Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Guadalajara y la llamarada de petate

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Guadalajara y la llamarada de petate

Sep 17, 2016

El alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, presentó su Primer Informe de Gobierno y en él se pudo observar que dejó mucho a deber.

Aunque fiel a su estilo, lanzó un video en redes sociales que indica que no gastará un peso en promocionar su imagen a través de los medios tradicionales de comunicación, pero ese ejercicio, de entrada, ya nos costaron en diversas etapas, casi 20 millones de pesos.

Recordaremos que el alcalde tapatío mencionó durante su campaña, previo al asumir el cargo, cuando presentó su paquete de seis propuestas entre las que se encontraba la política de austeridad y de ahorro; su intención quedó en el tintero luego de haber aprobado, tan solo durante el primer año, un total de 291 nuevas plazas de burócratas en el ayuntamiento tapatío.

Hablaba el alcalde, durante su campaña de un gobierno que iba a luchar permanentemente con la corrupción, particularmente desde dentro con los funcionarios y empleados municipales, y a los pocos meses se conoció, favoreció con contratos millonarios, hasta el momento van casi 20 millones, los entregados a las empresas de sus amigos: Euzen, Indatcom y La Covacha; además de que su jefe de gabinete fue exhibido en actos déspotas haciendo gala de influencia en terrenos muy lejanos a su competencia.

Los contratos a las empresas de sus amigos se dieron violentando la Ley de Adquisiciones Municipal donde establece la disposición de poder otorgar adjudicaciones directas solo en casos donde el monto es menor de 5 millones de pesos; cifra muy por debajo a la que Alfaro le dio a sus cuates; esto sin contar el evidente conflicto de interés al tener a su coordinador de comunicación pidiendo dinero para sus amigos, con los que trabajó antes de ser funcionario público.

Anunciaba la lucha anticorrupción y a los pocos meses de entrar al poder le descubrían «otra» adjudicación directa por ocho millones de pesos, para restaurar la Minerva.

El problema no paró ahí, sino que la restauradora contratada por Alfaro no sólo tenía una muy mala reputación en el medio, sino que su principal socia es hija del alcalde pemecista de Puerto Vallarta.

Se comprometió Alfaro a recuperar la confianza y la tranquilidad de la ciudad e impuso a calzador un perfil político y sin experiencia en seguridad como Comisario de Seguridad, Salvador Caro anda más preocupado en las próximas elecciones y se anda peleando con el fiscal Almaguer, otro actor, también con perfil político.

Alfaro se comprometió en su paquete de propuestas de campaña, a tener una ciudad limpia y ordenada; y hoy en día nuestras calles se encuentran intransitables por los baches; aunque este había sido un problema recurrente por parte de las administraciones anteriores; no deja de ser un gran problema y el alcalde no ofrece algo diferente ante tal calamidad.

Con el pretexto de tener las banquetas libres, modificó el reglamento municipal y le dio un golpe artero a los comerciantes de espacios abiertos en todas las colonias de Guadalajara impidiéndoles trabajar, y a los que dejó instalarse les aumentó el costo de las licencias, entre un 10 y un 20 por ciento.

En el Centro Histórico impidió que se instalaran comerciantes en espacios abiertos; pero esa misma disposición se la llevó a colonias como Oblatos, Santa Cecilia, San Onofre, Polanco y demás colonias populares y así impidió que comerciantes que tienen lustros y décadas de antigüedad, pudieran trabajar.

Con el pretexto de los uniformes escolares, Alfaro y sus gobiernos metropolitanos hacen un evidente y oneroso negocio, ya que sus municipios han contratado a diversas empresas como proveedoras de los uniformes y útiles escolares, en todos los casos, tienen un común denominador, el representante legal y accionista mayoritario en dichas empresas es la misma persona, de nombre Arturo Cámara Millán.

Son muchos los casos sin explicación, muchos los conflictos de interés, los evidentes actos de corrupción y la parálisis municipal, que convierte al primer año de Alfaro, uno más de lo que tanto se queja.

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com