Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | Cuba después de Castro

LOS HOMBRES DEL PODER | Cuba después de Castro

Dic 3, 2016

La guerra fría terminó con la caída del muro de Berlín, el también llamado «muro de la ignominia» que partió en dos a Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial y que marcaría al mundo entre capitalistas y comunistas, con la guerra fría y la competencia entre dos potencias, dos imperios que pretendían imponer su hegemonía.

Y así creció el mundo en la pugna de dos ideologías. Uno en el que el individuo tiene la libertad de emprender el negocio que quiera y cuyo patrimonio lo puede aumentar; en el otro es el Estado el que determina el rol que cada persona deba realizar.

El comunismo pugnaba en su discurso por la igualdad del individuo, darles a todos por igual y que en la práctica fue un rotundo fracaso, la mayor tragedia que viviera la humanidad durante el siglo XX y la prueba contundente son los hechos: la caída del imperio que creó la llamada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) ante el fracaso económico y social.

Con la muerte de Fidel Castro parece revivirse el debate del siglo XX en el siglo XXI, sobre un modelo económico y político que no funcionó cuando sobran quienes le quieren ver bondades al sistema castrocomunista, minimizando el que hubiera sido un dictador, enemigo de la libertad y que encarcelaba a sus enemigos y todo aquel que tuviera el valor de criticar su gobierno o su persona.

Decir que Castro fue el mayor dictador del siglo XX no es tergiversar la realidad, que encabezó una revolución contra un dictador pero que terminó con la dictadura más añeja del mundo, que tiene ya 57 años, en un país donde no existen elecciones, no se respeta los derechos humanos, pero eso no importa para sus émulos de hoy que no saben lo que es vivir en ese tipo de régimen, cuando le justifican su historial negro por sus logros en educación —no hay analfabetos en Cuba, arguyen—, por sus programas de salud y sus más de cien mil médicos que han formado.

Si fueran tan efectivos esos programas sociales del régimen castrista, por qué el mundo no los copia y los replica. ¿O sólo se pueden aplicar en una dictadura?

Pero bueno, las ideas comunistas y las del castrismo forman parte del cementerio de la historia, de aquello que no funcionó, que como teoría sobre igualdad se ve seductor, pero que en la realidad resultó una gran mentira, porque esa igualdad en país alguno se logró, pues por un lado estaba la inmensa mayoría de pobres y por el otro lado el pequeño grupo de la burocracia dorada que estaba alrededor de los gobernantes con todos los privilegios y abundancias materiales.

 

 

 

LO QUE VIENE EN CUBA

¿Qué va a pasar en Cuba sin Castro?, nos preguntamos y se pregunta el mundo.

Donald Trump y Fidel Castro representan los extremos de la política. Los dos personajes están de moda. Uno porque está muy vivo y otro porque está muy muerto.

Uno porque encarna el modelo de gobierno del capitalismo en su máxima expresión y el otro porque representa el capitalismo de Estado.

El escenario en el que se muere Castro, políticamente se torna interesante, cuando al gobierno de Estados Unidos llega un personaje de línea dura y ruda como es el magnate Donald Trump, quien ha anunciado que su esfuerzo se encaminará a que el pueblo cubano pueda iniciar su viaje a la libertad y a la prosperidad.

Con Raúl Castro, desde el 2008 que asumió la jefatura de gobierno de Cuba que le heredó su hermano mayor, ha iniciado una ligera apertura y que seguramente tomará gradualmente mayor velocidad, empezando con la apertura económica.

Habrá que ver qué cambios se dan en el sistema político, si se pone fin al monopolio del partido único, como es el caso del Partido Comunista.

Sobre sistemas de gobierno comunista, tenemos a China que inició sus reformas en 1978 durante el gobierno de Deng Xiao-ping, cuya meta era transformar la economía planificada en una economía de mercado.

China es hoy una de las economías más grandes, prósperas y avanzadas del mundo, donde se descolectivizó la agricultura, se dio la apertura del país a la inversión extranjera y el permiso a emprendedores a iniciar empresas, y otras reformas más audaces que siguieron y que ha redundado en un crecimiento de la economía del 9.5% anual entre 1978 y 2010, convirtiéndose la China en la segunda economía más grande del mundo, detrás de la de Estados Unidos.

La organización política china ha mantenido el control a través del Partido Comunista.

¿Qué va a pasar en Cuba? ¿Seguirá un modelo muy parecido al de China, con control político y apertura económica?

Lo cierto es que con la muerte de Castro, la vida para los cubanos nunca más volverá a ser igual, porque tendrán algo que no conocen: libertad, el derecho inalienable del ser humano y que Fidel les negó a los cubanos.

 

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com