Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Emilio, «El Sancho»

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Emilio, «El Sancho»

May 16, 2015

Emilio González Márquez fue presidente del PAN en Jalisco, tuvo algunos cargos entre los que destacan ser alcalde de Guadalajara y gobernador, en todos sus cargos, llegó como candidato por Acción Nacional.

Todo mundo creería, mientras era gobernador, que sería uno de los más férreos y fuertes defensores del panismo en Jalisco, sobre todo, por lo que éste le había dado.

La mimetización del poder afecta a cualquiera, a tal grado de provocar vértigo hasta la mente más lúcida, no se diga a las mentes mucho más endebles.

Todo mundo recordará, (en las calles y colonias aún se recuerda) un capítulo bochornoso en el que llegó a un evento del Banco Diocesano de Alimentos, pasado de copas y envalentonado por algunas críticas que recibió por donar dinero público.

Ese día lanzó una severa mentada de madre que aún se recuerda en la sociedad jalisciense con gran agravio.

A mí me tocó vivir de cerca el proceso del 2012, coordinando un área de la campaña del candidato a gobernador del PAN en Jalisco, Fernando Guzmán, llevándome una gran desilusión de parte de Emilio y su grupo político.

Fui testigo cómo desde el gobierno del estado se impulsaba, se promocionada y apoyaba al candidato a gobernador del Partido Movimiento Ciudadano Enrique Alfaro.

En ese entonces estaban tras las penumbras, escondidos y bajo las alcantarillas los emilistas, quienes apoyaban al candidato del MC y los más sinvergüenzas, que por cierto fueron los que corrieron primero, como Diego Monraz, quienes pedían abiertamente el voto diferenciado en favor del candidato del partido naranja.

Concluyendo la elección del 2012 se fue presentando una diáspora lenta pero significativa del grupo emilista hacia Movimiento Ciudadano.

Primero, Emilio mandó a sus muchachos que tenía en el juvenil, mediante una rueda de prensa farandulesca y farisea, a despojarse de la camisa del PAN y renegar de su militancia para abrirse paso en la «independencia» partidista.

Todos los disidentes de entonces fueron empleados y funcionarios en el tiempo de Emilio, particularmente en el Instituto Jalisciense de la Juventud del Estado y beneficiarios de becas y programas gubernamentales.

No duraron ni un mes cuando decidieron adherirse a Movimiento Ciudadano; hoy, algunos de ellos son candidatos a diputados y regidores por este partido.

A los meses se fueron sumando al partido naranja a cuentagotas, pero de manera constante, personajes «panistas» cuyo común denominador era haber formado parte del grupo o de la nómina del gobierno emilista.

Hoy, a un par de años, Movimiento Ciudadano tiene expanistas de candidatos en las presidencias municipales de Tlaquepaque, Ciudad Guzmán, Zapotlanejo, Tala y una decena más de municipios del interior del estado, así como en los distritos locales 8 y 13, así como en los federales 11, 10 y 14 de la zona metropolitana; todos ellos relacionados con el grupo de Emilio.

González Márquez tiene además, en las planillas de regidores, a otros miembros identificados de su grupo, incluyendo su sobrino, que va de suplente de regidor en Zapopan.

¿Por qué Alfaro aceptaría a entregar gran número de posiciones y cohabitar a un personaje con tan mala reputación como Emilio?

Sólo ellos lo saben.

Por estos motivos, candidatos a diputados locales y federales del PAN presentamos la solicitud de expulsión en contra de Emilio González Márquez.

Muchos preguntan ¿por qué solicitar la expulsión solo de Emilio? Pues simplemente porque él encabeza, gesta, apoya, impulsa e inserta a este grupo de «panistas» con Alfaro; además de que los otros que pudieran ser expulsados se fueron desde hace tiempo y los pocos que quedan de su grupo se van solos, como Alonso Ulloa, que en días recientes anunció su renuncia, quien después de haber sido precandidato perdedor a diputado en varias ocasiones, fue beneficiado con dos diputaciones plurinominales y una secretaría estatal por este grupo; ahora, este personaje dice que el PAN ya no es lo mismo que él vivió; seguramente porque ya se le acabó la ubre presupuestal.

Ahora también el expresidente Calderón señaló que cuando estaba en funciones, Emilio lo buscó para pedirle que apoyara a Alfaro.

Emilio es como el «sancho» que todo mundo conoce en una colonia y él es el único que cree que su esposa no sabe de nada; es como el «sancho» que se benefició de la familia, no aporta nada y representa una carga para todos.

Emilio, el traidor, dese hace tiempo se fue junto con su grupo a apoyar a Alfaro.

 

 

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com