Portal informativo de análisis político y social

PERIODISMO POSTMODERNO: Ilustres periodistas, un siglo de vida de El Informador

PERIODISMO POSTMODERNO: Ilustres periodistas, un siglo de vida de El Informador

Ago 9, 2014

Por Juan Ángel Peña Enríquez

Tierra del mariachi, la charrería y el tequila, ligados a conceptos rurales, estáticos paisajes campiranos donde se ha petrificado el tiempo, anudados al pasado, por ello el tapatío es receloso y temeroso del futuro, por ello se hace más patente el centralismo, el dominio de la Ciudad de México que ha concentrado el desarrollo político, histórico, educativo, cultural, universitario, artístico, medios de comunicación, etcétera.

Ante esto, muchos de los distinguidos jaliscienses como escritores, hombres de ciencia, músicos, médicos, pintores, escultores, artistas, periodistas, etc., se ven obligados a emigrar a la Ciudad de México porque en Guadalajara no hay las condiciones necesarias para su desarrollo, otros optan por emigrar a Estados Unidos y perdemos esos grandes talentos. Esto es sumamente lamentable y causa de muchas desgracias como la pobreza, el atraso y la mediocridad de los jaliscienses. Esto va debilitando los liderazgos locales y en consecuencia los intereses y economías foráneas desbastan a los tapatíos como ha ocurrido en las últimas décadas.

En Guadalajara fue editado el Despertador Americano que es un tesoro, una herencia que debería de revelar la importancia de los tapatíos por el periodismo, El Informador se crea casi al mismo tiempo que el Universal y Excélsior; el tapatío Guillermo González Camarena fue el inventor de la televisión a color y sin embargo los medios de comunicación en Guadalajara no tienen presencia y liderazgo a nivel nacional, Guadalajara es tan sólo una sucursal, repetidoras, una extensión de las empresas capitalinas como la XEW, la televisión, los estudios de cine y a su vez son reproducciones norteamericanas.

En el periodismo del siglo pasado dominaron las agencias informativas, los boletines de Gobierno, el propio Estado se encargaba de que no hubiera periodistas críticos, el análisis y la investigación periodística como expresa Felipe Nuño, por ello las empresas periodistas no contrataban a escritores críticos incómodos para el gobierno, a los periodistas no se les daba capacitación y profesionalización, se deshacían de sus mejores plumas, pues bien, al llegar la era digital esto los pone en una situación crítica porque no cuentan con el personal capacitado para enfrentar esta nueva era de la comunicación.

Dos aspectos modifican los medios de comunicación tradicional como es el cine, la televisión y la prensa, por un lado la transición democrática en México abonada por el movimiento del 68, el temblor del 85, el levantamiento indígena en Chiapas, los asesinatos dentro del PRI como el de Colosio, el debilitamiento de la figura presidencial, etcétera, en Guadalajara las explosiones del 22 de abril y el asesinato del cardenal, con ello se rompe la relación entre el gobierno y la prensa teniendo mayor libertad de expresión, por otro lado está la llegada de la era digital que debilitan y desplazan estos medios tradicionales, a su vez el Estado necesita menos de ellos y se tiene a una sociedad crítica y participativa, por tal razón esos fósiles periodísticos van en paso lento a su extinción.

Guadalajara, al perder esos talentos y al estar bajo la tutela central, debilita su desarrollo queda en un estado de inmadurez, una etapa infantil, el periodista necesita ser consolado, por ello los concursos periodísticos donde les ponen medallitas de oropel y coloridos premios como colaciones de una surtida piñata, el periodista vendado los ojos y con un garrote en la mano ha de tirar: ¡arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda! Hasta que con un poco de suerte algún día romperá la piñata periodística y luego en su triste vejez se irá a plantar árboles para que le den una despensa, ante la desafiante e irreverente era digital el periodista se ha de acostumbrar a la crítica y la autocrítica, es ahí donde ha de demostrar su capacidad y verdadera profesionalización ya no en el aplauso y la palmada del mismo colega.

ILUSTRES PERIODISTAS TAPATÍOS

En las Rotonda de los Jaliscienses Ilustres están aquellos hombres que han enaltecido estas tierras, citaremos alguno de ellos: el pintor Gabriel Flores, el arquitecto Luis Barragán, el escritor Agustín Yáñez, el ingeniero Matute, el científico Leonardo Oliva, los pintores Atl y Orozco, el jurista Ignacio Vallarta, la heroína de la Independencia Rita Pérez de Moreno, el reformador Gómez Farías, el historiador Pérez Verdía, el insurgente Pedro Moreno, el educador López Cotilla, el antropólogo y literato Rojas González, el arquitecto Jacobo Gálvez, la educadora y humanista Irene Robledo, el compositor Clemente Aguirre, el poeta González Martínez, el universitario Enrique Díaz de León, etc.

Estamos celebrando el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, dentro de ello reflexionamos cuidadosamente sobre el Despertador Americano y la libertad de expresión, en ese sentido celebrativo o de jubileos centenarios nos aproximamos a los 100 años del periódico El Informador fundado por don Jesús Álvarez del Castillo, una admirable labor de 100 años, si vemos la gran importancia de los medios de comunicación en la formación de la sociedad tapatía y muy particularmente su importancia para las nuevas generaciones creo que es muy justo y meritorio que los restos de don Jesús Álvarez del Castillo deberían de reposar en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, esto nos ayudaría a evaluar y fortalece el periodismo en Jalisco.

LA FIL Y EL PERIODISMO

En la Feria Internacional del Libro (FIL) se da otro fenómeno de emigración, en los últimos 30 años llegan a Guadalajara los grandes escritores del mundo de habla hispana o ahora llamados romanceros, premios nobel de literatura, grandes escritores y ensayistas, famosos periodistas latinoamericanos y sin embargo ninguno de ellos se ha quedado a trabajar en Guadalajara o algún periódico lo contrató como columnista o analista: ¿porqué esta riqueza literaria no se ha visto reflejada en el periodismo local? Del mismo modo proclaman con trompetas tener un festival internacional del cine en Guadalajara y no tenemos aquí ¡estudios de cine y nunca jamás en Guadalajara se ha filmado una película con excepción de “El Arracadas de Vicente Fernández”! Estas son las curiosas perlas tapatías, en esto son absurdos los premios.

NUEVAS ESCUELAS DE PERIODISMO

En lugar de medallitas de oropel y desfile de premios con serpentinas y confeti de papel periódico se ha de dar becas a los periodistas tapatíos para que se capaciten en el extranjero, para que estudien donde están las escuelas más vanguardistas del mundo en periodismo, se han de construir nuevas escuelas de periodismo en Guadalajara para poder enfrentar y responder a la era digital, hoy como nunca se necesita una verdadera formación profesional que pueda manejara con capacidad y habilidad las nuevas tecnologías que son sumamente novedosas y complejas, los concurso y premios sólo fomentan la rivalidad y el individualismo, esa fatal mentalidad tapatía que lo ha llevado a la desgracia y ser desplazado por los foráneos.

Don Gabriel Ibarra Bourjac ha tratado de impulsar el periodismo digital en Jalisco, crear los medios, herramientas, instrumentos, lenguajes propios de esta nueva era consciente de que Guadalajara no pude quedar rezagada y teniendo la oportunidad de ser reconocida como el Valle del Silicio Mexicano, no hacerlo así sería en primer lugar una imperdonable contradicción y por otra nuestros hijos, las nuevas generaciones lo necesitan urgentemente para lograr su pleno desarrollo.

Expreso un profundo respeto a El Informador, pero también he sido un crítico cuando se ha necesitado, este periódico a sólo tres cuadras del proyecto de la Ciudad Creativa Digital y prácticamente celebrando sus 100 años es una de las oportunidades de oro para reimpulsar el periodismo tapatío hacia los brillantes horizontes del nuevo milenio y siglo.