Portal informativo de análisis político y social

ORGULLO ¿OPORTUNISTA?

ORGULLO ¿OPORTUNISTA?

Jul 24, 2011

La política insensibiliza, todavía no entiendo por qué, pero así sucede. En Jalisco se les olvidó que Javier “El Chicharito” Hernández, ha logrado sus conquistas deportivas con base a su sencillez y humildad; se les olvidó por qué vestía de color negro; se les olvidó que aunque es una estrella del fútbol, se siente incómodo en medio de la opulencia y los excesos. Y yo sentí pena por él cuando me percaté de su nerviosismo e incomodidad al ser nombrado en una fastuosa ceremonia como embajador turístico de la entidad.

“El Chicharito”, vistiendo un pulcro traje negro en señal de duelo por su abuela fallecida recientemente, no dejaba de rascarse la mano izquierda o de dar vuelta al botón de su saco; volteaba al cielo, movía sus pies, era un manojo de nervios… rara vez dejaba ver su característica sonrisa; pero ellos, los políticos, no lo asimilaban, sino que seguían entusiasmados vanagloriándolo: “‘El Chicharito’, orgullo de Jalisco, orgullo de México” –ese era el discurso político–.

Indiscutiblemente el motivo es genuino: presumir al mundo el rostro triunfador de “El Chicharito”. Sin embargo, el momento no era el más oportuno. Con todo, Javier Hernández fue nombrado por el Gobierno de Jalisco como embajador turístico 2011… ¡Estamos a mitad de año!, eso se hubiera visto mejor en noviembre del 2010, pero creo que se vuelve costumbre llegar tarde a los eventos, al desarrollo, a la planeación.

La frase que reiteradamente se escuchó esa noche fue: “‘El Chicharito’ es de todos”, aunque en realidad sólo fue accesible para los que estaban en la mesa principal, profusamente rodeada de guaruras. Incluso al ingresar a la Cámara de Comercio, por la excesiva seguridad, se pensaría que era el Presidente Felipe Calderón quien estaría atestiguando el magno evento, porque se contaba con excesivo personal policiaco –arcos detectores de metales incluidos– y sólo podían entrar quienes trajeran una pulsera; se llegó al extremo que incluso a funcionarios de la misma Cámara de Comercio –sede del evento– los dejaron afuera hasta que no mostraran su distintivo.

El ahora embajador turístico de la entidad sólo estuvo unos minutos en dicha ceremonia, y es comprensible, el dolor de perder a un ser tan querido no le permite compartir celebraciones todavía.

Sus sentimientos estaban a flor de piel, tanto que no pudo evitar el ceder a las lágrimas cuando luego de agradecer la distinción, ofreció disculpas a sus familiares cercanos: “Estoy muy nervioso, sí me encantaría decir a mi familia, también faltan otras que siempre voy a tener en mi corazón, quiero ofrecer una disculpa por posiblemente no poder estar al 100 por ciento como un hijo, al 100 por ciento como un hermano, o como un sobrino o un nieto, o como pareja, o como ahijado, no lo sé, por estar posiblemente un poco egoísta viendo por mis sueños, luchando por mis sueños, espero agradecer mucho con todo lo que hago, porque sin ellos no haría nada”, así terminó su discurso, mientras sollozaba.

De forma simple, sentida y profunda, el jovencito de tan sólo 23 años arrancó los aplausos del público y al unánime apareció una porra para “El Chicharito”. ¡Qué gran lección dio a muchos políticos! No se necesitan largos discursos, no hacen falta palabras rebuscadas, sólo se requiere dejar hablar al corazón, la sinceridad aparece solita y es recibida de igual forma.

Al futbolista le fue entregada una réplica de la virgen de Talpa y un jaguar hecho por manos de indígenas wirárikas. Después se le pasó un balón de fútbol de color blanquiazul ¡qué casualidad! No podía haber sido una pelota rojiblanca, no vaya a ser que se confundiera con algún apoyo político al alcalde de Guadalajara, Aristóteles Sandoval, quien por cierto, ahora sí fue invitado a tiempo o al menos acudió con toda “oportunidad”.

Javier Hernández seguirá cosechando logros internacionales, enaltecerá la cuna que lo vio nacer, en tanto nuestros políticos cambiarán de cargo, no habrá ninguna sorpresa. Pero esa noche, sentí pena por “El Chicharito”, quien se merece una sincera ovación por sus logros futboleros, no el aplauso que en cada palmada, arroja simplemente oportunistas intenciones.

* Es periodista multimedia

Twitter @adrianalunacruz

E-mail: analisis@notiemp.com

One comment

  1. Gina Haley /

    WOW me gusta mucho tu forma de escribir Adriana Congratulations!