Portal informativo de análisis político y social

Opinión: ¿Y el voto, y la elección?

Opinión: ¿Y el voto, y la elección?

Ene 21, 2018

Por Ramiro Escoto //

Aún no terminan las precampañas y las encuestas comienzan a hacer lo propio con cifras o preferencias – que suponen – que están dadas las condiciones para que tal o cual personaje gane las elecciones del 1 de Julio. Leo en mensajes de texto, redes sociales y algunas editoriales de cómo pareciera que el día de la elección es de mero “trámite” porque ya está decidido el destino de un municipio, de un estado o del país.

Ahora la nota, pareciera está en quienes dejan de militar en tal o cual partido para irse a donde está el futuro político y la continuidad de un proyecto personal, parece que la congruencia pasó de ser un valor a un discurso donde la política hueca admite a cualquiera.

Con cierto deseo quisiera que las campañas estén llenas de interés, al menos del electorado que quiere verdaderos cambios, centrados en lo que sí se puede hacer, porque todos a quienes he entrevistado como pre candidatos, que 3 años, 6 años no alcanzan a revertir lo que sucede en nuestro entorno, sin embargo, coinciden en que la sociedad debe hacer lo propio, pues “Papá Gobierno” no es el único que le toca solucionar los problemas, de hecho no es el único responsable de lo que sucede.

¿Participaremos en las campañas?, ¿Pondremos atención a los debates?, ¿Analizaremos los mensajes en redes y comunicaciones que nos llegan, antes de reenviarlas?, ¿Hasta donde nos comprometemos como sociedad para ser responsables y reconstruir el país? ¿Conocemos realmente los alcances que puede tener una propuesta para poder convertirse en realidad?

La elección no debe opacarse por lo que digan los números o las percepciones, sin antes conocer realmente lo que se necesita y cómo se alcanzará el objetivo, no hay que distraernos con personajes que están acaparando los reflectores, sino hay que echar ojo a quienes hacen más contrapeso y operan sin tanto ruido, los candidatos a diputados quienes son los que aprietan o aflojan, los que se autorizan bonos o simplemente saltan de un puesto a otro ( y al estar ahí son directamente nuestros representantes, o sea que lo que aprueban lo hacen con nuestro presunto consentimiento) por eso es que existe hoy el tiempo para participar, para ser generador de cambios desde la particular cultura del voto personal y no corporativo o colectivo.

A quienes me comentan que esto ya está escrito, les he preguntado en diversas ocasiones que si ya tienen definido al diputado, al senador; si ya saben la planilla del aspirante a presidente municipal, y si conocen las plantillas de quienes administraran los estados y el país, ahí es donde guardan silencio, ahí es donde comienzan a comprender cómo funciona la maquinaria de una elección inteligente, un voto razonado y ahí entonces sabemos que las cosas no están como dicen las encuestas que a bote pronto sólo parecen construir para unos y no para todos. Entendamos de una buena vez que el 1 de Julio estamos llamados a trabajar todos en el conocimiento y la inteligencia de por quién habremos de cruzar la boleta, si lo hacemos todos, entonces seguro estaremos, apenas de fincar el cimiento de la democracia en México.

Ah por cierto, y si la nación se lo demandara… ¿A quién se recurre para que ejerza entonces el derecho de cumplir la máxima que se “recita” cuando un servidor público jura ante la sociedad ser leal, fiel a la encomienda?… ah, ellos los que la hacen “efectiva” también son votados. No se le olvide.

%d bloggers like this: