Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Signos positivos en la economía

Opinión: Signos positivos en la economía

Sep 9, 2017

Por Héctor Romero Fierro //

Mi más sentido pésame a las familias que perdieron a un ser querido en los recientes temblores y perturbaciones atmosféricas que azotaron a nuestro país. Por más esfuerzo que hacen las autoridades de protección civil la mayoría de la población no entiende que vivimos en una zona sísmica que en cualquier momento puede detonar un gran sismo en Guadalajara.

Una de las primeras cosas que uno no debe hacer cuando se presenta un fenómeno de estos es utilizar el celular y durar amplios periodos hablando con los familiares, debemos dejar las redes disponibles para no saturarlas y solo utilizar mensajes escritos. Si todos hablamos al mismo tiempo se colapsan y estas se requieren para los servicios de emergencia. Tomemos los cursos de protección civil, la gente en Guadalajara no sabe cómo manejarse en caso de un sismo fuerte, que puede ocurrir en cualquier momento.

En otro tema, parece que en materia económica hablamos dos idiomas diferentes, ya que por un lado las cifras que reporta el Gobierno Federal son alentadoras pero los “opositodo” no reconocen ningún avance en éste ni en los demás sectores.

Si hablamos de economía no hay una cifra favorable para ellos no obstante que lo único relativamente negativo es la inflación anualizada que se reportó hace unos días, la cual es cierta pero aún muy manejable ya que refleja el pico derivado del aumento de precios en los combustibles, para el fin de año ya se habrá diluido su efecto.

Por ello no hay duda que las reformas estructurales, cuyo efecto es de largo plazo, están cumpliendo el objetivo para el que fueron creadas. La recaudación fiscal presenta números impresionantes y el programa contra los evasores fiscales reporta cifras increíbles de recaudación, que han permitido reducir la dependencia de la economía en el petróleo del 40% al 16%.

Por ello la semana pasada el Presidente Peña Nieto, cumpliendo su obligación constitucional presentó al Congreso de la Unión el paquete económico para el 2018 el cual incluye entre otros la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación y el Presupuesto de Egresos por el siguiente año.

Un punto importante es que volvió a cumplir la promesa de no realizar durante su mandato reformas fiscales, lo cual es bueno, ya llevamos 5 años sin reformas lo que nos permite planear a largo plazo.

Este documento presenta, si no cifras excelentes, sí unas buenas expectativas tomando en cuenta la economía mundial, la cual por cierto y a pesar de Trump, presenta signos alentadores de recuperación, por ello se estima para 2018 un crecimiento de la economía del país de entre 2.0% y 3% con un tipo de cambio con el dólar americano de $18.1 y lo más importante, una inflación esperada del 3% anual, calculando que la tasa de CETES para el final del año en un rendimiento del 7%.

El Fondo Monetario Internacional ha fijado como expectativa de crecimiento una tasa promedio mundial del 3.5% por lo que nuestro país no está lejos de esa cifra.

Ya a la iniciativa privada no le asustan los desplantes de Trump como jugador de Pocker donde es distinto el blof a su actuar, por lo que no tengo duda se firmará con beneficios para nuestro país el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC-NAFTA) y tan es así que tanto la economía estadounidense como la China, japonesa y mexicana, ya no digamos la europea, han tenido crecimientos importantes en su mercado interno. En México destaca el crecimiento de la producción industrial y las manufacturas, el sector turismo crece impresionantemente y el agrícola no se diga, ya es tiempo que sus beneficios lleguen al verdadero productor y no se queden las utilidades en los intermediarios. Además los productores del campo deben aprender que de los productos del campo tradicionales, algunos ya no son negocio y reconvertir sus cultivos a la siembra de productos más rentables.

Considero que las cifras económicas tenderán a subir una vez que se supere el miedo de algunos inversionistas que desconfían que no se firme el TLC y se conozca el efecto de la salida de Inglaterra de la Comunidad Europea. Durante 2018 a pesar del clima electoral, del que espero los protagonistas se comporten a la altura y no vuelva a ocurrir un intento de secuestro de las instituciones fundamentales del país como el zafarrancho de Ricardo Anaya y sus secuaces en la Cámara de Diputados o las protestas de Andrés Manuel al volver a perder la elección, la economía seguirá creciendo. Esperemos que el crecimiento económico ya llegue a las clases medias y bajas de este país.