Portal informativo de análisis político y social

Opinión: Tratados comerciales

Opinión: Tratados comerciales

Feb 19, 2018

Por Héctor Romero Fierro //

Mientras Trump intenta extorsionar a México con el pago del costo del famoso muro en la frontera amenazando a nuestro país de no firmar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) la Secretaria de Economía, encabezada por el Secretario Ildefonso Guajardo y varios grupos empresariales, han continuado con las gestiones necesarias para la firma del “Tratado Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico” conocido también como “TPP-11” que es el mismo que Donald Trump se negara a firmar, también llamado “Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP por sus siglas en inglés, Trans-Pacific Partnership ) ahora integrado solo por 11 países de la cuenca del Pacífico ya sin Estados Unidos.

El próximo mes de marzo se reunirán los Ministros de Economía de los países integrantes para suscribirlo y continuar con ello los trámites para que un acuerdo comercial de este tamaño entre en vigor. Recordemos que en nuestro país este Tratado deberá, en los términos del artículo 133 constitucional, que ser ratificado por el Senado de la República, para adquirir el nivel de ley suprema.

En nuestro país este tipo de convenios deben cumplir con dos leyes federales: la “Ley sobre la celebración de Tratados” y además la “Ley sobre la Aprobación de Tratados Internacionales en materia económica”, por lo que aún le quedará mucho por avanzar para que esté entre en vigor. Así mismo la Secretaría de Economía ha avanzado mucho en las negociaciones, principalmente relativas a denominaciones de origen, para poder también renovar un Tratado Comercial con la Unión Europea. Con estos dos tratados comerciales nuestro país no se deberá preocupar por la amenazas de Trump de no firmar el TLC.

Lo curioso es que antes de Trump los Estados Unidos consideraban una excelente opción comercial complementaria del celebrado entre ese país y la Unión Europea al TPP, sin embargo presentó su retiro el 23 de enero de 2017. Los países ahora firmantes son Brunéi, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú, y Vietnam. Se espera que en fechas próximas también se incorporen Corea del Sur y China.

Los sectores que más se benefician serán el agroalimentario, dispositivos médicos, industria aeroespacial, automotriz, hidrocarburos, calzado, hule y plástico, juguete, mueble, farmacéuticos, minería, naval, química, siderurgia y textil y del calzado.

Recordemos que México muchos años tuvo una errónea política económica donde prácticamente no permitía intercambio comercial alguno, creyendo que con la sustitución de importaciones se generaría crecimientos económicos, receta económica que se demostró ampliamente que no funcionaba. Con la entradas de México al “GATT” (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio”, se inició el proceso de apertura comercial, por lo que a partir de año 1986 se incrementó en forma considerable no sólo el comercio total sino también la Inversión Extranjera Directa, que todos los países requieren para crecer, y gracias a la gestión de Carlos Salinas, se logró el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLC, buscando también tratados individuales con Colombia, Chile, Israel, Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza, Uruguay, Japón, Perú, Centroamérica, Panamá, Alianza Pacifico, destacando que gracias a todos estos acuerdos cada día nuestro país depende menos de las exportaciones petroleras, con gran crecimiento a partir del año 2010.

Así mismo en forma paralela la Inversión extrajera directa ha crecido exponencialmente invirtiendo actualmente el 49% en la industria manufactureras, cambiando totalmente la estructura productiva de nuestro país. Solo para darnos una idea, amigo lector, creció de $26,757 millones de dólares en 1985 a $380,623 millones de dólares en el año 2016, convirtiéndonos en el treceavo exportador mundial de la OMC (Organización Mundial del Comercio) y en el primer exportador de América Latina.

Este crecimiento se ha visto ampliamente reflejado en la generación de empleos con un mejor nivel salarial que las empresas no exportadoras y la creación de cadenas de valor donde intervienen muchísimas pequeñas y medianas empresas PYMES que en este país crean más del 90% de la mano de obra empleada. El siguiente paso es incorporar más empresas, en más regiones y más sectores a la apertura comercial, lo que se impulsa con las reformas estructurales planteadas por Peña Nieto con el apoyo de todos los partidos políticos pensantes, lo que ha permitido el crecimiento de la infraestructura del país, el apoyo a la innovación y el emprendimiento, la creación de Zonas Económicas Especiales, entre otras.

Lamentablemente mucha gente no percibe este gran esfuerzo del gobierno federal e incluso algún candidato, ya sabes quien, amenazan con cancelar el comercio exterior y volver a la época de políticas erróneas de sustitución de importaciones. Los jóvenes que ahora votan, no vivieron la época en la que los mexicanos teníamos que traer de contrabando latas de alimentos y bebidas porque era imposible que muchos productos se vendieran en México, supuestamente con la excusa de proteger la industria nacional, el resultado fue acabar con ésta. Esas políticas ya probadas y que no sirvieron parece ser la meta de los señores de ese remedo de partido político. Cuidado.

%d bloggers like this: