Portal informativo de análisis político y social

Políticamente Correcto: El espejismo de AMLO

Políticamente Correcto: El espejismo de AMLO

Ene 28, 2018

Por César Iñiguez //

De acuerdo a la reciente encuesta de Mitofsky, publicada a mediados de este mes de enero, por primera vez, desde que se tiene registros de estudios de opinión relacionados con la elecciones federales a la presidencia de la República de este año, el candidato del Frente, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, de Morena, se encuentran en un empate técnico en el primero lugar de las preferencias.

El candidato del PRI, se encuentre en un claro segundo-tercer lugar, debajo de los dos punteros.

En una parte del estudio refleja el nivel de rechazo de los partidos, en un muy bien ganado primer lugar, se encuentra el PRI, muy por encima de cualquier otro, con un nivel de repudio del 70 por ciento; es decir, 7 de cada diez personas no votarían por el PRI.

Por consiguiente, podríamos deducir, si algo extraordinario no pasa, que la Presidencia de la República se definiría entre Anaya y López Obrador; que ambas propuestas canalizarían el voto anti-PRI y el elector switcher.

Aquí valdría la pena resaltar los pequeños detalles; evidentemente, López Obrador al llevar a cabo su tercera campaña electoral ha aprendido, ha bajado su estridencia y ha tratado de ocultar sus verdaderas intenciones.

Era significativo y marcaba una congruencia en su actuar cuando López Obrador prefería acabar solo y perder en los estados donde hubo elecciones a gobernador, que hacer alianza con personajes de dudosa reputación; es más, en Veracruz hasta se peleó con uno de sus hermanos que apoyaba al candidato del PRI.

Lo mismo ocurrió en el Estado de México con su candidata Delfina Gómez, donde sus antiguos aliados fueron opositores y hasta se dio el lujo de lanzarles ultimátums para que se le sumaran a cambio de dejarlos solos en la elección presidencial.

Ese fue el tenor, un riesgoso lobo solitario sin ataduras y compromisos, con lo que eso conlleva, ya que a la Presidencia de la República nadie llega solo, y que las decisiones del rumbo de un país se toman en consenso con diversas fuerzas políticas, construyendo acuerdos y alianzas; y es riesgoso para todos, que las decisiones las tome una sola persona, como pretende López Obrador.

El tono conflictivo y rijoso del tabasqueño ha quedado atrás, el lobo solitario que manifestaba ser ha quedado en el olvido para convertirse en un actor pragmático más, sumando a su proyecto (porque además de sus satélites del PT y el PES sólo suma de manera individual) a actores de dudosa reputación provenientes de todo tipo de grupos y corrientes ideológicas.

Personajes como el salinista-zedillista Esteban Moctezuma Barragán, Secretario de Gobernación y de Desarrollo Social en el tiempo de Zedillo y ex Secretario General del PRI Nacional se sumó al proyecto de López Obrador como encargado del área de Desarrollo Social.

El caso de Manuel Bartlett, ex Secretario de Gobernación en el tiempo de Miguel de la Madrid, responsable de la caída del sistema del año 1988, es uno de los más sonados.

Armando Guadiana Tijerina, expriísta connotado de Coahuila, fue candidato de Morena en la pasada elección de ese estado; el caso también del cuestionado Evaristo Hernández Cruz, ex alcalde priísta del municipio de Centro, Tabasco; se suma a la lista Manuel Martínez Garrigós, quien fue expulsado del tricolor acusado de malversación de fondos, se sumó también a Morena. 

En Chiapas se dio un acto inusitado de adhesiones, Rutilio Escandón, presidente del Tribunal de Justicia del Estado, y Rafael Castillejos, presidente del Club de Industriales de Chiapas, hace un año anunciaron que se sumaban a Morena, destaca el caso del priísta Plácido Morales, ex convicto y personaje muy cercano a Pablo Salazar, otro priísta de dudosa reputación. También en ese acto estuvo presente Fernando Coello Pedrero, abuelo del actual gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello.

Esto sin contar también a Lino Korrodi, financiero de la campaña “Los amigos de Fox” y el caso de Arturo Bours, primo del ex gobernador de Sonora, Eduardo Bours.

López Obrador se ha olvidado de su “pureza” y ha sumado a su proyecto a ex convictos, personajes expulsados de sus partidos y sujetos coludidos en actos de corrupción y de dudosa reputación.

El caso de López Obrador no es, sino un espejismo que refleja el pragmatismo para alcanzar a cómo dé lugar la Presidencia de la República, en una tercera elección que se avizora compleja.

Twitter: @CesarIniguezG

Facebook: César Iñiguez

cesar_iniguez@hotmail.com