Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO: El síndrome Ayón

POLÍTICAMENTE CORRECTO: El síndrome Ayón

Mar 8, 2014

Por César Íñiguez —-

“Los cínicos tienen razón 9 de cada 10 veces”. 
Henry Mencken

Elisa Ayón Hernández fue destituida como regidora y servidora pública e inhabilitada con 10 años para ocupar algún espacio en el servicio público; la causa, la corrupción, el enriquecimiento ilícito, la extorsión a comerciantes, entre otros motivos. La escena bochornosa de lo ocurrido con Elisa Ayón revela la desvergüenza e inescrupulosidad de muchos que pertenecen a la clase política, en el Estado y en México.
Elisa Ayón desenmascaró al viejo régimen, al partidazo; las entrañas de su operación, la corrupción, la “mochada” y repartición, el clientelismo, el favoritismo, la visión patrimonialista del estado, los favores y las rasuradas a los sueldos de los subordinados.
En lo personal, encuentro mucha injusticia en lo que hicieron con Elisa Ayón, que raya incluso en la misoginia.
Van algunas preguntas.
¿Cuántos hombres no han actuado peor que Ayón Hernández y no se les ha hecho absolutamente nada?
Vale la pena reflexionar en esta semana que celebramos el Día Internacional de la Mujer; donde hasta en la justicia selectiva llevan desventaja en esta sociedad y reman contra corriente.
¿Cuál fue el pecado de Ayón Hernández?
¿Será haberse sincerado frente a sus subalternos hablándoles que la dirección de panteones era parte de su propiedad o será que descubrió que así se trabaja en el Ayuntamiento de Guadalajara?
¿Cuál habrá sido el pecado tan grande de Elisa, que el PRI con una inusitada velocidad llevó el asunto al Congreso del Estado para inhabilitarla y ponerle las cruces?
Elisa Ayón tenía toda la razón en indignarse, ¿por qué solamente contra ella se actuaba así, mientras que frente a su ventana, todos los demás actuaban igual o peor que ella, merodeaban y se frotaban las manos?
Las acciones de Elisa Ayón para nada son justificables, sin embargo es compresible su extrañeza al ver que muchos de sus correligionarios actuaban de la misma manera, tanto que amenazó con decir las 10 verdades por cada canallada que le hicieran.
Congruencia debiera mostrar el PRI empezando por su casa y castigando de la misma manera a los corruptos, quienes operan de la manera, que tienen el mismo modus operandi de Elisa Ayón.
Camionazo indignante
No quiero dejar pasar la enorme indignación que se generó por lo ocurrido el viernes siete de marzo, cuando un camión de la ruta 368 arrolló luego de andar jugando carreras, en las afueras de su escuela a 16 estudiantes, de los cuales, hasta el cierre de esta edición, María Fernández Vázquez, de 18 años, había perdido la vida mientras era intervenida quirúrgicamente de sus lesiones.
En menos de un mes, se han registrado dos volcaduras de unidades del transporte público, una Guadalajara con 20 lesionados, otra más en Tlajomulco con 26 heridos; eso se suma a las más de 10 personas muertas entre las llantas de los camiones en lo que va del año y lo más indignante, el atropellamiento masivo de estudiantes en Zapopan, en la Preparatoria 10 de la Universidad de Guadalajara.
El síndrome Ayón llega a todos los niveles, luego de recordar la promesa del Gobernador, cuando dijo que no subiría el camión hasta no haber mejoras sustanciales al servicio; luego, a los meses de ese compromiso, el 20 de diciembre del 2013, en una sesión a oscuras, a espaldas de la ciudadanía, la comisión de tarifas mayoritariamente priísta, subió el precio a 7 pesos.
Todos nos preguntamos ¿por eso subieron el camión a siete pesos?
La realidad de la impotencia y de la indignación.

Twitter: CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com