Portal informativo de análisis político y social

OPINIÓN | Tenencia verde y la desconfianza ciudadana

OPINIÓN | Tenencia verde y la desconfianza ciudadana

Jun 4, 2016

Gran polémica causó el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público del Estado de Jalisco el pasado lunes 30 de mayo, cuando en rueda de prensa presentaron una nueva recomendación al Gobierno del Estado y a los coordinadores de bancadas en el Congreso del Estado, pero ahora en materia de calidad del aire.

Propuesta que ha sido polémica para la población por haber utilizado el término «tenencia», pero que ha sido bien socializado por parte del Observatorio de Movilidad.

Hay que recordar que el Observatorio de Movilidad está conformado por miembros de distintos sectores, tanto de la Academia como la Universidad de Guadalajara, ITESO o Univa, cúpulas empresariales como el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco y Coparmex, así como la Federación de Estudiantes Universitarios, Cesjal, el Colectivo Ecologista y la Asociación de Víctimas de Violencia Vial, así como algunos otros organismos, lo que hace que la propuesta nazca ya con un gran avance de socialización con actores importantes en la toma de decisiones y que tienen la capacidad de interlocución, ahora el factor más importante y decisivo será convencer a la ciudadanía en general de la viabilidad de un nuevo impuesto.

En sí la propuesta no es mala de origen, tiene una razón de ser, organismos como CIDAC y el Premio Nobel de Química, Mario Molina, han propuesto y apoyado iniciativas que tienen la misma sintonía, claramente es que pague más el que más contamine.

Sin duda, como ciudadanos estamos de acuerdo en la necesidad de mejorar la calidad del aire y, por ende, la calidad de vida que le dejaremos a las futuras generaciones y que de llevarse a cabo este tipo de propuestas podríamos ver resultados concretos en un par de años.

En el Área Metropolitana de Guadalajara la cantidad de vehículos ha rebasado la capacidad de la infraestructura, mucha de la población puede estar a lo largo del día alrededor de 3 horas arriba de su vehículo o en el transporte público, todo esto por falta de planeación e infraestructura, pero sobre todo por falta de un servicio de transporte público digno y eficiente.

Las grandes ciudades del mundo tienen en su mayoría sistemas de transporte público eficiente, ya sea metro, tren ligero o BRT con líneas alimentadoras pero bien estructuradas y un claro ejemplo es que puedes saber a qué hora exactamente pasará el transporte público en una estación específica, lamentablemente en la ZMG tal vez sabemos que pueden pasar cada 20 minutos pero algunas veces se convierten hasta en 40 minutos o más, por este tipo de detalles es que la ciudadanía se ha visto en la necesidad de adquirir un automóvil, hace algunos años podíamos decir que el automóvil era un lujo, hoy en día también es una necesidad.

 

Factibilidad política

Esta recomendación por parte del Observatorio de Movilidad tiene un buen propósito, mejorar la calidad del aire y mejorar el transporte público en Jalisco, el problema es la desconfianza de la ciudadanía. Se comenzó mal por utilizar el término tenencia o impuesto, aunque sea verde, eso para la ciudadanía no es buena señal, pero no porque no se quiera mejorar la calidad del aire y del transporte público, sino por el «gasto o inversión» que esto implicaría.

Si bien es cierto, el impuesto sería acorde a las condiciones de cada vehículo y la cantidad de contaminantes que emita, ya sea por el cilindraje y otros factores, la ciudadanía no ve con buenos ojos un impacto más a su bolsillo y menos cuando ese impuesto llegaría a manos del gobierno, que hoy en día no goza de la confianza en el manejo de recursos por falta de transparencia.

La recomendación enviada por el Observatorio va enfocada en 4 puntos o acciones principales:

  1. Sobre el diseño, elaboración e implementación de una política pública para la gestión de la calidad del aire en el Área Metropolitana de Guadalajara.
  2. Sobre las políticas de control de emisiones vehiculares.
  3. Sobre la medición y monitoreo de los contaminantes atmosféricos.
  4. Sobre el papel de los municipios y el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) en el diseño de políticas complementarias para mejorar la calidad del aire.

El modelo actual de centros de verificación vehicular tiene un fin meramente recaudatorio y se presta a acciones de corrupción, por lo que el Observatorio propone la creación de un fideicomiso quien sería el encargado del manejo de los recursos obtenidos por el pago del impuesto verde, sin duda, una buena propuesta ante la desconfianza actual en los servidores públicos, pero lo más importante es que los recursos obtenidos se etiqueten para los fines adecuados.

Otro factor decisivo y que apoyaría bastante en la socialización del tema al Observatorio, es especificar en qué se usarían los recursos obtenidos por este impuesto, el coordinador del Observatorio y Presidente de la FEU, Alberto Galarza, estima que en un buen escenario se puedan obtener alrededor de 5000 millones de pesos anuales, lo cual se invertiría en mejorar las redes de transporte público masivo en Jalisco y la calidad del aire.

Un claro ejemplo es que con estos recursos se podría construir el Peribús, proyecto en su momento propuesto por el Instituto de Movilidad y que ha quedado en el olvido por esta administración. Para hacer un comparativo de la magnitud de este proyecto, se dice que podría realizar alrededor de 450 mil a 500 mil viajes diarios con un costo de 2500 millones de pesos y en comparación la línea 3 del Tren Ligero realizará 300 mil viajes diarios con un costo de 20 mil millones de pesos, según expertos en el tema de movilidad..

Qué pasaría si con los recursos calculados con el impuesto verde se pudiera construir una línea de BRT al año, en las siguientes arterias viales, López Mateos hasta llegar a Tlajomulco, Prolongación Colón o Camino Real a Colima hasta llegar a Tlajomulco, Carretera a Tesistán y Colotlán que alimentaría a la Línea 3 del Tren Ligero, pero sobre todo una línea que pudiera llegar hasta el Aeropuerto. En las principales ciudades del mundo los viajeros pueden llegar en transporte público a los aeropuertos y es algo normal, desafortunadamente en Guadalajara llegar al Aeropuerto tiene que ser en taxi, vehículo particular o UBER con tiempos de traslado que pueden llegar a ser de más de una hora.

Hoy en día, no solo se trata de cambiar los camiones o pintarlos de verde y hacer la llamada ruta empresa, se trata de innovar, reestructurar y planificar las opciones de transporte para nuestro estado, porque el problema no es solo vial, sino también de salud y de calidad de vida y con una línea más del tren ligero que atraviese la ciudad no será suficiente.

El Gobernador del Estado declaró desde Fresno, California, que su gobierno no apoyará ni impulsará un impuesto verde, pero entonces es hora que los recursos obtenidos por las verificaciones y fotoinfracciones se etiqueten para fines no sólo medioambientales sino con la finalidad de mejorar el transporte público y su infraestructura en Jalisco.

Una forma de poder mejorar es implementando las 37 recomendaciones emitidas por el Observatorio, ya que desde hace casi dos años solamente se han cumplido 6 recomendaciones parcialmente y que son de menor alcance.

cejalfredo@gmail.com