Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | «Guadalajaguas»

POLÍTICAMENTE CORRECTO | «Guadalajaguas»

Jun 27, 2015

Cada año llueve en Guadalajara y su Zona Metropolitana y cada vez nos va peor.

El 24 de junio, en pleno día de San Juan, cayó una severa tormenta en la madrugada que causó un colapso en la ciudad, pero la lluvia vespertina del 25 de junio dejó innumerables daños y la primera persona fallecida del temporal.

Según las cifras de Protección Civil del Estado y la de Guadalajara, el colapso se debió a que cayó más agua; si normalmente nos inundamos, ahora que cayó el triple del agua de lo que normalmente llueve, pues la ciudad se volvió un caos.

Según la dependencia estatal y la dependencia municipal normalmente cae en una lluvia común entre 15 y 20 mililitros por metro cuadrado, pero durante los días mencionados cayeron 66 mililitros, lo que provocó 600 casas inundadas en Guadalajara, 200 más en Tlaquepaque y otras tantas más en Zapopan.

Vialidades como Periférico Sur, López de Legaspi, Lázaro Cárdenas y 8 de Julio alcanzaron inundaciones que superaron el 1.40 metros de altura.

Los pasos a desnivel de las avenidas López Mateos y Federalismo quedaron bloqueados a la vialidad por las inundaciones y se suspendió temporalmente el servicio en el Macrobús y en el Tren Ligero.

En estos dos días 150 carros quedaron varados y el canal de Federalismo y Patria, en la colonia Atemajac se desbordó dejando una severa inundación en la zona.

También en el cruce del Periférico y la Calle Morelos, en la colonia Lomas de Santa María un hombre fue arrastrado por la corriente y perdió la vida.

Lamentablemente cada año pasa lo mismo y cada vez estamos peor, cada temporal, cada año sufrimos de severas inundaciones y poco se hace para remediarlas.

Desde la integración y composición del SIAPA, que en términos técnicos tendría que encargarse de la renovación y mantenimiento de la infraestructura pluvial y de drenajes, que cuenta con un presupuesto raquítico y lo que es peor, encargado del mantenimiento que se encuentra en el subsuelo, y la poca atención de las autoridades estatales y municipales por lo que en términos prácticos es poco rentable política y electoralmente, porque no se ven.

Cada temporal de lluvias deja daños por casi mil millones de pesos en los municipios metropolitanos, entre afectaciones, reparaciones al sistema pluvial y daños a particulares.

Se ha estimado, de acuerdo con las cifras del SIAPA, que para renovar colectores y la infraestructura pluvial de la Zona Metropolitana se requieren siete mil 500 millones de pesos, una cifra realmente importante, pero que debiera invertirse para acabar con el problema de las inundaciones.

Al menos en los últimos tres años se ha advertido que existen colectores, así como una parte importante de la red de drenaje y alcantarillado en algunas partes de la ciudad, que tienen más de 30 años sin renovarse, lo que ha dejado graves consecuencias con el paso de los años y el crecimiento desmedido y desordenado en algunas partes de la zona metropolitana.

Esto debe ser un esfuerzo colectivo, de los tres niveles de gobierno, así como de los legisladores locales y federales para destinar recursos suficientes para que pueda hacerse una inversión de esta magnitud, pero que traiga beneficios para todos los habitantes de la ciudad.

Esperemos que las nuevas autoridades puedan sobrellevar las diferencias políticas y que realmente haya acciones de fondo para evitar que las inundaciones sigan trayendo calamidad y afectaciones al patrimonio de la gente, pero sobre todo, evitar lo que es irreparable, las vidas humanas.

Ojalá que haya acciones urgentes en este tema, porque para este año pinta un abundante temporal de lluvias y seguramente habrá más afectaciones que las registradas en los últimos días, para evitar que la ciudad siga ahogada producto de la indiferencia y el desdén de las autoridades.

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
Cesar_iniguez@hotmail.com