Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICA Y DERECHO: Candidatos, partidos y electores indefinidos

POLÍTICA Y DERECHO: Candidatos, partidos y electores indefinidos

Jun 9, 2012

Por César Eduardo Agraz *

El mes de junio, será el mes en que más se multipliquen las actividades de campaña planeadas y ejecutadas por los partidos en todo el país, el calendario electoral se acerca al domingo primero de julio para que se emita la votación de nuestro país con mas de 112 millones de habitantes, pero con sólo 79 millones 454 mil 802 incorporados en el padrón oficial electoral, pero se vislumbra, según encuestas del grupo reforma, sólo acudirán a las urnas el 60 por ciento equivalente a 47 millones 672 mil 881 de los cuales, hay 20 millones 510 mil “que no tienen partido, que no les interesa votar, que no tienen simpatía por algún candidato o simplemente dejan para última hora su decisión de votar o no hacerlo”.

Que aplicando a Jalisco los datos tenemos cinco millones, 260 mil 991 electores y así las cosas con un impacto de 60 por ciento menos de afluencia electoral, votaremos sólo tres millones 156 mil 594 y los ciudadanos “indefinidos” y desinteresados en partidos o candidatos serían nada menos que un millón 515 mil 165 votos que son “los fieles de la balanza que determinarían el triunfo” y aquí se advierte que es un fenómeno muy grave que re vela que en el país y el Estado, que ningún partido a logrado integrar al “partido de los indecisos” y que curiosamente son lo que pueden definir los resultados de las elecciones, quizá entre otras razones porque saben que en otros países las elecciones no les cuestan al erario del Estado y los partidos y candidatos autofinancian sus propias campañas, además que al elector sólo le interesa que los candidatos cumplan sus propuestas de campaña, máxime que ahora muchos de ellos las documentan mediante la fe pública del Notario.

Mostrándose la tendencia a nivel nacional en primer lugar Enrique Peña Nieto, seguida de López Obrador y tercer lugar Josefina Vázquez Mota. Ya sabemos que las encuestas no son predicciones mágicas, pero muy reveladoras, ya que la encuesta final serán los resultados en las urnas que en muchos Estados serán de lectura inmediata con urnas electrónicas, cuya transparencia es técnica certera y que esperemos no experimente “fallas”.

Pero hay que preguntarnos por qué tantos ciudadanos decepcionados de la importancia que tiene la participación política y vemos que desde hace muchos años, padecemos un Estado al que se le critica con justa razón de gran parte de corrupción política y de ineptitud y que hasta hace poco tiempo a la ciudadanía no se le dio la oportunidad de participar en candidaturas libres, in dependientes de los partidos, aunque ya se aprobó la reforma constitucional, ésta no se ha reglamentado y por lo mismo no operará sino hasta el año 2016, y aun así estas candidaturas pueden tener alianzas políticas con los partidos existentes, según califiquen a estos para participar o no juntos en las elecciones.

Entre las deficiencias aflora el hecho innegable de falta de confianza y también de conciencia ciudadana de la subcultura por ejemplo de no denunciar los delitos y hasta las faltas administrativas.

Recientemente el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva, declaró que de 12 millones de delitos al año, sólo se denuncian un millón 700 mil, porque luego las denuncias “duermen” tanto en las agencias del Ministerio Público y luego en los juzgados, por inercia no hay una actuación de verdaderas integraciones de las averiguaciones penales y vienen los proceso lentos y tortuosos y costosos y aquí es donde también de deben defender los derechos humanos y no sólo manejar algunas recomendaciones.

¿Y el Poder Legislativo? En los Estados sólo en algunos ha legislado sobre los juicios orales, como Nuevo León, el Estado de México, Zacatecas, Aguascalientes, Chihuahua y Oaxaca que es un Estado con pocos recursos. Urge que en Jalisco, ya se legisle sobre esta importantísima materia.

* Es doctor en Derecho, notario público y escritor de libros de Derecho.