Portal informativo de análisis político y social

PANAMERICANOS, BUENOS RESULTADOS

PANAMERICANOS, BUENOS RESULTADOS

Oct 29, 2011

“Ustedes los periodistas no deben ser mezquinos, ni negativos, deben de resaltar también lo positivo, que lo tenemos, como son los Juegos Panamericanos. Que al margen de colores partidistas, es un suceso extraordinario que le da buena imagen a México, a Jalisco y a Guadalajara en el exterior”, me comentó un lector que considera que un buen sector de la prensa le gusta regodearse de lo malo que sucede, cuyo deporte favorito es la autodenigración, buscando únicamente lo que no funciona, lo que no sirve.

 

Y en efecto, tenemos que ser equilibrados en el ejercicio periodístico. Cuando hay mexicanos que se esmeran por sobresalir y que cultivan los valores de la disciplina, la perseverancia y que luchan por lograr alcanzar la meta con coraje y determinación, claro que es motivante de que podemos ser mejor como nación y que somos mucho más que violencia e inseguridad.

 

Le doy la razón a esta persona que tuvo la molestia en llamarme y expresarse de viva voz sus puntos de vista, porque este tipo de sucesos nos ayudan a elevar nuestra autoestima que está tan vapuleada y en ese punto la prensa y los periodistas podemos también hacer nuestra aportación, si tenemos clara conciencia de lo que queremos como país y tener presente algo que parece que se nos ha olvidado que las buenas noticias también son noticias.

 

Los XVI Juegos Panamericanos es un suceso extraordinario cuya sede fue Guadalajara, donde se congregaron más cinco mil 916 atletas de 42 países, quienes durante 15 días nos recordaron que también que el mundo no sólo es violencia y lucha de poder, con todo lo que ello implica.

 

El deporte une naciones, ayuda a la concordia, genera armonía y ayuda enormemente a construir la cultura de la paz. Hasta la tarde del viernes que le pegaba a las teclas de mi Mac, el saldo de los Juegos Panamericanos en Jalisco eran muy positivos, tanto en la organización del evento, en la seguridad que prevaleció y algo mucho más importante para los mexicanos: el triunfo de nuestra delegación que logró imponer nuevo récord en triunfos y medallas, que en total sumaban 109, brillando las 34 de oro que superó las 23 logradas en Río de la Plata en 1995.

“EL PERIODISTA NO PUEDE VENDER DESESPERANZA NI ESCEPTICISMO, MENOS, QUE NO HAY FUTURO. CONSTRUIR UNA PATRIA GRANDE Y JUSTA –PODRÍA SONAR A QUIMERA– ES TAREA DE TODOS Y AL PERIODISTA LE TOCA JUGAR UN PAPEL FUNDAMENTAL, DESTACANDO TAMBIÉN LO BUENO”.

 

 

EL VASO MEDIO LLENO O MEDIO VACÍO

Escribe el analista excelso Antonio Navalón a propósito de estos Juegos y ver el vaso medio vacío o medio lleno, dependiendo el enfoque que se le quiera dar: “Hay que resaltar las cosas bien hechas. No soy masoquista. No me gusta regocijarme en la derrota y que como mexicanos nos acostumbremos a fallar y que únicamente seamos capaces de amar y admirar las hazañas que hicieron nuestros antepasados a través de nuestros libros de historia, sin creer que nosotros seamos capaces de hacerlo bien”.

 

Y sobre la buena marcha y los resultados positivos de los Panamericanos, Navalón, escribe: “Que algo funcione en México es una buena noticia y por salud nacional es necesario remarcarlo: Los Juegos Panamericanos están dejando muy bien parado el nombre de nuestro país”.

 

Tiene razón Navalón cuando subraya que México se merece muchos más logros que los Juegos Panamericanos, considerando el momento que vivimos, cuando la información predominante es de corte policiaca, recordando que ya empezaron las campañas políticas y una edición más de la lucha descarnada por el poder, al escenificarse en esa confrontación y competencia los antivalores y que va a contrapelo los valores que animan a los deportistas que son nuestro ejemplo y orgullo.

 

Y allí está el mensaje precisamente a nuestros actores políticos, de que no sean mezquinos y tengan límites en sus luchas, que existan pactos de civilidad y de respeto. En la buena marcha de los Juegos Panamericanos hay que destacar la labor que realizó el gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez el responsable de lo bueno o lo malo que haya existido en los Panamericanos en estos últimos 15 días y merece que le pongamos una nota positiva, es un acto de justicia que como periodistas debemos de reconocer.

 

No se trata de que seamos complacientes. No. No podemos ni dejar pasar por alto que los Juegos ayudan a Jalisco y a México, cuando en el extranjero se tiene a nuestro país en el mapa rojo de la violencia y la inseguridad. Dice Antonio Navalón que si tenemos el valor de reconocer lo bueno de una acción de gobierno, simplemente se trata del equilibrio, del periodismo crítico con rigor, con seriedad y muchas veces movidos por el dolor que genera la injusticia. “Hay que tener también la grandeza, el entusiasmo de reconocer y apoya lo que funciona”.

 

Agradecemos sus comentarios al correo: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com