Portal informativo de análisis político y social

¿Quién de estos 5 pisará la cárcel?

¿Quién de estos 5 pisará la cárcel?

Ago 7, 2016

EL TEMA DE LA CORRUPCIÓN SE HA VUELTO RECURRENTE, REPETITIVO Y HA SIDO EL FRENO PARA QUE MÉXICO PUEDA DESARROLLAR SU GRAN POTENCIAL. PRESIDENTES VAN Y PRESIDENTES VIENEN Y EL PAÍS NO AVANZA, SU CRECIMIENTO ANUAL ES MEDIOCRE, NO PASA DEL 2 POR CIENTO. EL PRI DEJÓ DE SER EL PARTIDO ÚNICO EN EL PODER Y LO DESPLAZÓ EL PAN QUE GOBERNÓ EL PAÍS DURANTE DOS SEXENIOS. EL PRI REGRESÓ Y TODO SIGUIÓ IGUAL O PEOR, NADA CAMBIÓ.

Hay un chistorete que me contaron hace cerca de tres décadas en mi inicio en el periodismo y relatan que estaba Dios con su corte celestial analizando los problemas de la tierra y la complejidad de los humanos. Y en aquel tiempo como hoy resaltaba el problema de la corrupción.

Dios pidió que le llevaran a jefes de gobierno connotados del mundo y seleccionaron a los Presidentes de Estados Unidos, Rusia y México, palabras más palabras menos, esto les dijo Dios cuando los personajes estuvieron en su presencia. Les indica que son personajes que tienen el privilegio de formularle una pregunta a la cual responderá, la que ellos quieran, y como él lo sabe todo, les dará la respuesta.

Y el primero en ser escuchado por Dios fue Ronald Reagan, representando del imperio del dólar:

—Señor, yo quiero saber cuándo el mundo entero será capitalista.

—En el siglo XXI mi apreciado Ronald —responde Dios.

Y a Reagan empiezan a rodársele las lágrimas y Dios le pregunta:

—¿Por qué lloras?

—Es que Señor, eso nunca lo verán mis ojos.

Llega el turno para Mijail Gorbachov, quien pregunta:

—Señor, yo quiero saber cuándo el mundo entero será comunista:

—En el siglo XXII —responde Dios.

Y empiezan a rodársele las lágrimas a Gorbachov y Dios le pregunta:

—¿Por qué lloras?

—Es que Señor eso nunca lo verán mis ojos.

Le toca el turno a Carlos Salinas de Gortari, quien pregunta:

—Señor, yo quiero saber cuándo en México se acabará la corrupción.

Y empiezan a rodársele las lágrimas a Dios.

Carlos Salinas le pregunta:

—¿Por qué llora Señor, acaso pregunté algo indebido?

Dios le responde:

—Es que mi estimado Carlitos, eso nunca lo verán mis ojos.
El caso casa blanca

El tema de la corrupción se ha vuelto recurrente, repetitivo y ha sido el freno para que México pueda desarrollar su gran potencial. Presidentes van y presidentes vienen y el país no avanza, Su crecimiento anual es mediocre, no pasa del 2 por ciento. El PRI dejó de ser el partido único en el poder y lo desplazó el PAN que gobernó el país durante dos sexenios. Regresó el PRI y algunos llegaron y llegamos a creer que seguramente habían aprendido la lección y podrían ser diferentes.

Pero hemos visto que no es así: el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto que parecía pintar bien y que con las reformas podría empezar a mover a México, como reza su publicidad, había realizado una inteligente operación política, que no habían logrado los tres presidentes anteriores. Se hablaba de un nuevo PRI con gran habilidad política, haciendo pensar que traían un auto de carreras con la mejor máquina para poder ser un parteaguas en la historia de este país.

Pero no tardaron mucho tiempo para enseñar el cobre y desbarrancar el proyecto de cambiar y mover a México. Un error cometieron que llevó a este grupo a caer al suelo y darse un golpe del cual ya no se recuperarían: el caso de la casa blanca de la esposa del presidente, con un costo de poco más de 100 millones de pesos y en cuya venta estaba en medio la empresa Higa de Juan Armando Cantú, principal constructor-contratista durante el gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y que ayudó y financió a la señora Angélica Rivera, conforme lo exhibió una investigación periodística de un grupo de reporteros bajo las órdenes de Carmen Aristegui.

Luego aparecería que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray también tenía una propiedad de 854 metros cuadrados en Malinalco, Estado de México, con un costo de 7.5 millones de pesos que fue vendida y financiada por el mismo Grupo Higa y que extrañamente el crédito fue liquidado en enero del 2014, 16 años antes de su vencimiento.

 

¿Pisará algún gobernador la cárcel?

Pero el tema no sólo es corrupción, lo más grave es impunidad. Y esto fue lo que colapsó al gobierno de Peña Nieto. El presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, trae el discurso contra la corrupción y la impunidad al aseverar que habrá acción.

Y en esa lógica se cree que en los próximos meses se podría asestar un gran golpe mediático al llevar a juicio a cuando menos dos gobernadores del PRI por enriquecimiento y lavado de dinero, se ha señalado que el caso más escandaloso es el de Javier Duarte en Veracruz; de la misma forma se podría proceder contra el exgobernador de Sonora (de filiación panista) Guillermo Padrés, que está acusado penalmente por los daños que ocasionó a la Hacienda Pública de su Estadoy que ha recibido numerosos citatorios por parte de las Procuradurías (federal y local de Sonora), pero que ha logrado frenar con el recurso del amparo por lo que le dicen ya «el rey del amparo».

El otro acusado se llama Marcelo Ebrard, exjefe de gobierno de la Ciudad de México y que fue de filiación perredista, a quien lo acusan de malos manejos de miles de millones de pesos con la construcción de la Línea 12 del Metro. Marcelo se autoexilió en París, se dice víctima de persecución política del gobierno de Peña Nieto.

¿Quién de estos personajes pisará la cárcel?

O eso nunca lo verán nuestros ojos. Tal vez metan a uno a la cárcel y no pase nada para que todo siga igual.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com