Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Nuevos políticos

Opinión: Nuevos políticos

Ago 26, 2017

Por Héctor Romero Fierro //

Todo un reto para las nuevas generaciones el hacer política en partidos tradicionales, por las diferentes posiciones que toman sus dirigentes en base a reglas, formulismos y conjuros no escritos que muchos aún pretenden aplicar.

Basta ver las toneladas de tinta que se utilizan para atacar o aplaudir las diversas formas utilizadas para elegir a sus candidatos a los diferentes cargos de elección popular que se avecinan.

Lo curioso es que todos los partidos, sin excepción alguna, cada vez están más lejos del electorado, por lo que los políticos que aún pretenden fórmulas añejas en su actuar están condenados al fracaso.

El caso de la Presidencia de la República no es la excepción, cada partido tiene sus propias dinámicas, Acción Nacional, enfrenta un proceso disfrazado de democrático que nos deja ver a los espectadores ubicados en gayola un conflicto real, nada agradable para los verdaderos y respetables miembros de ese Partido.

Por un lado un Presidente aferrado a ser candidato y una candidata con experiencia y un importante número de simpatizantes, muchos creados al amparo del marido cuando éste fue Presidente de la República. Lo malo es que ella encabeza por mucho las preferencias electorales, medidas por un sinnúmero de encuestadoras, de esas de “a deveras”. El riesgo: Si Anaya juega rudo, Doña Margarita se va por la libre como candidato independiente.

En el caso de Morena no hay mucha democracia, el candidato será el dueño del partido, Manuel Andrés López Obrador (MALO) y el resto de los candidatos los que su dedo elector nomine, apoyado en técnicas sofisticadas como la encuesta que sólo él conoce o el sorteo en el que sólo él maneja la urna.

El PRI no es la excepción, no obstante de ser un partido del que, curiosamente todos están al pendiente de lo que pasa al interior, sean o no priistas, salió muy fortalecido de su pasada asamblea nacional, que equivocadamente muchos ven en forma muy simplista, creyendo que su único resultado fue abrirle los candados a un candidato. El PRI vuelve por sus fueros, le duela a muchos, como un partido unido y fuerte, no obstante los borregos de prensa que soltaron días posteriores a la asamblea para distraer de su excelente resultado, ese partido sabe que con su voto duro casi le basta para ganar la elección en una tan dividida como se espera la del 2018.

A nivel local no es la excepción, en el PAN esperarán los resultados del conflicto con Margarita, en MC su dueño será el candidato, el PRD no pinta en Jalisco y Morena menos.

En el PRI todos esperaban que el candidato solo fuera Arturo Zamora, quien tendría todo para contender por la gubernatura, pero ahora que el gobernador autorizó a que inicien precampañas los que así lo deseen, se apuntó el Fiscal general, quien no gana una elección ni de Consejal en un salón de clases, menos para Gobernador y de inmediato muchos voltearon a ver a Héctor Pizano Ramos, actual dirigente estatal de ese partido quien sería sin lugar a dudas, un excelente candidato, ya que cuenta con cualidades tanto técnicas como humanas suficientes para ello, veamos: Es un político relativamente joven que engancha muy bien con los nuevos valores jóvenes del PRI, y que en gran número se incorporan día a día; es inteligente, sumamente leal y disciplinado, (si el PRI no lo designará como candidato sabría esperar sin irse a un partido que lo postulara), y como muchos saben, tiene ya muchas oportunidades de irse a varios otros partidos, es honrado, sabe trabajar en equipo, tiene un alta sensibilidad política, es leal, consistente, tesonero, pero lo más importante, es un gran ser humano que conoce el exacto contenido y alcance de la palabra “amigo” por lo mismo es tan querido no sólo por los priistas, sino por miembros de diferentes partidos políticos, ya que entiende que la verdadera política es de gente civilizada que pretende, cada quien desde su diferente óptica, trabajar a favor de la sociedad y no actuar como perros y gatos. Para él la política es entre amigos para servir mejor a la sociedad, por ello, nunca niega su amistad con miembros de otros partidos políticos.

Dos excelentes y viejos abogados de Jalisco tenían una admirable rutina, siempre esperaban uno al otro al salir por las mañanas de sus respectivas residencias en la Colonia Americana, caminaban hasta el tranvía departiendo un agradable charla, generalmente de temas jurídicos, tomaban su tranvía hasta los juzgados de la cuidad, y seguido mantenían en los juicios la defensa de los intereses de sus clientes, normalmente con posiciones antagónicas y se pegaban, jurídicamente, hasta con la cubeta, a las tres de la tarde se volvían a encontrar, hacían una pequeña escala en un bar al lado del Congreso, y después de una buena botana y una copa regresaban al tranvía, y a sus hogares, todo esto durante muchos años, y a pesar de su gran amistad nunca titubearon en defender los intereses de sus clientes por encima de su amistad. De esos políticos es Héctor Pizano, con amigos en todos los partidos políticos pero casado con los postulados del Revolucionario Institucional.