Portal informativo de análisis político y social

ORDEN DEL DÍA: LUTO

ORDEN DEL DÍA: LUTO

Nov 12, 2011

 

-“Tuve el enorme privilegio de conocer a Felipe Zamora Castro, quien era subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y que lamentablemente fue uno de los valiosos mexicanos que fallecieron en la tragedia del pasado viernes”.

 

Por Jorge Salinas

Por segunda ocasión en un mismo sexenio ha muerto de forma trágica un Secretario de Gobernación; el Presidente ha perdido nuevamente a un amigo. Toda muerte es un recuerdo de nuestra brevedad, por ello golpea más el drama personal que el político.

 

“A nadie se le puede despojar de su muerte”, escribe Jean Daniel en el libro: Ese Extraño que se me Parece, ahí mismo el escritor y periodista francés nos dice que no saber la hora de nuestra muerte es lo que nos permite vivir, ya que mirar a la muerte a la cara implica una enorme dignidad cuando uno está arriesgando su vida.

 

La muerte de José Francisco Blake Mora y de siete personas más ha vuelto a estremecernos, ha vuelto a recordarnos la fragilidad del ser humano ante los caprichos de la muerte. Seres humanos llenos de vida, con sueños, con hijos pequeños, y carreras en ascenso. Hoy, el padre, el hermano, el hijo, el esposo y el funcionario pasan a ser un recuerdo.

 

Tuve el enorme privilegio de conocer a Felipe Zamora Castro, quien era subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y que lamentablemente fue uno de los valiosos mexicanos que fallecieron en la tragedia del pasado viernes. Fue durante mi etapa como integrante de Acción Juvenil hace unos 20 años, conocí a los hermanos Zamora Castro, en particular con Esteban y Felipe.

 

La generación de Acción Juvenil que votó por primera vez en 1988 no sólo se caracterizó por participar en la campaña Presidencial de Manuel Clouthier, sino también porque vivía intensamente aquéllas palabras de Manuel Gómez Morín en la fundación de Acción Nacional: “Será más firme nuestra amistad cuando resulte del reconocimiento de una convicción común, que confirma ahora nuestra asistencia con el unánime y exclusivo deseo de servir a nuestro país”. A esta generación pertenecía Felipe Zamora.

 

En esa generación muy valiosa había una mujer que desde entonces destacaba, Margarita Zavala y fue su campaña por la dirigencia nacional juvenil que trate de forma más directa con Felipe Zamora Castro y años después impulsamos a su hermano Esteban para que lograra la dirigencia nacional de los jóvenes de Acción Nacional.

 

De sus padres aprendió el amor a México, al Partido, a saber que el ser humano era el centro de toda decisión y que el hombre trascendía a través de la familia. Era un hombre estudioso del Derecho, talentoso y sumamente inteligente. Amaba sus raíces sinaloenses y disfrutaba de la pasión futbolera por el Cruz Azul, así como la de sus Tomateros de Culiacán.

 

Eduardo Rosales me contaba hace apenas unos días, que tuvo oportunidad de estar con Felipe en Culiacán y que le contó de sus planes, de sus retos, de su satisfacción por seguir cambiando a México desde su espacio en Gobernación. Hoy, una tragedia le impidió que siguiera cambiando al país; un amigo se adelanta y con emoción escuché al Presidente Felipe Calderón con un nudo en la garganta lo recordó como su tocayo, y estoy seguro que en el corazón del Presidente se vinieron los momentos de aquél “Juvenil” que nos educó a enfrentar la vida y la muerte con dignidad tal como lo hizo Felipe Zamora.

 

E-mail: jorgeasalinas@hotmial.com