Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | Tecnócratas toman el PRI

LOS HOMBRES DEL PODER | Tecnócratas toman el PRI

Jul 9, 2016

¿Hasta dónde llegará el PRI con la presidencia de Enrique Peña Nieto, convertido en su jefe máximo? ¿Hay un paralelismo con el presidente Ernesto Zedillo? ¿Volverá el PRI a salir de Los Pinos? ¿Volverá este partido a repetir la historia del 2006 cuando pierde la Presidencia de México con Roberto Madrazo de candidato y además cae al tercer lugar?

Ahora sí sorprendió el presidente Enrique Peña Nieto al sacarse de la manga su carta que nadie imaginó que podría ser: el desconocido director general de la paraestatal Comisión Federal de Electricidad, Enrique Ochoa Reza, quien el próximo mes de septiembre cumplirá 44 años de edad. Es un tecnócrata reconocido por su gran capacidad académica, licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), donde se tituló con la tesis «Un mercado de generación de energía eléctrica para México»; y licenciado en derecho por la UNAM. Tiene una maestría en Ciencia Política, una maestría en Filosofía Política y un doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Columbia, Nueva York.

Atrás quedaron el secretario de Agricultura y exgobernador de Querétaro, José Calzada; el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el exsecretario de Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez y el líder del Senado, Emilio Gamboa Patrón. Peña Nieto buscó un perfil antipolítico, antiManlio, de alguien sin trayectoria partidista, que ni ha sido diputado, presidente municipal o gobernador.

Si hace diez meses decidió darle el espaldarazo a uno de los políticos más completos de este país para que dirigiera el PRI, al sonorense Manlio Fabio Beltrones sobre el candidato que apoyaba el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, al entonces jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, ahora fue totalmente en sentido contrario, como se interpreta la llegada de Enrique Ochoa a la dirigencia de este partido que aspira a seguir 6 años más al frente de la Presidencia de la República.

 

 

GANA VIDEGARAY

Los bien enterados de la política nacional, como el periodista jalisciense y columnista del diario El Universal, Salvador García Soto, considera que este es un triunfo de la tecnocracia sobre los políticos que encabeza en el gabinete de Peña Nieto el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien con el nuevo dirigente priista podrá maniobrar para impulsar la sucesión. Videgaray ha hecho equipo con Aurelio Nuño, pero el desgaste que ha generado el conflicto de la CNTE en Oaxaca que se ha vuelto a empoderar, entendería que buscarían otra opción y ese bien podría ser José Antonio Meade, titular de Sedesol.

 

 

LA DISCIPLINA PRIISTA

La elección del 2018 será de tercios entre PAN-MORENA-PRI. El futuro Presidente de México bien podría ganar con el 30% de los votos, los mismos que el Revolucionario Institucional logró sacar en la elección en 14 entidades del país (renovación de12 gubernaturas), sobre el 28% que obtuvo el PAN y el 16% de Morena, mientras que el PRD logró captar el 8% de los sufragios.

Seguramente en los cálculos de esta tecnocracia que le gusta mucho los números, consideran que pueden llegar a esos 30 puntos y aumentar unos más con las alianzas con partidos regionales y el partido Nueva Alianza y otros de nuevo cuño como el Partido de Encuentro Social.

En esa lógica podrían postular a alguien que sin tener militancia partidista, como puede ser José Antonio Meade, le puedan fabricar una imagen de servidor limpio, sin formar parte de la «partidocracia» que está muy desprestigiada.

Los priistas, de acuerdo a sus usos y costumbres, aunque no les parezca la imposición de Enrique Ochoa de presidente, lo validarán, seguramente habrá algunas voces que se manifestarán en contra, como ya lo hizo el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, pero se trata de casos aislados, al acatar la orden de Los Pinos, pero la respuesta podría ser huelga de brazos caídos, como sucedió en Guadalajara recientemente con la postulación de Ricardo Villanueva para la alcaldía tapatía, los militantes del Revolucionario Institucional no expresaron su rechazo, pero a la hora de la votación, el triunfo fue abrumador de Enrique Alfaro, 2–1.

Estos son los juegos del ajedrez que estamos viendo, como debe interpretarse el resultado a favor de los candidatos del PAN en la elección del pasado 5 de junio, al romper así lo que podría ser la polarización del voto antiPRI, antigobierno, evitando que lo jale Andrés Manuel López Obrador y Morena.

Los tecnócratas han dado el asalto al PRI, la disputa está abierta. Podríamos decir que tecnócratas 1 políticos 0, pero este juego apenas inicia. Interesante la estrategia maquinada, al parecer, en el círculo del titular de la Secretaría de Hacienda. ¿Le saldrá? Puede que sí. Por lo pronto estamos viendo audacia.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com