen que pagar a franeleros por el piso para estacionar vehículos; maestros faltantes e inclusive en materia de inclusión, recientemente, inauguraron con bombo y platillo, la instalación de un elevador para hacer más accesible la movilidad en el campus (que a la fecha no funciona) y que solo da atención a un edificio y solo para acceder a la planta baja del edificio G y al primer piso (de tres) y a personas con problemas de movilidad les programas clases en el nivel mas alto; de los baños ni hablamos. Todo esto, a las autoridades educativas no les quita el sueño, mientras la mayor parte del presupuesto del Centro se destina a la construcción y equipamiento del CUCSH Belenes, se sabe que los estudiantes de Derecho aún no podrán acceder aún a estas instalaciones ya que únicamente posgrados, la Licenciatura de Comunicación Pública y en lo sucesivo Filosofía, Trabajo Social y Estudios Políticos podrán gozar de estos espacios educativos dignos del estudiantado, con vías de acceso ágiles y diversas, con mayor seguridad para integridad de los alumnos; mientras tanto en la Normal siguen soñando cada semestre con la “Tierra Prometida” y no se cambian, al parecer, por la oposición de algunos maestros, es el colmo. En cambio, las instalaciones y aulas del CUCEA son envidia incluso de Universidades privadas.


Compartir en redes sociales:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares
468 ad