Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO I La paranoia llamada Trump

POLÍTICAMENTE CORRECTO I La paranoia llamada Trump

Ene 28, 2017

Por César Iñiguez 

Con dignidad, firmeza e inteligencia habrá que demostrarle a este orangután de la política, que rebajó la diplomacia a “tweets” agresivos, que México tiene su propia agenda y que unidos saldremos adelante.

El resultado electoral de Estados Unidos, porque no fueron la mayoría de los votantes individuales, sino una consecuencia del sistema político norteamericano, llevó al poder a un sujeto atípico que rompe las buenas formas, los cánones del buen gobierno, político sí, pero inexperto en asuntos públicos que tiene a todo mundo de cabeza.

El mundo entero está expectante con Donald Trump de ver cómo reacciona, como si se tratara de una bestia enjaulada y violenta que cede a su instinto. Propios y ajenos nos hemos extrañado por la forma tan básica, rústica y visceral en la que actúa Trump, llevándose a medio mundo por delante sin calcular las consecuencias.

Lo primero que debemos hacer, como mexicanos, es verlo como lo que es: un sujeto inexperto en gobierno y relaciones diplomáticas, violento, caprichoso, narcisista, altanero, hablador, que ha construido su fortuna en base a sus conductas arrojadas y arriesgadas.

Es un adinerado que ve en sus pares y superiores la manera de como sacarles la mayor ventaja y en sus subordinados, como abusar por tratarse de sus empleados. El gobierno mexicano y los mismos ciudadanos por igual hemos quedado pasmados con las maneras del bravucón presidente gringo, pero ha dado las muestras suficientes para poder entenderlo y enfrentarlo.

Desde que vino a México, abusó de la cordialidad de Peña Nieto y el gobierno mexicano fueron las primeras muestras. Muchos estamos preocupados.

¿Qué pasará?

¿Realmente en un conflicto cantado con Estados Unidos, México pagará por el muro?

¿Trump impondrá impuestos, confiscará las remesas, habrá manera de que nos quite dinero para construir el muro?

¿Harán redadas completas en Condados y ciudades para detener ilegales y deportarlos?

¿Será ya imposible por los altos costos que las empresas mexicanas exporten a Estados Unidos?

Nosotros aquí, ¿tendremos que imponer un castigo a las empresas gringas instaladas en nuestro país y no consumir sus productos?

No es tan sencillo para Trump echar a andar sus locuras.

Comencemos por el gran error que comete Trump al evitar que empresas automotrices inviertan en nuestro país, quiere llevárselas a Estados Unidos para generar empleos.

¿De verdad cree Trump que México es el único que gana con esas inversiones?

Las empresas automotrices encuentran en nuestro país el paraíso de la mano de obra barata; por lo demandante de los trabajos de ensamblaje, esos trabajos deben ser muy bien pagados allá; pero vienen aquí a pagarlos por mitad o menos; esto sin contar los costos de las piezas y demás insumos que adquieren aquí a precios muy bajos.

¿De verdad cree Trump que las empresas invierten por caridad en México?

Ahora, con el flujo de la remesas, ¿las empresas y los bancos trasladan el dinero de los paisanos por caridad?

Si aumenta el impuesto por las remesas, afectaría la cantidad de envíos y por tanto a sus propias empresas que generan esos servicios.

Trump anunció también que los ilegales criminales y con antecedentes serán deportados; si están allá y están detenidos, pagando por un delito que cometieron; favor que les hace mandarlos a México, porque aquí serían libres; mientras que por otro lado, una gran cantidad de ilegales con antecedentes es mínima; Obama ya se encargó de repatriarlos.

Lo más importante, es que, en este tema en lo particular no es una decisión únicamente suya, tiene que pasar por el congreso y su gabinete en materia de migración. Además, es física y legalmente imposible deportar a 11 millones de indocumentados como Trump señaló, porque todo proceso de deportación conlleva detección, arresto y audiencias ante tribunales estadounidenses de migración, donde hay defensa y un proceso que seguir. Es un disparate.

Ahora, si endurece la medidas para exportar a Estados Unidos, nosotros podemos aplicar las mismas medidas a sus importaciones; que no son pocas. A Trump, como al “bulleador” de la escuela, aléjate de él, actúa con discreción, y refúgiate en un lugar en el que no estés a su alcance, llegará un momento en el que salgas de su atención y siga con su actitud ofendiendo a otros, hasta que se halle uno, o varios, que lo pongan en su lugar.

Nosotros como mexicanos nos hemos convertido en su carnada discursiva, nos usa para levantar sus bonos electorales y quiere usar al gobierno de Peña Nieto como tapete para sus propuestas absurdas.

Resistir, esperar y ser inteligentes. No podrá hacer sus ocurrencias pronto y seguro, esta bestia violenta cambiará de dirección; pero para entonces habrá que tomar medidas para fortalecer el tema económico, que es el más preocupante.

Con dignidad, firmeza e inteligencia habrá que demostrarle a este orangután de la política, que rebajó la diplomacia a “tweets” agresivos, que México tiene su propia agenda y que unidos saldremos adelante.

Facebook: César Iñiguez

Twitter: @CesarIniguezG

cesar_iniguez@hotmail.com